Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Presión gremial: amenazó la Presidenta con no postularse

Dijo que no acepta extorsiones y acusó a los sindicatos de actuar en forma "corporativa"; advirtió que la búsqueda de la reelección no es una prioridad; en la CGT no creen que haya una ruptura

Viernes 13 de mayo de 2011
0

Mariana VerónLA NACION

La presidenta Cristina Kirchner amenazó ayer con no presentar su candidatura a la reelección si se mantiene la presión sindical sobre su gobierno. Inmediatamente, la jefa del Estado acusó al gremialismo de actuar de manera "corporativa" y extorsiva con los reiterados paros y bloqueos, y advirtió que a ella no la van a asustar con "extorsiones".

Las duras palabras presidenciales fueron dichas durante un acto en la localidad bonaerense de José C. Paz, junto al intendente Mario Ishii, a quien la Presidenta felicitó por su lealtad, y sostuvo que era un valor "escaso" en estos tiempos.

"Yo no estoy muerta por volver a ser presidenta, muchachos", dijo Cristina Kirchner a los gremialistas. Y pasó directamente a la advertencia: "Ya di todo lo que tenía que dar, a mí no me van a correr".

"Nadie se suicida y menos la jefa", le contestó la CGT de Hugo Moyano a través del líder del gremio de los judiciales, Julio Piumato. El sindicalista interpretó así que la Presidenta no estaba dispuesta a romper con Moyano, más allá de las advertencias. De esa manera se tensó aún más la relación entre el Gobierno y el titular de la central obrera, en un conflicto que parece no tener fin.

Un ministro definió anoche ante La Nacion el humor de la Presidenta. "Moyano le colmó la paciencia." Al parecer, lo que terminó de enojar a Cristina fue el abierto desafío de uno de los gremios aeronáuticos que responden a Moyano, que en una solicitada publicada ayer anunció por los diarios que seguirá tomando medidas de fuerza.

cerrar

A eso se sumó una sucesión previa de cruces. La Presidenta pidió la semana pasada a la cúpula de la CGT "moderación" y "racionalidad", y apenas a dos días de aquella exhortación, el gremio de camioneros, que conduce Pablo Moyano, amenazó con un paro total en la distribución de combustibles.

Según coincidía la mayoría de los funcionarios nacionales, a eso se sumó la nueva advertencia de la Presidenta el martes, cuando reclamó que antes de apoyar su reelección evitaran usar duras metodologías de protesta y que apenas 24 horas después sus palabras fueron respondidas con un paro en Aerolíneas Argentinas.

"Estoy haciendo un inmenso esfuerzo personal y hasta físico para seguir adelante. Si hay algunos que creen que puede ser mejor otro modelo o creen que tienen tanto poder para torcer voluntades, para que este modelo sea desprestigiado, quiero decirles que conmigo no van a contar", anunció la jefa del Estado ayer, junto con Ishii y el gobernador bonaerense, Daniel Scioli.

Anoche, el mandatario bonaerense respaldó a la jefa del Estado, al igual que otros integrantes del peronismo como el gobernador de San Juan, José Luis Gioja, y el senador nacional Miguel Pichetto.

Tan duro fue el discurso de Cristina que usó una palabra a la que suele apelar para descalificar a los enemigos políticos que actúan corporativamente. "Cuando a una organización sindical solamente le importa lo que les pasa a sus afiliados y toma actitudes que terminan perjudicando al conjunto de la sociedad deja de ser un sindicato para transformarse en una corporación", criticó.

La advertencia presidencial conmovió al mundo político. En la Casa Rosada sostenían que la idea era mostrar autoridad y ponerle freno a Moyano, que insiste en ocupar la vicepresidencia y la vicegobernación bonaerense, además de un tercio en las listas de diputados nacionales.

Desde los despachos oficiales, los funcionarios coincidían ayer en destacar que al hartazgo de la jefa del Estado con Moyano se sumó otro hecho: la injerencia del secretario general del gremio de los taxistas, Omar Viviani, que anunció que la CGT apoyará al intendente de Tigre, Sergio Massa, como candidato a gobernador en contra de Scioli. "La política en la provincia la definen Cristina y Scioli", insistían fuentes oficiales para marcar el malestar de la Presidenta.

La jefa del Estado planteó ayer que su gobierno luchaba contra la "explotación" de los trabajadores, y en una chicana agregó: "No voy a permitir que surja otro fenómeno que es el de la extorsión".

Una vez más, pidió una "sociedad más racional", tal como lo había hecho durante la reunión con Moyano en los encuentros del diálogo social que comenzaron la semana pasada, y advirtió: "Hay dirigentes que nos someten a prácticas que les hacen mal a ellos mismos y no se dan cuenta de que terminan desprestigiando el movimiento sindical".

En una clara diferenciación, la Presidenta optó por dar un mensaje de respaldo a los trabajadores, más allá de las conducciones gremiales. "Siempre me van a tener del lado de los trabajadores porque éste no es un gobierno neutral, éste es un gobierno que quiere que siga mejorando el poder adquisitivo", planteó.

Al igual que en su discurso ante el Congreso, el 1° de marzo pasado, Cristina Kirchner pidió no tener de "rehenes" a los usuarios de servicios públicos. Y se mostró dolorida por las respuestas sindicales a sus exhortaciones: "Lo digo con mucho dolor porque me he jugado entera cuando decidí recuperar Aerolíneas Argentinas y quiero un servicio que les sirva a todos los argentinos".

Antes de finalizar, se quejó de las hipocresías. "Estoy cansada de los que dicen ayudar y vivan el nombre de Cristina y al otro día hacen exactamente todo lo contrario", agregó, apuntando directamente a la CGT.

FUERTE CRÍTICA DE TOMADA A LAS PROTESTAS

En sintonía con la crítica presidencial a los niveles de conflictividad, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, advirtió ayer que las protestas sindicales comienzan a "tener una arista diferente" y denunció una "situación anómala". De frecuente buena relación con el sector gremial, Tomada dijo que "esta conflictividad empieza a tener otra subjetividad", en contraste con la histórica responsabilidad de empresarios y dirigentes gremiales a la hora de negociar salarios. Cuestionó especialmente la protesta del sector de la alimentación, que cortó la Panamericana sin respetar la conciliación obligatoria, y el conflicto con el sector petrolero.

FRASES PRESIDENCIALES

"No estoy muerta por volver a ser presidenta. Ya di todo lo que tenía que dar. A mí no me van a correr."

"Estoy haciendo un inmenso esfuerzo personal y físico para seguir adelante. Estoy cansada de las hipocresías."

"Cuando un sindicato solamente ve lo que les importa a sus afiliados y va en contra del resto, pasa a ser una corporación."

EN VOZ ALTA

"Estoy cansada de los que dicen que nos apoyan y vivan el nombre de Cristina y después hacen todo lo contrario para que esto se derrumbe."

"Yo quiero sindicatos solidarios con todos los argentinos, no sólo con sus afiliados."

"Esta mujer ha dado mucho. Hemos entregado mucho."

QUIÉNES SON LOS LADEROS DE MOYANO EN LA CGT

Omar Plaini Es diputado nacional y clave en el armado político; líder de los canillitas

Juan Schmid Es moyanista de la primera hora; habitual vocero de la CGT

Andrés Rodríguez Líder de UPCN, es un aliado incómodo; tiene contactos con "los Gordos"

Mario Manrique Smata es uno de los pocos gremios grandes que apoyan a Moyano

Omar Viviani Incondicional, es el segundo más poderoso de la CGT; es la voz de Moyano

Hugo Moyano Preside la CGT con puño de acero; su mandato es hasta julio de 2012

Antonio Calo Líder de los metalúrgicos, sueña con reemplazar al camionero

Omar Suárez Es referente de los marítimos y tiene poder para bloquear los puertos

Julio Piumato Es el nexo con los ministros del gabinete; es moyanista de pura cepa

Norberto Diprospero Referente del personal legislativo; tiene influencias en el Congreso

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas