Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Pro diseña una campaña "alegre e inclusiva"

Esta apuntará a temas porteños, pero se agitará el fantasma de un kirchnerismo hegemónico

Sábado 14 de mayo de 2011
0

Una campaña positiva, alegre e "inclusiva". Con Mauricio Macri tocando timbres de hogares, hablando en persona y en los medios de lo hecho en la ciudad y de lo que falta hacer. Pero, por sobre todo, advirtiendo sobre el peligro de que la Capital "caiga en manos kirchneristas" y termine de liquidar uno de los principales bastiones de la oposición en el país, a tres meses de las elecciones presidenciales.

Los creativos de Pro ya pusieron manos a la obra para que Macri retenga el poder en la ciudad.

Serán, hasta el 10 de julio, sesenta días que desde el macrismo se vislumbran como difíciles y, si bien se especula con un triunfo en segunda vuelta, el 31 de julio, todos saben que nadie puede relajarse. "Será una campaña voto a voto. No tenemos la elección ganada ni mucho menos y vamos a pelear las adhesiones en la calle", afirman desde Bolívar 1.

En estos días estarán en las paredes de la ciudad afiches con la leyenda "Vos sos bienvenido. Mauricio en la ciudad", aunque con nuevas imágenes que representan a distintos grupos sociales: un joven de clase media baja; un taxista en la puerta de su auto; una señora que barre la vereda de su casa; y hasta un hincha de River, aunque Macri sea confeso hincha y ex presidente de su archirrival, Boca Juniors.

"La idea es que Mauricio aparezca lo menos posible en los afiches. Que la gente sea la protagonista", afirmó a LA NACION Marcos Peña, secretario de gobierno porteño y vocero oficial de la campaña macrista.

Los afiches serán el primer escalón de una batería de elementos para llegar al votante: mensajes de texto con información sobre actividades y propuestas, un par de spots televisivos y mucha presencia en las esquinas de Buenos Aires.

El equipo interno

El grupo dedicado a la pelea porteña está conformado, además de Peña, por Horacio Rodríguez Larreta como jefe de campaña; el ecuatoriano Jaime Durán Barba, a cargo de los lineamientos estratégicos, y Miguel de Godoy aportará a la mirada política, además de expertos en marketing, creativos, diseñadores y colaboradores.

Además de la veta estética, los lineamientos políticos de la campaña se definieron en las últimas horas. Se consensuaron en distintas reuniones, de las que también participó Macri.

El primero, y junto con los colores y el optimismo, es la advertencia velada a la ciudadanía sobre las consecuencias negativas que tendría un triunfo kirchnerista en una ciudad siempre esquiva con el actual gobierno. "Está claro que ésta no es una elección más y que se juegan muchas cosas para el país", afirmó Peña. Y continuó: "Dicen que en la ciudad hace falta un cambio, pero el tema es que los que lo dicen ya gobernaron: con Ibarra [Aníbal] estuvieron Filmus [Daniel], Lozano [Claudio], el ARI, Silvana Giúdici (UCR) y otros que hoy son opositores. Y no lo hicieron demasiado bien", recalca Peña.

Macri, en tanto, no pondrá el acento en problemas de orden nacional como la inflación o la inseguridad, pero sí hará hincapié en algo de lo que está convencido: la necesidad de retener espacios de poder para la oposición y evitar que el Gobierno "ponga en peligro el futuro de los argentinos", con avances sobre las libertades públicas y el control de empresas y medios de comunicación. Dirá poco y nada de su polémica decisión de abandonar la carrera presidencial.

El estigma del 50%

Peña niega que Macri esté resignado a un ballottage, como lo asumió públicamente el jefe de gobierno días atrás. "Es una muestra de realismo. Nadie consiguió superar el 50% en primera vuelta", recordó.

En el macrismo confían en sumar más voluntades al "voto duro", que calculan en un 33% de los porteños, y evitar la ola de triunfos que viene teniendo el kirchnerismo desde principios de año. Intentarán lo que hoy parece una hazaña: alcanzar el 61% de los votos, obtenidos por Macri en las elecciones de 2007, cuando derrotó a Filmus en la segunda vuelta electoral.

¿Habrá ventaja monetaria para el gobierno porteño? En Bolívar 1 lo niegan. "Se triplicó la suma a gastar [de 40 centavos a $ 1,40 por elector] pero eso no alcanza más que para algunos spots y los afiches que estamos preparando. La mayor parte de la campaña la sostendrán los militantes con su esfuerzo", se defendieron.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas