Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Sócrates, el encantador de almas

Domingo 15 de mayo de 2011
SEGUIR
LA NACION
0

Autor y director : Eduardo Rovner. Con : Luis Campos. Codirreccion : Fabiana Maneiro. Musicalización : Pablo Rovner. Sala : C. C. Konex. Funciones :sábados, a las 22.30; domingos, a las 20.30. Duración : 60 minutos

Un profesor se acerca a su atril, va a comenzar su disertación filosófica sobre Sócrates. Pero se identifica tanto con él que decide poseerlo, encarnarlo? y por qué no, vivirlo. Sin embargo, Eduardo Rovner no se entretuvo haciendo relatos históricos, recopilaciones de datos ni una concatenación de sucesos. Interpuso a la dramaturgia un propósito, un por qué y, sobre todo, acción. En este punto se entiende la razón por la cual debe haber querido dirigir su propio texto. Conoce tanto esa intención inicial de desnudar la esencia del hombre antes que el personaje, que quién mejor que él para transmitírselo a su actor.

Sócrates, el encantador de almas ahonda en el espíritu del hombre, el verdadero motor de su sabiduría. Hizo lo que hizo, dijo lo que dijo por estar convencido de que una sociedad mejor es posible a través del conocimiento profundo y filosófico del ser humano. Pero no sólo de eso, sino de la misma lógica. Es aquel que prefirió las consecuencias de la cicuta a tener que claudicar ante los designios de la Asamblea Ateniense. Dejar de hacer filosofía no entraba en su modo de vida. Tampoco dejar de pensar como pensaba.

El texto de Rovner tiene el preciosismo de una mano maestra. Y Luis Campos parece ser la persona ideal para corporizarlo. Aquí, solito su alma, demuestra una vez más lo inmenso que es como actor. Desde aquel inolvidable Malambo para Ricardo III , hasta Marat-Sade o su brillante trabajo de Marathon , es un actor que no deja de sorprender. Con un absoluto dominio corporal y gestual, se desdobla entre Sócrates y el profesor que lo encarna, al tiempo que dice y vivifica de la misma manera.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas