Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

El costo de vida / Nuevo Mercado Concentrador en el Gran Buenos Aires

Un mercado entre La Salada y el shopping

Economía

Los locales del predio inaugurado en José C. Paz son más tradicionales; pero ofrecen discos piratas, marcas de imitación y alimentos

Por   | LA NACION

El Mercado Concentrador de José C. Paz -que será el punto de partida para replicar el modelo del Mercado Central en todo el país- podría ser definido como el justo punto medio entre La Salada y Alto Palermo.

Con los shoppings tradicionales, el complejo inaugurado oficialmente el último jueves (donde la presidenta Cristina Kirchner dio un fuerte discurso sobre su eventual reelección) comparte el diseño de los negocios, que son locales tradicionales y no los precarios puestos con rejas que se levantan en el polo comercial de Lomas de Zamora. El edificio es muy austero, pero cuenta con un par de escaleras mecánicas, un ascensor -para visitar el patio de comidas que funciona en el primer piso- y un cajero automático de la red Link.

Los puntos de contacto con La Salada pasan básicamente por la propuesta comercial del lugar, que combina la ya clásica oferta de películas y discos piratas, locales de ropa deportiva con imitaciones de Nike y Adidas, y góndolas que ofrecen teléfonos celulares "usados", con 27 negocios especializados en la venta de alimentos a precios mayoristas.

El complejo se levanta en un predio de nueve hectáreas sobre la ruta 197, a veinte cuadras de la estación de tren de José C. Paz. El terreno pertenece al municipio, que a su vez lo tiene concesionado a un grupo de inversores privados.

En el caso puntual de la nave donde funciona el mercado, el concesionario es el empresario local Martín Ledesma, que explica el modelo mixto con el que funciona el centro comercial: "Nosotros negociamos el alquiler de los locales con [Guillermo] Moreno, que a su vez es el que se encarga de contactar a los productores para que comercialicen los alimentos en forma directa, sin intermediarios".

Directo al consumidor

Los locales de alimentos están reunidos en un Centro de Agrupación de Productores (CAP), cuya creación fue impulsada por la Secretaría de Comercio Interior. En todos los casos, lo que busca el Gobierno es saltearse a un intermediario, de manera que los alimentos lleguen directamente al consumidor, sin pasar por un supermercado, un autoservicio o el verdulero de la esquina.

La comercialización directa, aseguran los comerciantes del lugar, es la que les permite tener en José C. Paz los mismos precios que ofrece el Mercado Central de Tapiales y que la publicidad oficial se encarga de anunciar durante todos los entretiempos del Fútbol para Todos. El kilo de asado se vende a $ 10,50; el litro de leche, a $ 2; el kilo de arroz, a $ 2,60, y el pollo, a $ 5,84. Todas las ventas se concretan en blanco, con la entrega de ticket incluido.

"Acá estamos vendiendo la botella de 900 cc de aceite de la marca San Remo a $ 3,45, cuando en cualquier comercio del barrio no baja de los 5 pesos. Y logramos este precio gracias a que Moreno nos habilitó el contacto para negociar directamente con el productor", explicó Pablo, encargado del autoservicio Pancita Llena, que se especializa en la venta de alimentos secos dentro del Mercado Concentrador.

Otro de los locales más importantes del centro comercial es el de la cadena de carnicerías La Lonja, que pertenece al polémico empresario Alberto Samid. "La idea es acompañar este proyecto para que la gente de menores recursos tenga acceso a un producto como la carne. Con este local no gano plata, aunque no es tan grave. Como tengo 81 carnicerías que funcionan muy bien, me puedo dar el lujo de salir empatado o incluso perder un poco en una o dos sucursales", explica Samid.

El día de la inauguración, el local de La Lonja fue el que claramente lideró la preferencia de los clientes y, pese a tratarse de un día hábil, a las 3 de la tarde, frente a la carnicería se armó una larga fila de más de veinte personas que esperaban para comprar un kilo de asado o de falda. "La carne está mucho más barata que afuera. Después del asado del domingo, te cuento qué me pareció", explicó a La Nacion Marcela, un ama de casa que esperaba ser atendida.

Parecidos y diferencias

Como las victorias, el Mercado Concentrador de José C. Paz tiene más de un padre. En todos los carteles del flamante centro comercial aparecen las firmas de la Presidencia de la Nación, la gestión Mario Ishii -el intendente del partido- y la Secretaría de Comercio Interior, que dirige Guillermo Moreno. Y es que el complejo no sólo representó el debut de los mercados populares que impulsa el Gobierno para hacer frente a la inflación, sino también el primer paso que da Moreno como figura de alto perfil, al punto de que fue una de las cuatro personas que compartió ese día el escenario desde el que habló la jefa del Estado, junto con Ishii, el gobernador Daniel Scioli y el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli.

A la hora de definir la propuesta del Mercado Concentrador y de los que se vienen -el próximo por inaugurarse estará en Resistencia, Chaco-, la comparación con los Mercados de Alimentos (Mercal) que impulsa Hugo Chávez es inevitable, aunque, por lo menos, por el momento, las distancias son muy grandes. En Venezuela ya funcionan más de 1000 puntos de venta estatales, incluidas las panaderías populares y las areperas -un plato típico del país- socialistas.

A través de los Mercal, el Estado venezolano ya atiende más de un tercio de la demanda de alimentos de Venezuela.

Además del tamaño, el otro punto que no comparten los Mercal venezolanos y los mercados concentradores de Moreno es que a diferencia del modelo 100% estatal que impulsa Chávez, en la Argentina la participación del Estado se limita a aglutinar a los productores y negociar el alquiler de los predios y toda la operación continúa en manos privadas..

TEMAS DE HOYElecciones en AFAReforma del Código Procesal PenalPresupuesto 2015Damián Stefanini