Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Rugby: El Torneo de la URBA

Un doble regalo

Deportiva

San Andrés se dio un enorme gusto: logró su primer éxito en la historia, y su DT Beccar Varela, ex del CASI, festejó su cumpleaños 58

Incredulidad, sorpresa, alegría y festejo, en algunos casos por partida doble, fueron las sensaciones de la tarde en La Catedral para la gente de San Andrés. La resonante primera victoria del año, nada menos que sobre el CASI por 20 a 17, tuvo carácter de hazaña y se la celebró casi como el ascenso al Grupo I. Para Gonzalo Beccar Varela, hombre del CASI de toda la vida, ex apertura, tricampeón con la Academia de 1974 a 1976 y dos veces entrenador de la primera y de los juveniles, fue aun más especial. Estaba en "su" casa, pero en vez de ver el partido en la tribuna principal, se sentó como coach de San Andrés, enfrente, en la tribuna de madera. Además, era su cumpleaños Nº 58.

Durante el primer tiempo vio tranquilo el partido, su equipo arrancó 10-0, y levantó la voz de vez en cuando para dar alguna indicación o algún reto. "Estirá el brazo", aconsejó al pilar Gonzalo Michanie, ante los inconvenientes que le generaba el pilar opuesto al entrar en el scrum. "Apuntá para allá", señaló, disgustado por un kick al touch demasiado corto del apertura, Delfín Cambiasso. Al final del partido, con la victoria consumada, entró corriendo para saludar y abrazar a colaboradores y jugadores. Revoleando su remera blanca, les decía al oído: "Mejor regalo no me podrían haber hecho". Luego de ser llevado en andas, admitió: "Venía bromeando con ellos en toda la semana, diciéndoles que ése podía ser el mejor regalo que me podían hacer. Por suerte se dio, y la verdad es que lo tienen muy merecido".

El preparador de San Andrés, el hombre de la jornada, vivía su gran día en la cancha donde tantas veces había celebrado, pero ahora, con otros colores. Y explicó su euforia: "Cuando se empieza a trabajar en otros clubes, lamentablemente esto es así. Yo a veces no entiendo a los futbolistas que no festejan los goles. ¿Por qué? Si uno está trabajando para otro club, y yo estoy haciéndolo para San Andrés, ¿por qué no habría de festejar el triunfo con mis amigos, que están compartiendo conmigo un sacrificio, frío y demás? Por eso lo festejo. Yo, con Mariano Piñero [otro ex rugbier de CASI], que colabora con nosotros, les dije a los chicos que si seguían haciendo el juego que venimos practicando durante estos cuatro años, íbamos a tener posibilidades de ganar. Y se nos dio", expuso.

Fue un partido cambiante, de desenlace emotivo y vibrante. San Andrés abrió el marcador con un penal de Ortelli y un try del segunda línea Santiago López (10-0). El CASI igualó con un envío a los postes de Panichelli y una corrida de Valy. La Academia hacía notar la diferencia física de los forwards en las formaciones fijas, pero San Andrés era muy oportuno. Y entre una cosa y otra, el primer tiempo terminó en empate.

En el segundo, el local controló el juego y la entrada de Martín Landajo, campeón de la Copa Vodacom con Pampas XV en Sudáfrica, le dio más dinámica, pero no encontró los suficientes espacios. De a poco, el CASI se frustró y fue perdiendo la paciencia y el control, con infracciones en el ataque y problemas de manejo, más un sin-bin a Duwabran. Un penal de Ortelli puso el 20-17 definitivo y La Academia desperdició dos lines y tres penales para igualar.

"No lo podemos creer, es histórico, nuestro primer triunfo en primera y justo contra el CASI, en su cancha... Es impresionante, estamos felices, no lo olvidaremos nunca", admitió Nicolás Ekmekdjian, entre los abrazos múltiples de un día que en el rugby va a quedar casi como el del santoral para el club de Benavídez.

EL SÁBADO, CONTRA OTRO ALICAÍDO: HINDÚ

El próximo compromiso de CASI, por la 6» fecha, será el sábado frente a otro grande que anda con paso cambiado: Hindú, en Don Torcuato.

ENEMIGO ÍNTIMO
Brousson: el peor rival fue el propio CASI

En el CASI, la preocupación por la derrota inesperada, el segundo traspié luego de los tres éxitos en el comienzo del campeonato, se reflejó en palabras del pilar Martín Brousson: "Nos sorprendió que nunca alcanzáramos a armar nuestro juego, que no lográramos ser los grandes protagonistas del partido. Entramos en un juego muy sucio y trabado, y nunca llegamos a desplegar nuestro juego. No sé si subestimamos al contrario. El peor rival fuimos nosotros mismos. Ése fue el problema", manifestó el primera línea..

Por Gabriel Guiter Para LA NACION
TEMAS DE HOYConsejo de la MagistraturaLa relación EE.UU. - CubaMariano BeneditElecciones 2015