Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un estudio demuestra los lazos que existen entre cuerpo y mente

Escribir experiencias traumáticas puede ofrecer beneficios para la salud

Sábado 08 de mayo de 1999

"El arte de escribir es la cosa más milagrosa de cuantas el hombre ha imaginado", dijo el historiador y ensayista inglés Thomas Carlyle, hace unos ciento cincuenta años. Y, de alguna forma, lo sigue diciendo. Por favor, tome nota.

Un artículo publicado el 14 de abril último en la Revista de la Asociación Médica Americana (JAMA) reveló que escribir sobre experiencias traumáticas permite aliviar los síntomas del asma o artritis reumatoidea.

Si bien en esta última década varias investigaciones ya habían comprobado que la escritura confesional o expresiva es capaz de desencadenar una serie de cambios físicos favorables, como el fortalecimiento del sistema inmune o la disminución de la presión arterial, el nuevo estudio de la JAMA es el primero en confirmar que la técnica -practicada, al menos, desde el Renacimiento- también puede beneficiar a las personas enfermas.

Escribir puede aliviar el sufrimiento por enfermedades crónicas
Escribir puede aliviar el sufrimiento por enfermedades crónicas. Foto: Archivo W. Astrada

Poner en palabras

"Traten de poner en palabras las vivencias más estresantes, sin preocuparse por cómo lo dicen", indicaron los expertos de la North Dakota State University a los pacientes del grupo experimental. Claro que nadie les estaba pidiendo una ambiciosa composición literaria; no por eso, sin embargo, dejaba de tratarse de una dolorosa y compleja tarea: en veinte minutos, durante tres días seguidos, tenían que sacar las emociones más desgarradoras y "ponerlas en blanco y negro", como alentaba Freud a sus colegas, ya medio extraviados, cuando no comprendían claramente algún que otro paciente o relato.

Para los participantes del grupo control, que debieron desarrollar tópicos emocionalmente neutros, el asunto fue más sencillo.

Cuatro meses más tarde, los expertos observaron que las personas del grupo con asma habían recuperado un 19% de la capacidad pulmonar, y en aquellas con artritis reumatoidea los síntomas habían cedido un 28%, en promedio.

"Los resultados superan ampliamente a los que uno esperaría obtener solamente con los tratamientos farmacológicos", expresó Joshua Smyth, doctor en psicología y líder del estudio. "Con la medicación podemos hacer un buen trabajo -agregó-, pero éste puede ser aún más eficaz si atendemos las necesidades emocionales de la gente." Sin embargo, las enfermedades suelen ser consideradas un trastorno material y, aunque admitimos que lo psíquico puede ser un factor influyente, nos cuesta creer que por sí solo pueda generar una dolencia, explica el doctor Luis Chiozza, médico psicoanalista, en una conversación telefónica con La Nación . E inmediatamente aclara que "un hombre se enferma porque se oculta a sí mismo una historia cuyo significado le es insoportable".

Escritura confesional

Pero, ¿cómo se explica ese misterioso salto de la mente al cuerpo?

Para los expertos en psicosomática, las vivencias traumáticas o estresantes -mudanzas, muerte de un ser querido, disgustos familiares- que no son elaboradas, continúan ejerciendo un efecto psíquico y, en algún momento de la vida, pueden manifestarse por medio de afecciones físicas, o contribuir a su desarrollo.

"La técnica de escritura confesional permitiría acercarse a esas emociones, comprenderlas y, así, disminuir su repercusión física", explica el doctor Roberto Sivak, coordinador del equipo de Psicosomática del hospital Alvarez. Y añade que "el asma y la artritis reumatoidea son, precisamente, dos de las enfermedades psicosomáticas mejor estudiadas".

En realidad, ese término es puramente artificial porque disocia lo psíquico de lo somático. Además, tampoco hace mención de los aspectos sociales, tan importantes en el desarrollo de las enfermedades como los dos anteriores, aclara el doctor Cesar Forster, miembro titular de la Asociación Psicoanalítica de Buenos Aires (Apdeba).

Gustavo Kásparas, médico psiquiatra de Funcei, hace hincapié en el valor terapéutico de la catarsis, que permite aliviar las tensiones generadas por los afectos suprimidos o no elaborados.

Una extensa investigación realizada el año último concluyó que las situaciones estresantes vividas durante la infancia pueden duplicar, y hasta cuadriplicar, los riesgos de sufrir enfermedad coronaria, enfisema pulmonar, accidentes cerebrovasculares u otras enfermedades durante la etapa adulta, de acuerdo con una reciente edición de The New York Times.

Los descubrimientos están señalando una fuerte asociación entre los procesos arbitrariamente divididos en psiquiátricos y físicos. Sin embargo, los interrogantes sin una clara explicación científica no hacen más que postergar el dualismo mente-cuerpo en la concepción del hombre actual.

"Es difícil de creer, pero transcribir las experiencias traumáticas al papel es, en sí mismo, un hecho saludable", reconoce James Pennebaker, profesor de psicología de la Universidad de Texas y uno de los pioneros en la materia. "Las cartas no necesariamente tienen que ser enviadas, ya que el destinatario, en suma, termina siendo uno mismo."

Volviendo a Carlyle, y a aquel atardecer del 12 de mayo de 1840: "Mucho, en verdad, importa que una nación logre una voz explícita, y engendre al hombre que melodiosamente proclame lo que encierra su corazón".

Por Ignacio Escribano El autor es médico y periodista científico

Te puede interesar