Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Sin avances en el conflicto con Brasil

Culminó ayer la ronda de negociaciones y no hubo resultados; fuerte preocupación en las automotrices

Miércoles 25 de mayo de 2011
SEGUIR
LA NACION
0

La ronda de negociaciones entre la Argentina y Brasil culminó con varias expectativas no cumplidas y una leve promesa de ambas partes de liberar de forma "gradual" las trabas a las importaciones.

La falta de avances concretos en el corto plazo encendió las luces de alarma en la industria automotriz, el sector más perjudicado desde el lado argentino por las licencias no automáticas que impuso Brasil hace dos semanas, como represalia a las restricciones que encuentran sus productos en este mercado.

Luego de dos jornadas de negociaciones, el secretario de Industria argentino, Eduardo Bianchi, y el secretario ejecutivo del Ministerio de Desarrollo brasileño, Alessandro Teixeira, firmaron un comunicado conjunto en el que ambos gobiernos se comprometen a "definir una agenda de trabajo para los temas estructurales, con especial atención en los sectores sensibles y estratégicos para cada país". Y aclararon que serán liberados "gradualmente" los productos que, a ambos lados de la frontera, fueron frenados por licencias no automáticas (LNA) de importación.

La levedad de esa promesa despertó una "fuerte preocupación" en la industria automotriz, indicaron cuatro fuentes del sector. El tema fue tratado ayer mismo en una reunión con varios miembros de la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa) y hasta ameritó una llamada de su presidente, Aníbal Borderes, a la ministra de Industria, Débora Giorgi. "Hay preocupación porque por ahora no vemos ningún avance en las negociaciones", indicó un gerente que participó de la reunión de la industria. Y agregó: "La demora de 60 días que puede implicar una licencia no automática es insostenible para nosotros". En otra automotriz precisaron que ese plazo, de mantenerse, podría reducir en un 20% las exportaciones de autos a Brasil (unas 6000 unidades mensuales).

Más allá del diplomático comunicado, en ambos gobiernos reconocieron la falta de éxito en las negociaciones. "No hubo avances prácticos de corto plazo", dijo Teixeira a los corresponsales brasileños acreditados en Buenos Aires. De todos modos, aclaró que hubo un "buen clima".

En el gobierno argentino el ánimo no era mucho mejor. "La Argentina no quedó conforme con las propuestas que trajo Brasil", reconoció un alto funcionario que participó de las negociaciones. En el Ministerio de Industria había ayer malestar porque los brasileños no llevaron propuestas concretas a ninguno de los reclamos históricos del país y no aceptaron los proyectos para equilibrar la balanza comercial en maquinaria agrícola, que hoy es deficitaria para el país en 450 millones de dólares.

Discordia

Respecto del reclamo brasileño de permitir el ingreso de productos de línea blanca, la Argentina respondió que se iban a liberar las licencias en la medida que los electrodomésticos producidos en el país también puedan ingresar en el vecino país (el Gobierno denuncia que las cadenas comercializadoras brasileñas reciben presiones de los fabricantes de su país para no vender productos argentinos).

Pero el principal punto de discordia son los autos. Fuentes de Adefa estiman que hay al menos 4000 unidades que debían exportarse a Brasil y fueron frenadas por las LNA. Un vocero de la delegación brasileña dijo a La Nacion que "las licencias para autos no serán liberadas todas, como no fueron liberadas todas las de neumáticos, calzados y baterías", en relación a los tres rubros que la Argentina se comprometió a destrabar como gesto de voluntad previo a la reunión.

En un momento, Brasil ofreció reducir a 10 días la demora para la importación de autos, pero la industria argentina considera que no debería ser mayor a 4 o 5 días para no afectar el aparato productivo.

El lunes próximo, Bianchi y Teixeira volverán a comunicarse por teléfono para ver si encuentran una salida a esta situación, la más urgente en la agenda bilateral. Luego está agendada, en 15 días, otra reunión de los secretarios en Brasilia. Pero por ahora se descartó una cumbre ministerial entre Giorgi y su par brasileño, Fernando Pimentel, como se había prometido antes de esta primera ronda de negociaciones.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas