Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Ocho mujeres de los 50, hoy

Una comedia policial con gran elenco, basada en un libro de Robert Thomas

Sábado 28 de mayo de 2011

0

Laura Ventura Para LA NACION

Una mansión aislada por la tormenta de nieve, un crimen, un secreto y ocho mujeres. José María Muscari reunió para esta comedia policial a un elenco de actrices de distintas generaciones y perfiles, y le imprimió su estilo único e inconfundible.

María Leal, Cecilia Dopazo, Hilda Bernard, Silvia Pérez, Norma Pons, Mónica Villa, Emilia Mazer y Violeta Urtizberea
María Leal, Cecilia Dopazo, Hilda Bernard, Silvia Pérez, Norma Pons, Mónica Villa, Emilia Mazer y Violeta Urtizberea. Foto: Soledad Aznarez

María Leal, Hilda Bernard, Norma Pons, Emilia Mazer, Cecilia Dopazo, Silvia Pérez, Mónica Villa y Violeta Urtizberea están sentadas en la escalera del Tabarís. Algunas se retocan el esmalte, otras se apuran porque llegan tarde a una reunión de padres, otras organizan una cena con amigas, y todo lo hacen sin perder el hilo de la conversación. Hablan sobre el rol de la mujer de hoy y en la década del cincuenta, donde está ambientada Ocho mujeres.

María Leal interpreta a la dueña de la mansión, una dama manipuladora, que acaba de perder a su marido. La viuda; sus dos hijas, a cargo de Dopazo, la intelectual, y de Urtizberea, la rebelde; la abuela, una genial Bernard ("soy una vieja mala en silla de ruedas"); el ama de llaves disparatada de Pons; la misteriosa mucama de Mazer; la cuñada del difunto, en la piel de Villa, y Pérez, la hermana trepadora de la víctima, conforman este universo. El vestuario de esta puesta es también protagonista. Horace Lannes, quien vistió a Tita Merello y a Olga Zubarry, entre otras divas, confeccionó los vestidos de época.

Escrita por Robert Thomas en 1961, Ocho mujeres no muestra exactamente lo mejor del género humano: "No podés analizar esta obra como si fuera Casa de muñecas. El feminismo acá no está en cuestión. El retrato sirve para la alta burguesía, sean hombres y mujeres. Aquí todas son unas inútiles, unas sanguijuelas, pero la víctima también es un desgraciado. Por suerte, desde la Segunda Guerra Mundial, la mujer ha ganado terreno y ya no existe la diferencia que había por entonces", opina Villa.

El sello Muscari

José María Muscari, de 34 años, además de actor, director y dramaturgo (las tres facetas las juega actualmente en Shangay), baila por un sueño con Marcelo Tinelli. ¿Qué es el sello Muscari? "La especificidad en la dirección", coinciden.

"Cuando leímos el texto, en un comienzo no era así. El le fue imprimiendo humor, desparpajo y creó una puesta muy novedosa", dice Bernard. "Es un director muy seguro, ocupa ese rol con mucha naturalidad. No deja cabos sueltos. A la mayoría de los directores no se les cae una idea, y a él se le caen demasiadas", lanza Dopazo.

Mazer habla de la tarea minuciosa de este artista: "Al mismo tiempo que está dirigiendo, hace dramaturgia. Cambia las piezas y los roles sobre la base de cientos de criterios: la cuestión estética, el contraste, el color. Los pocos momentos en los que no es creativo sentís que está deprimido".

PARA AGENDAR

Ocho mujeres, de Robert Thomas, con dirección de José María Muscari. Teatro Tabarís, Corrientes 831. De miércoles a domingos, a las 20.

UNA PELÍCULA EN CLAVE MUSICAL

Además de las múltiples versiones teatrales desde su estreno, en 1961, Ocho mujeres es una obra famosa, gracias a François Ozon (Ricky, La piscina). En 2002, el director francés convocó a las actrices más importantes de su país para contar este policial: Catherine Deneuve, Isabelle Huppert, Emmanuelle Béart, Fanny Ardant, Virginie Ledoyen, Ludivine Sagnier, entre otras. La película fue un éxito de taquilla en su país y logró el Oso de Plata del Festival de Berlín al mejor elenco. Norma Pons confiesa que no quiso ver la película para no contaminarse con otra composición.

Ozon incluyó en esta versión algunas canciones, como el twist "Papa t’es plus dans l’coup", que canta una aniñada Sagnier. Muscari eligió no incluir estos temas y apostar a un texto ajeno, pero con un lenguaje bien vernáculo.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas