Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Pájaro que voló...

LNR jugó al director técnico y armó un seleccionado nacional de los 140 caracteres con los hombres más emblemáticos del medio. Antes de que se retire del periodismo deportivo para dedicarse a la política, hablamos con Juan Pablo Varsky, capitán de este equipo que va al frente con desenfado, ironía y mucha información

SEGUIR
LA NACION
Domingo 12 de junio de 2011

0

Sarcasmo, capacidad de edición, un concepto para que se entienda en sólo 140 caracteres: tres condiciones indispensables para poder vivir y sobrevivir en Twitter (TW), una red social que a priori parece más sincera que Facebook -alguien puede seguirte (leerte) y no por eso vos debés seguirlo (leerlo)-, y también más violenta. El botoncito de reply lo tenemos todos. Y el dedito veloz y agresivo se crió cantando/gritando: "O juremos con gloria morir" y mascando chicle Jirafa.

Entrar en Twitter y no tener dominio de la ironía es como haber ido al Italpark con menos de un metro y medio de estatura. Quien mide bastante más que eso y entendió el juego es Juan Pablo Varsky. En enero de 2010 abrió su cuenta @JPVarsky (al momento de tipear la "y" tiene 184.881 seguidores y sigue a 481 usuarios) en la que escribe una anécdota en el cine con su hijo Valentín, muestra cómo le quedó la cara tras haberse tropezado corriendo, se cruza con, por ejemplo, Pablo Das Neves ( @pablodasneves ) y recomienda discos. Es que Twitter desnudó a los periodistas: tienen hijos, van al cine, corren y se caen, son seres subjetivos, escuchan música.

Foto: Guillermo Monteleone

Tres meses después de aterrizar en la red social por sugerencia de su amigo Roberto Mayo (ver recuadro), el periodista, columnista de La Nacion, conductor de radio (acaba de ganar un Martín Fierro por No somos nadie, Rock & Pop) y TV (además de estar al frente de Jungla política, por Canal 26, es comentarista de DirecTV), abrió otra cuenta, @VarskySports (103.167 seguidores; siguiendo a 90.913). "La idea era evitar abrumar mi timeline (TL) con referencias deportivas y las otras, que podían ser opinión política o un resultado mío de tenis. Separar las cosas", explica. La cuenta mutó a @VarskyMundial para Sudáfrica 2010 y trajo de la mano al cuco: la publicidad. Tweets esponsoreados. Algunas arrobas patalearon, algunas se acostumbraron, otras bromearon y todos asistimos al nacimiento de una modalidad que hacía ver mal a los PNT.

-¿Pensaste en el riesgo de perder credibilidad?

-Es un riesgo que asumo, pero es una red social, no un medio. Es cierto que @VarskySports se parece más a un medio que a una red social. Asumo que haya seguidores que no quieran tweets patrocinados y se alejen y digan que está mal. La credibilidad se pierde desinformando o distorsionando. Y en este caso queda muy claro cuándo es publicidad y cuándo es patrocinado.

-Fuiste, quizás, el único que encontró la forma de hacer negocio en Twitter, cuando hay empresas que no saben cómo hacerlo sin cansar.

-Para nosotros también es un problema. Tenemos una regla: por cada tweet patrocinado debe haber tres no patrocinados. Si no, estás inundando el TL de publicidad.

-Se habla de que en el futuro lo que valdrá es uno, la persona como medio, y no los medios tradicionales (radio, tv, diarios). ¿Varsky es una marca?

-No sé si eso lo puedo decir yo. Pero sí, evidentemente, trabajo en diferentes medios, tengo programa en radio, empiezo en la tele. Sí, es una marca. Pero también creo que si una marca no tiene un lugar donde ofrecer su producto queda aislada.

-¿Le ves alguna relación con lo que pasa con los políticos (no votamos ya partidos, sino hombres)?

-Hoy creo que hay una gran oportunidad para elegir personas y no medios. Por ejemplo, comprar un diario o verlo en Internet sólo para ver notas de determinado periodista. Hoy el mayor acceso a la información permite eso. Antes no existía el zapping. Es diferente lo que es una elección política de lo que es una elección mediática. En la primera influye mucho tu comparación de cómo estabas hace cuatro años y cómo estás ahora. Si tu balance es positivo a votarás aquel que estuvo esos cuatro años, en el mayor porcentaje de los casos. Es cierto igual que nosotros estamos en una zona [Capital Federal] donde no hace falta una estructura partidaria, donde cualquiera con cierta penetración mediática y cierto conocimiento puede formar parte del circo político. Pero en otros lugares precisás estructura. Sin estructura en Santa Cruz no podés hacer política; en Salta, tampoco. Hoy ves estrellas fugaces que tienen dos años de conocimiento, de atracción hacia los medios y pueden protagonizar una elección, no sé si con chances de ganar, pero sí de figurar.

-¿Es verdad que dijiste que querías ser presidente en 2023?

-[Se ríe]. No, Sebastián Wainraich [en su programa Metro y medio] me preguntó si quería ser presidente cuando dije que tenía ganas de empezar una carrera política. Respondí que no descartaba nada. De ahí al Varsky presidente hay un paso grande. Me interesa la función pública, no sé si me interesa mucho el recorrido parlamentario. Lo respeto, lo valoro, creo que es importante, pero a mí me gustaría tomar decisiones. Obviamente no depende de mí, depende de un montón de situaciones, de mis elecciones, del camino, del equipo, del partido, de un montón de cuestiones que hoy ni siquiera me planteo. Sí soy bastante metódico y me establezco plazos. Después de Alemania 2006 dije que nunca más haría noticiero deportivo y así pasó. Dije que empezaría un programa periodístico en radio y pasó [en 2007, por Aspen].

-Pero sí dijiste que los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 marcarán tu despedida del periodismo deportivo.

-Sí.

-¿Lo vas a cumplir?

-Sí [con la fuerza de un chico a quien la mamá lo acusa de no haber hecho la tarea]

-¿Es necesario? Podrías ser uno de estos nuevos renacentistas, podrías no tener que elegir.

-Pasa que dedicarse a la función pública demanda. Como lo planteaba Max Weber, rescato al animal político que vive para la política.

-¿Cómo quiénes?

-Anibal Fernández [ @fernandezanibal ] vive para la política. Y por el lado de la oposición, Alfonsín. Se nota, cuando un tipo quiere ser presidente, no le importa si va a ganar o perder. Carrió, también.

-¿Qué rescatás de los políticos que están en Twitter?

-Creo que hay muchos que pretenden llevar a Twitter la fórmula de medios tradicionales y se equivocan, quedan muy expuestos, demodé. Me acuerdo de Ernesto Sanz [ @SanzErnesto ] hablando de Ernestitos y Ernestitas. Aníbal Fernández, [Héctor] Timerman [ @hectortimerman ], Esteban Bullrich [ @estebanbullrich ], Marcos Peña [ @marquitospena ], usan Twitter en lenguaje Twitter: chicanas. Es un medio muy divertido, ideal para difamar, insultar, no es un medio que promueva la argumentación. Uno puede, sí, linkear una nota donde desarrolle, pero no esos tweets largos o reproducir con un administrador lo que va diciendo en un programa, el famoso ˆA [N de la R: cuando Mauricio Macri ( @mauriciomacri ) está al aire en un programa televisivo, un administrador twitea desde su cuenta personal y firma cada tweet con ese símbolo]. Esto lo explica bien [Beatriz] Sarlo: como Obama hizo una campaña con presencia tuitera, entonces los políticos dicen que hay que estar en Twitter porque Obama ganó una elección con la herramienta. No. Obama ganó, entre otras cosas, por su equipo de comunicación. Si vos como político vas a incorporar Twitter sumá asesores que te ayuden. Conozco a un político que tienen ghostwritter.

-¿Lo editan para que pueda participar?

-Exacto

-¿Qué politicó padeció la herramienta?

-Timerman no estuvo bien cuando habló del hijo muerto de Dreyfus. [Los golpes bajos y protectores bucales en la lona pueden verse en www.bettween.com/dreyfusg/hectortimerman ]

-"Yo twiteo como persona, no como periodista". ¿Ahí encontrás diferencias?

-Sí..., pero en el caso de un funcionario... Timerman es canciller. Aníbal Fernández usa bien Twitter, pero es el Jefe de gabinete, por lo menos me haría la pregunta, ¿corresponde que siendo jefe de Gabinete diga tal cosa? No sé qué saldría de respuesta. Pasa que también podés ser solamente emisor de tweets, no ves lo que te escriben. Hay gente que lo hace o que solamente le contesta a los que sigue para evitar responder a cosas como "sos un hijo de p..., te vendiste", porque es inmediato querer contestar. A veces no consigo frenarme y lo hago, pero en definitiva sigo siendo una persona y, sí, un periodista que se calienta. En la cuestión de la función pública hay una responsabilidad de envestidura que nunca dejás de tener. El otro día Aníbal maltrató al periodista Nicolás Wiñazki [el rosario de piropos en www.bettween.com/fernandezanibal/wwnicolas ]

-¿Después de 2016 cambiarás la forma de twitear?

-O no. Lo que sí debería es evitar las respuestas.

Se divierte con su respuesta.

-¿Twitearías igual, pero no responderías? ¿Twitter no es un ida y vuelta?

-Sí, ¿pero ida y vuelta desde qué lugar?

-Cambiaría el tuyo.

-Si cambia mi lugar tiene que cambiar mi manera. Quizá ponerme un cartel frente a la computadora que diga: "no contestar agresiones".

Master. Genio. Cuando vea un tweet de Varsky que cierra con alguna de esas opciones, usted está frente a una respuesta a una agresión. Un ejemplo: "Master, le sugiero que vaya a descansar. Tiene la euforia del boliche. Si puede y quiere, escuche mi programa de radio. Luego vuelva"

-Sos muy calentón y quedás expuesto.

-Sí. En Twitter trato de ser más torero que toro. Más cerca del sarcasmo, más cerca de Barros Schellotto que de Trotta. Usar la bronca del otro.

-¿Cómo elegís a qué agresor contestar?

-Depende de mi estado de ánimo, si tengo ganas y si tengo tiempo. Me gusta el canchero agresor.

-Las más comunes. Ya.

-Recibís sobre del gobierno, das asco, no te quiero, antes te creía y ahora no. Esos son mis favoritos.

-¿Insultaste?

-Si lo tengo que hacer lo hago por mensaje directo. Lo hice una o dos veces. No lo volvería a hacer

-¿Cuál es el límite de tu privacidad en Twitter?

-Puedo contar una anécdota que pueda tener con mis hijos, pero nada importante. No expongo mi vida privada si cuento que partí una raqueta.

-¿Twitter genera una falsa cercanía?

-Sí. Pero pasa con todas las redes sociales, y también con el programa de radio. Es inevitable, me ha pasado, tipos con los que jugué al fútbol el sábado y el lunes me twiteaban.

-Pero no son amigos.

-Mis grandes amigos no tienen TW.

-Te toman como ejemplo para hablar del "síndrome de periodista pulpo", ¿qué mote se viene?

-Ultimamente es por el lado de "¿cuánto te pagan?, ¿cuándo te invitan a 6,7,8?, mucha letra K.

-¿Te vas a cansar de TW?

-Por ahora lo regulo. Igual me interesa más lo que leo que escribir. Para mí eso es Twitter. También es cierto que puede provocar el descubrimiento de personas interesantes y el desencanto de personas conocidas.

-¿Estás voyeurista?

-No, porque no busco la cosa íntima. Me interesa mucho más a quienes sigo que cuántos me siguen. Hay muchas personas que saben más que yo en muchos temas. Economía, análisis político. Sigo a esos de los que creo que puedo aprender. Sigo a tipos ocurrentes que me hacen reír. No sigo a nadie por su condicion de famoso per se. No sigo a gente que está de acuerdo conmigo, no es bueno ése y malo el que no está de acuerdo. Es una posción muy dominante, y es la de hoy.

-Y eso se ve en Twitter.

-Un montón, hay veces que tengo ganas de luchar contra eso, otros días no. La clave de todo es despojarse de los prejuicios, eso te hace más libre en todos los órdenes de la vida, lo aprendí de grande, un proceso de maduración. Hay un déficit que yo veo en la relación periodismo/personas, por suerte se ha caído el velo de la aparente neutralidad: nadie es objetivo, somos todos subjetivos, desde la elección de un tema, de las palabras. Por suerte tenemos un paradigma nuevo: los periodistas somos vulnerables, contradictorios, humanos. No estamos en el rol de fiscal, eso quedó expuesto con Twitter. Es el final de un proceso que empezó hace cinco o seis años. En eso el kirchnerisimo dio un empujón importante.

-¿Por qué lo situás en el kirchnerismo?

-Por el tema de "Qué te pasa Clarín, estás nervioso?" Una línea editorial se basa fundamentalmente en sus objetivos más allá de informar. Hay muchas más personas que leen con subtítulos, interpretan. Creo que hubo ahí un aporte del kircherismo necesario, pero no suficiente. Y las redes sociales, como Twitter, ayudaron mucho. Hace 20 años, cuando un periodista se equivocaba, ¿qué medios tenía el televidente que sabía más sobre el tema para hacérselo saber? Hoy te manda un mail, un mensaje de texto, un tweet. Y eso te hace mejor. Es cierto: el tipo que estuvo acostumbrado a un pedestal, a estar en el rol de fiscal, se siente mal, no admite comentarios. Pasa que son zarpados, pero hay que estar preparado para eso. No somos intocables, no somos invictos. No hablo solamente de la intención aviesa de deformar, sino de equivocarse. De decir "la final es un domingo" y recibir 10 tweets que dicen "es el sábado". La gran oportunidad del receptor en este caso es aprovechar estas herramientas pero no para putear, sino para sumar corrigiendo.

-¿Qué pasará con TW? ¿Estamos en un pico de fiebre?

-No tengo ni idea. No sé si termina acompañando el cambio definitivo y revolucionario desde Internet o si termina como una cancha de paddle. My Space arrancó para comerse la cancha y hoy es cancha de paddle.

Al cierre de esta edición el usuario @JPVarsky tenía 185.237 seguidores. 356 personas más con ganas de leerlo que cuando comenzó esta nota. O de convetirse en jugadores de paddle.

Mail: epizarro@lanacion.com.ar En Twitter: @emipizarro

Por la dinámica propia de Twitter, los números de followers expresados en esta nota pueden no corresponderse con los de hoy, ya que cambian día a día.

EL EQUIPO DETRAS DEL HOMBRE

Roberto Mayo la vio. Director de Mayor, productora de ideas, y amigo de Varsky, fue el impulsor de @VarskySports . Para la cuenta ahora trabajan en total siete personas.

"Juan Pablo tiene una imagen construida en los viejos medios. Todavía hoy el capital sigue siendo la credibilidad y eso se construye con trayectoria; los viejos medios son mejores constructores. El hecho de que el canal lleve su nombre es lo que garantiza la credibilidad. Lo que está diciendo es «yo soy la línea editorial». La gran revolución es que cada persona es dueña de un canal. Aquel que tiene miles de seguidores es porque habrá construido algo y hay gente que lo quiere escuchar. Lo que están descubriendo es que son dueños de su público, no solamente el medio, el viejo."

RECOMENDADOS

Twitter nació para que respondiéramos al "¿Qué estás haciendo?" Paradójicamente, quien twitee hoy a partir de ese formulismo es visto como alguien que no entendió la herramienta. Al menos, esto pasa en la versión argentina, esa que tiene mucho de ironía y humor, del negro. Aquí algunos usuarios que vale la pena husmear.

En clave de humor

@Korochi . Lucas Worcel tuitea como escribe en Orsai, la revista de Hernán Casciari. Allí escribe un comentario al pie de cada página. "Vaga la redundancia", "tiene la soja atada", "Curso acelerado de meditación".

@d_balmaceda . Daniel Balmaceda, historiador con mucho humor. "En 1514, Fernando el Católico autorizó los casamientos entre españoles e indios. Indian friendly"

@smokeseller . Nicolás es redactor del blog En una baldosa, y además hace reír. "Le tengo más miedo a la gente que da toques en Facebook que a la muerte", "¿Ya salió el Bossa n’ Laden?"

@dieguez_ . Diego Papic dice en su biografía que es periodista y que suele hacer chistes de mal gusto. "Los que piensan que soy un pelotudo deberían conocer a mi familia. Con estos genes hice milagros." "Basta, ya escribí demasiadas veces la palabra "peronista", el iPhone se me va a transformar en un choripán".

@luchio . Luciano Dolber, periodista. "Cada vez que un panelista de Gran Hermano trata de ‘estratega’ a algún participante, Churchill pide que lo entierren un metro más abajo". "Cada vez que el Negro Oro canta un tema de Montaner, Ravenna se pide un volcán de chocolate con una bochita de americana". "Empleada de coto me advierte de mala manera que la caja es hasta 15 unidades. se las cuento en la cara y gano. yo me conozco".

Especialistas en un clic

@wiemeyer . Federico Wiemeyer es periodista especializado en tecnología, justamente eso comparte.

@bilinkis . Santiago Bilinkis es un entrepeneur (es el creador de Office Net), un excelente conector de gente y proveedor de links interesantes.

@piscitelli . Alejandro Piscitelli, filósofo, experto en nuevas tecnologías. El tema, de primera mano, en 140 caracteres.

@gauyo . Ariel Tiferes fue premiado por el programa de televisión TN Tecno como twitero del año 2010. Sus links a fotos HD eran caramelos para niños durante el Mundial de fútbol.

@rayovirtual . Daniel Molina, crítico cultural, coordinador del área Letras y cultura web del Centro Cultural Rojas.

LOS IMPOSTORES

El anonimato de las cuentas fue caldo de cultivo para los falsos usuarios. Aquí, tres.

@JohnnyAllon . Como dice su bio, "el primer gran fake de Twitter". Lo aclaró miles de veces, y armó una identidad que hoy tiene más de 13 mil followers.

@IndioSolariPR . Su bio: Estampita de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota. Músico independiente. Entrerriano. Líder de los Fundamentalistas del Aire Acondicionado. Solista". Un tweet, "Buenas noches, queridos desangelados. Me voy a la cama con Viruta a matarnos en un par de rounds de amor con la tele encendida. Saludos."

@HoracioBragueta . Hace rato que no twitea. "Con intimidación y miedo otra vez Moyano intenta restringir la libertad de ejercer la esclavitud. #NoNosVanAParar" "Estoy muy contento por el tramo de 30 metros que logramos agregar al subte en Belgrano. #NoNosVanAParar".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas