Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

"Es mentira que estábamos peleadas"

Lucila Frend, acusada de matar a su amiga Solange, deslizó sospechas contra albañiles de una obra vecina

Martes 14 de junio de 2011
0

"Salí de casa, y juro que Sol estaba durmiendo como todos los días", declaró ayer Lucila Frend, la joven que comenzó a ser juzgada por el crimen de su amiga Solange Grabenheimer, ocurrido el 10 de enero de 2007, en Vicente López.

Frend, de 25 años, insistió en su inocencia y se quebró emocionalmente en varias oportunidades durante la primera jornada del juicio en su contra. Además, deslizó sospechas sobre los obreros que trabajaban en una construcción aledaña a la vivienda que compartía con la víctima, en la localidad de Florida, lugar donde fue hallado el cuerpo apuñalado.

El Tribunal Oral en lo Criminal N° 2 de San Isidro escuchó ayer el testimonio de Frend, pero los magistrados optaron por pasar a un cuarto intermedio frente al quiebre emocional evidenciado por la acusada, que enfrenta un cargo de homicidio doblemente calificado por alevosía y ensañamiento, delito para el cual se fija pena de prisión perpetua.

"Siempre tuvimos una amistad superlinda. Sólo teníamos alguna discusión de convivencia. Yo era superdesordenada. Siempre nos quisimos muchísimo Sol y yo. Es mentira que estábamos peleadas; es mentira que ella se quería ir o que no nos bancábamos", declaró Frend. La joven regresó en los últimos días a la Argentina para el juicio, al que llegó en libertad, luego de trabajar varios meses en el exterior.

La declaración se suspendió y el tribunal ordenó un cuarto intermedio en el debate debido a que la imputada se quebró en largo llanto cuando el fiscal Alejandro Guevara le preguntó sobre el velatorio de la víctima. "No podía admitir ni asumir que estábamos enterrando a Sol. No quería estar enterrando a Sol en ese momento", alcanzó a decir.

Los padres de Solange, en tanto, sostuvieron en contactos con la prensa que están convencidos de la responsabilidad de Frend en el homicidio. Incluso afirmaron que su hija estaba dispuesta a dejar la casa que compartía con la ahora acusada. Por eso, Frend habría insistido en mostrar la sólida amistad que la unía con Grabenheimer.

Una de las principales pistas que apuntan contra Frend tiene que ver con que el homicida ingresó en la vivienda sin forzar puertas o ventanas. La imputada dio su versión: "Estoy casi segura de que la puerta del balcón estaba abierta. No se podía cerrar con llave porque estaba rota. Desde octubre, por el calor, la dejábamos abierta. Uno de los albañiles de la obra de al lado entraba al PH por esa puerta para hacer unas refacciones. A mí me molestaba que [Solange] dejara entrar al obrero, pero ella me decía que era de confianza".

Y agregó: "Uno de los obreros le mandó un mensaje de texto a Sol invitándola a salir; gustaba de ella".

Recordó, además, el momento en que encontró a su amiga sin vida. "Entramos con Santiago [el novio de Sol]. Apenas abrimos la puerta, escuchamos el despertador de Sol sonando. Noté que el contestador del teléfono estaba desenchufado. Ahí me asusté un montón; empecé a temblar; ahí pensé que algo malo había ocurrido. Yo no me animaba a subir. Santiago subió la escalera caracol y gritó: «¡Sol está tirada en el piso! ¡Está todo lleno de sangre!»"

Además, la imputada acusó al fiscal Guevara de haberla "obligado" a realizar una reconstrucción del hallazgo del cadáver, tras la cual solicitó su detención. "Fue un abuso absoluto. Todos me miraban como si yo fuera la culpable", dijo Frend, luego de lo cual expresó: "Me obligaron a pasarle un cable por el cuello a un gendarme y hacer como que lo ahorcaba. Yo no quería hacerlo; ellos me obligaron".

Por su parte, la madre de la víctima, Patricia Lamblot, afirmó a la prensa: "Tenemos pruebas concretas. Para mí, el horario de la muerte no es un tema menor. Obviamente, los peritos de la defensa tratan de ubicar la muerte después de las siete de la mañana [cuando Lucila ya se había retirado de la casa para ir a trabajar], pero el forense oficial que encontró el cuerpo es el que dice que la mataron antes de las siete de la mañana [cuando la acusada aún estaba dentro de la casa]", aclaró.

Dijo la madre de la víctima, sobre la relación entre su hija y Frend: "Estaba un poquito desgastada. Solange se iba a ir a vivir sola; iban a abandonar la casa para cada una irse por su cuenta".

Para la madre de la acusada, Marina Harvey, la situación fue diferente: "Bajo ningún punto de vista me interesa entablar una guerra con la otra mamá. Entendemos muy bien su dolor, de corazón, porque soy madre de tres hijos. Pero tengo que defender a mi hija y no voy a permitir que se sigan diciendo mentiras".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas