Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El inspector que trabaja en la radio de la Fundación

Es el director de la IGJ, que debía controlarla

Sábado 18 de junio de 2011
0

El doctor Luis María Calcagno reporta en horarios de oficina en la sede de la Inspección General de Justicia (IGJ). Es el director del Departamento de Asociaciones Civiles y Fundaciones en el órgano del gobierno nacional encargado de registrar y controlar a comercios y sociedades. Los martes a la noche, en su versión más descontracturada, conduce y produce La lectora de vinilo, un programa de rock nacional que se emite por la radio de las Madres de Plaza de Mayo.

En otras palabras: de día, Calcagno es el encargado directo de controlar la Fundación Madres de Plaza de Mayo; de noche, se convierte en una de las "estrellas" del medio de comunicación que tiene la entidad de derechos humanos.

En medio del escándalo de manejos irregulares con fondos de obras públicas, el diputado del peronismo disidente Eduardo Amadeo descubrió la "doble función" de Calcagno y presentó ayer un pedido de informes al Poder Ejecutivo para que explique si estaba al tanto de la situación y si no cree que el funcionario está incurriendo en una incompatibilidad.

La dirección que conduce Calcagno tiene como función intervenir en el otorgamiento de personería jurídica a asociaciones civiles y fundaciones, fiscalizarlas en forma permanente e intervenir en las denuncias que se presenten contra ellas, según se explica en la página web de la IGJ.

Amadeo considera que es incompatible que el encargado de la fiscalización de la Fundación de las Madres sea, a su vez, conductor de un programa en AM 530-La Voz de las Madres. Y cree que existió "una grave violación" de lo establecido en la ley 22.315. Allí se prohíbe al personal de la IGJ "ejercer su profesión o desempeñarse como asesor en tareas o en asuntos que se relacionen con la competencia del organismo a que pertenece" y "desempeñar cargos en los órganos de los entes sujetos a control".

Además, el diputado aliado de Eduardo Duhalde reclamó al Gobierno que detallara los actos de control que ha llevado a cabo Calcagno en relación con la Fundación Madres de Plaza de Mayo.

Calcagno es un fanático del rock nacional, que lleva más de 15 años conduciendo y produciendo programas en radios alternativas. En una reciente edición de la revista interna de la IGJ, de marzo de este año, le hacen una entrevista en la que relata su experiencia radial y parece abrir el paraguas sobre eventuales sospechas de irregularidad: "Que quede en claro que somos un típico caso de emprendimiento colectivo, sin fines de lucro, como los que trabajamos todos los días en nuestro departamento. Eso sí: sin personería jurídica, para no incurrir en incompatibilidades, ¿viste?"

El programa en cuestión sale todos los martes de 22.30 a 24, y se presenta como un espacio "dedicado a investigar los orígenes de esta expresión artística [el rock argentino] y sus influencias sociopolíticas".

Amadeo sostiene en su pedido de informes: "Entre los múltiples aspectos de la buena administración de los recursos públicos que han sido afectados por el escándalo suscitado en la Asociación Madres de Plaza de Mayo, sobresale el referido a las carencias de control del Estado [que se han demostrado]".

El jefe de la IGJ, Marcelo Mamberti, estaba convocado anteayer a dar explicaciones en el Congreso, pero faltó a la cita.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas