Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Artistas al límite del mundo

Los músicos grabaron un disco que atraviesa océanos virtuales y sonoridades de alto vuelo

Lunes 20 de junio de 2011
0

Al límite del mundo. Por ahí parecen cruzarse los caminos de Fernando Kabusacki y Fernando Samalea. Un limbo musical y virtual, que les permite caminar a la par de Tony Levin, el bajista y hombre stick que supo ser la base del sonido de Peter Gabriel, John Lennon, Lou Reed y Robert Fripp entre tantos otros. Al Limiti del Mondo se llama el álbum que los músicos argentinos firmaron juntos y que cuenta con el bajo y el stick de Levin en todas las canciones. "Con Tony es una cuestión de frecuencia -cuenta Kabusacki-. Yo siento que Tony es nuestro amigo, nuestro aliado, es un músico con el que uno hace años se siente cerca, porque estamos en la misma frecuencia, incluso desde antes de conocernos."

Kabusacki acaba de regresar de una gira por Japón, donde en 17 días tocó 16 conciertos, mezclándose con lo más granado de la escena noise nipona. "Salvo cuando toco con Buffalo Daughter, con los que actuamos en un festival grande en Osaka, una especie de Quilmes Rock, el resto de los shows son improvisaciones", asegura, y recomienda ponerle la oreja a una baterista conocida como Pikachu. "Estuve con ella y me contó que se fue a estudiar a Africa con los pigmeos durante seis meses para aprender su música. Una locura total, cuando volvió casi se muere de las enfermedades que se había agarrado. Todo es muy así en Japón; musicalmente son increíbles". Al límite del mundo... y del sonido, también.

Samalea y Kabusacki, por separado, transitan sus vidas, sus obras, como músicos en los márgenes del rock, con inquietudes extremas, que los llevan tanto a bares del circuito under -con sus proyectos solistas o acompañando a jóvenes músicos de la escena independiente- como a estadios multitudinarios -estrellas populares como Gustavo Cerati o Charly García los sumaron en diferentes etapas de sus carreras-. Juntos, decidieron grabar un álbum sin planificación más que la de "encontrarse el jueves a las cuatro de la tarde".

Samalea: -De todas formas, buscamos la manera de que no fuera un disco improvisado, sino de piezas instrumentales, relativamente compuestas con su forma y su estructura.

Kabusacki: -Así, el disco se fue haciendo solo, porque era obvio todo lo que pasaba musicalmente para nosotros.

El baterista y bandoneonista dice que su única premisa fue que la guitarra de Kabusaki tuviera protagonismo y de allí que en las ocho "piezas" de Al limiti del m ondo no se escuchan sintetizadores ni teclados ni demasiadas texturas sonoras, fieles al estilo "Kabu", sino "todo guitarra eléctrica". Como contrapunto, la participación de Levin. "Utilizamos la misma metodología que con mis discos; le mandábamos los temas y él nos devolvía algo que, con su aporte, los llevaba más allá."

-¿Existe un diálogo musical enviándose archivos por la Red?

-Sí, pero la interpretación que él hace siempre responde a todo lo que tiene como músico, y la verdad es que no hace falta hablar demasiado.

Kabusacki: -Es como te decía antes: una cuestión de frecuencia.

Sebastián Ramos

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas