Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Tensas negociaciones entre Scioli y la Casa de Gobierno

El gobernador resiste la imposición de Gabriel Mariotto como su vice; la Presidenta sufrió una caída

SEGUIR
LA NACION
Jueves 23 de junio de 2011
De la Torre, Guzmán, Scioli, Acuña y Massa, ayer en La Plata
De la Torre, Guzmán, Scioli, Acuña y Massa, ayer en La Plata. Foto: Prensa Gobernación bonaerense
0

Cuando faltan horas para el cierre de las listas de candidatos para octubre, la Casa Rosada tensó ayer las negociaciones con el gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli , que trata de resistir la creciente presión para que designe al funcionario ultrakirchnerista Gabriel Mariotto como su candidato a vicegobernador.

El intento del Gobierno de imponer a Mariotto había comenzado anteayer, poco antes del acto en el que la Presidenta anunció su decisión de ir por la reelección.

En medio del nerviosismo que provocó en el Gobierno el gesto del intendente de Malvinas Argentinas, Jesús Cariglino, de abandonar las filas kirchneristas para pasarse al sector de Eduardo Duhalde, y el temor de un efecto dominó, decenas de dirigentes del Frente para la Victoria negociaron ayer sus listas en la Casa Rosada. La oficialización en la Justicia vencerá pasado mañana.

Las gestiones se frenaron anoche cuando la Presidenta se cayó al salir de un acto en el Instituto Leloir. Fue llevada al Sanatorio Otamendi y, tras unos estudios, volvió a Olivos, donde reposará todo el día de hoy.

Uno de los dirigentes que pasaron por la Casa Rosada fue el gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, que se reunió dos horas en Balcarce 50 con el ministro del Interior, Florencio Randazzo, y se posicionó como uno de los firmes candidatos a vicepresidente (Ver aparte).

La tensión con Scioli se agudizó cuando el kirchnerismo dejó trascender la posibilidad cierta de que la Presidenta impulse al director de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación (Afsca), Gabriel Mariotto, como compañero de fórmula del gobernador bonaerense. "En esa grilla están el senador José Pampuro y Mariotto, pero el cristinismo fogonea a Mariotto", dijo a LA NACION una alta fuente oficial.

En Balcarce 50, no obstante, admitieron que Scioli resiste a Mariotto. Es una figura que no caería bien entre los intendentes peronistas del conurbano, descontentos por el avance de La Cámpora en las listas de candidatos bonaerenses. "No hay definición de nada. Scioli no tuvo contacto hoy, sólo se reunió con intendentes que le dieron su apoyo", dijo un vocero sciolista, en medio de la tensión.

El malestar con Scioli comenzó a vislumbrarse anteayer cuando Cristina Kirchner lanzó su candidatura a la reelección y circularon las versiones sobre la entronización de Mariotto. "Mariotto tiene un perfil de izquierda. Scioli se resiste porque siente que el peronismo no lo toleraría", confiaron en la Casa Rosada.

"No hago política ficción. Son todos trascendidos", dijo Mariotto ante una pregunta de LA NACION, ayer en La Plata, donde expuso sobre la ley de medios.

El gobernador, en tanto, recibió el apoyo de varios intendentes que buscaron despegarse del jefe municipal de Malvinas Argentinas, Jesús Cariglino, que se pasó a las filas del candidato presidencial de Unión Popular, Eduardo Duhalde, y desató el nerviosismo en la Casa Rosada.

Fueron éstos los intendentes de Tigre, Sergio Massa; de General Villegas, Gilberto Alegre; de San Miguel, Joaquín de La Torre; de Escobar, Sandro Guzmán; de Hurlingham, Luis Acuña; de Ituzaingó, Alberto Descalzo; de Tres de Febrero, Hugo Curto, y de San Fernando, Fernando Amieiro. La posible designación de Capitanich en la fórmula nacional del Frente para la Victoria, precisamente, podría servir, en caso de que ambas se confirmen, para compensar aquel gesto de irritación hacia el PJ histórico, que hoy cuestiona el avance del cristinismo.

Scioli aceptaría de buen grado la designación de Pampuro o, incluso, de los ministros del Interior, Florencio Randazzo, o de Agricultura, Julián Domínguez, dos exponentes puros del peronismo bonaerense.

Precisamente, por la noche llegó a la Casa Rosada el jefe del gabinete sciolista, Alberto Pérez, que mantuvo una reunión con el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini. "No tengo esa información [sobre Mariotto]. No hablamos de listas, sino de gestión", dijo a este diario, al retirarse.

Entre decenas de dirigentes de todo el país, desfilaron por la Casa Rosada el gobernador de Tucumán, José Alperovich, y el de Mendoza, Celso Jaque; también la senadora riojana Ada Mazza. Todos negociaban sus listas.

Capitanich conversó con Randazzo durante dos horas, reunión a la que se sumó el secretario de Comunicación, Juan Manuel Abal Medina, y el tucumano Alperovich.

"Capitanich está muy fuerte como posible candidato a vicepresidente. Sería una señal de acercamiento al peronismo histórico", dijo un allegado al entorno presidencial. El anuncio de la Presidenta podría ser en las próximas horas o mañana. El sábado vence el plazo legal para el cierre de las listas nacionales.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas