Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

¿Qué pasa por la cabeza del hincha?

La mirada de la psicología sobre la angustia de los simpatizantes de River, que comenzaron a contemplar una situación que no imaginaron y hasta puede repercutirles en la salud

SEGUIR
LA NACION
Sábado 25 de junio de 2011

0

River está en boca de todos. La durísima pelea por no descender que sostuvo el equipo de Juan José López durante la última temporada y, sobre todo, los partidos de Promoción ante Belgrano, de Córdoba, se meten en conversaciones en las cuales poco tiempo antes el fútbol no habría sido admitido. Se multiplican las chanzas por parte de simpatizantes rivales, no sólo de los de Boca. Muchos están involucrados en este "juego"; algunos lo disfrutan, una minoría intenta ignorarlo y otros, simplemente lo sufren como nadie, como nunca. ¿Qué pasa por la cabeza de los hinchas millonarios en estos días? ¿Cómo se comportan bajo esta inédita situación?

Más allá de la atmósfera enrarecida que se puede percibir en las calles, ya que todos en este país conocen a algún fanático de River, a veces, la procesión va por dentro . El cuadro, en este caso, excede lo estrictamente deportivo. Y por eso, el análisis de los expertos puede traer un poco de luz en momentos de desconcierto. "Hay un estado de duelo ante la alta posibilidad de que el equipo descienda, porque River es el máximo campeón argentino, y la costumbre que traen hace que les cueste elaborar la idea de lo que está por suceder", explica el psicólogo Marcelo Roffé, presidente de la Asociación de Psicología del deporte Argentina y ex integrante del equipo de trabajo de José Pekerman en las categorías juveniles de la Asociación del Fútbol Argentino.

Bajo la misma idea, el psicoanalista especializado en deportes, licenciado Esteban Colombo, dice a La Nacion: "Existe en el hincha un proceso de identificación simbólica con el club o la camiseta que, en general, representan las búsquedas de figuras sustitutivas de los padres. Cuando se produce un desajuste entre el rol adjudicado a él/los ídolos (caída del ideal: patria, club, etc.), la idolatría muestra su reverso en un alto grado de hostilidad, proporcional al grado de frustración sufrida". Y agrega: "La falta de ídolos nos confronta con nuestra propia falta, algo difícil de aceptar y tolerar".

Pero esos síntomas son difíciles de sobrellevar y, como una bomba de tiempo, no tardan en explotar. Se dan a conocer, como un desagradable invitado a una fiesta en la cual no eran esperados. Se manifiestan, específicamente, en la salud (cuerpo), el estado mental y las relaciones interpersonales de aquellos que llevan la sangre rojiblanca.

"Las afecciones o enfermedades psicosomáticas son las más comunes en momentos como éste. Pueden presentarse taquicardias, trastornos respiratorios, psoriasis, por citar algunas. En la mente, sucede una hiperideación, que es el pensar todo el tiempo sobre el mismo tema. Varios recurren a los ansiolíticos, como el Rivotril (Clonazepam), para calmar la angustia. Por último, sufren en sus relaciones interpersonales debido a que este tipo de situaciones los aísla de lo que suele ser su normalidad. No quieren comunicarse con su entorno", sostuvo el psiquiatra Jorge Rocco, quien trabajó en clubes como Racing, San Lorenzo, Lanús, Nueva Chicago y Talleres, de Córdoba. La ausencia en el trabajo o el mal humor que acompaña a los millonarios en los últimos días no son un cuento ni una historia tomada de los pelos. Sucede, está sucediendo y hasta puede ser peor. "Algunos enfrentan la situación, pero muchos decide encerrarse, faltar a su puesto laboral o no relacionarse con sus compañeros de oficina", dijo Roffé, quien es autor del libro Psicología del jugador de fútbol .

Además de todo lo mencionado, según aseguraron los profesionales, los hinchas de River son aquejados hoy por cuadros de angustia, depresión, ansiedad, insomnio, falta de apetito, entre otras emociones.

El partido de mañana, ante Belgrano, puede aliviar las tensiones o decretar el -deportivamente- traumát ico descenso. Para los analistas, el hecho de jugar contra un equipo acostumbrado a las definiciones por la Promoción y los ascensos/descensos como lo es el conjunto cordobés, no ayuda a los millonarios . "Jugar contra Belgrano, un equipo que conoce de estas definiciones y del sube-baja de categorías, es una gran desventaja. River no asume esta condición y los cordobeses están ante una gran oportunidad", explicó Rocco. Marcelo Roffé coincide. "River está en desventaja ya que no está preparado y enfrentará a un equipo que sí lo está", dijo.

En Argentina, la "B" es una letra con carga psicológica. Más allá de los diferentes criterios de los profesionales, lo que River se juega mañana también lo juegan sus hinchas, desde las passiones, desde el sufrimiento.

TRASTORNOS DE PÁNICO Según datos de un centro especializado

Un informe del Centro de Estudios Especializados en Trastornos de Ansiedad (Ceeta) afirma que se han incrementado las consultas de pacientes con trastornos de pánico debido a las posibilidades de descenso de River. "Lo que sucede nos sorprende a todos. El estrés al que los somete la situación afecta su calidad de vida. Es la primera vez que pasa algo así", dijo la psicóloga Gabriela Martínez Castro, directora del Ceeta.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas