Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Bachmann, estrella del Tea Party, lanza su candidatura

Es una figura emergente del núcleo duro de los republicanos; muchos la comparan con Palin

SEGUIR
LA NACION
Martes 28 de junio de 2011

0

WASHINGTON.- Pese a que habla bastante más suave y explota menos los perforadores tonos agudos, no puede evitar que se hable de ella como "la nueva Sarah Palin".

Posiblemente el mote no le agrade mucho, pero lo cierto es que la representante Michelle Bachmann, una de las caras más visibles del Tea Party, se sumó ayer formalmente a la carrera por la candidatura republicana para las elecciones presidenciales de 2012.

Michelle Bachmann. Representante por Minnesota
Michelle Bachmann. Representante por Minnesota.

Sin mucha originalidad, la legisladora situó el ladrillo fundacional de su campaña como un proyectil en la cabeza de Barack Obama. "No podemos permitirnos otros cuatro años más con él", dijo.

El escenario elegido para su lanzamiento electoral fue el estado de Iowa, donde nació hace 55 años. Fue la ocasión para hacer un repaso crítico de la gestión demócrata en materia de desempleo, deuda y gasto público, como los puntos más vulnerables de la actual administración.

El caso de Bachmann es curioso. Su figura creció en los últimos dos años como una de las voces más prominentes del movimiento conservador Tea Party y como una suerte de "hermana melliza" de quien, hasta ayer, fue su principal referente, la ex candidata a la vicepresidencia Sarah Palin.

Pero a partir de ayer ambas "hermanas" -si es que alguna vez lo fueron- se convirtieron en rivales en la carrera por la candidatura. Eso, con la salvedad de que, en el caso de Palin, aún no está claro que esté decidida lanzarse. El dato no es menor porque, en caso de hacerlo, las posibilidades de Bachmann decrecerían aún más.

Con fuerte predicamento en sectores conservadores y religiosos, Bachmann no pudo, hasta ahora, llegar a los dos dígitos en las encuestas de imagen ni conmover a los cuadros del partido, pero ha sido capaz de recaudar más de 13 millones de dólares para su campaña de reelección parlamentaria.

"Tiene carisma y mucho potencial. Si algo necesita el partido es gente de ese tenor", dijo el analista republicano Steve Roberts.

Hasta ahora, sin embargo, y pese a que intenta salir de su sombra, la gran duda en la agrupación es saber qué hará Palin.

La asociación entre ambas es difícil de evitar. Pero si bien comparten un mismo perfil femenino y de fuerte predicamento religioso y conservador, las diferencias empiezan en lo político: Bachmann es más sólida en materia institucional, mientras que Palin parece imbatible en el arte de promoverse a sí misma permanentemente.

Al igual que Palin, Bachmann explota la imagen de su familia -tiene cinco hijos y le gusta hablar de ellos cuando es conveniente- y hace permanente alusión a su oposición al aborto. "Creo en la santidad de la vida", dice.

Siete republicanos

Con Bachmann, ya son siete los republicanos que están en carrera por la candidatura republicana para las elecciones presidenciales del año próximo: los ex gobernadores de Massachusetts, Mitt Romney, y de Minnesota, Tim Pawlenty; el ex presidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich; el ex senador Rick Santorum, el congresista Ron Paul y el empresario Herman Cain.

Las encuestas señalan al moderado Romney como favorito, pero, cuando faltan 17 meses para las elecciones, todo puede pasar. Una de esas incógnitas es, justamente, saber qué hará finalmente Palin, que, una vez más, tiene al partido desconcertado y dividido entre quienes aseguran que se presentará y quienes sostienen exactamente lo contrario.

A la espera de que eso se aclare, Bachmann empezó a jugar ya su carta más fuerte. Lo hizo con un discurso de lanzamiento en Iowa, un estado clave en el proceso electoral de este país, ya que allí arranca el proceso de primarias.

Ni lerda ni perezosa, Bachmann se encargó de recordar que fue allí donde vino al mundo, si bien en el Congreso ha representado durante tres legislaturas a Minnesota.

La popularidad de Bachmann entre los sectores conservadores la ayudó a construir una sólida red para captar donaciones. Para la campaña de las elecciones legislativas del año pasado, la líder conservadora logró sumar más de 13 millones de dólares en donaciones, una cantidad superior a la recaudada por cualquier otro candidato. Queda ahora por saber si la congresista será capaz de lograr apoyos más allá del núcleo duro de los republicanos.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas