Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Ni chica ni respingada

De visita en el país, el cirujano plástico Jack Gunter da las claves sobre la cirugía de nariz, una especialidad de la que es referente a nivel mundial

Domingo 03 de julio de 2011
0

Por Claudia Nobilo

Una nariz debe estar en balance y proporción con las facciones del paciente y resultar absolutamente natural", asegura Jack P. Gunter, cirujano plástico de la Universidad de Dallas, que viene marcando el rumbo de esta especialidad en los últimos tiempos. De visita en nuestro país con motivo del 41er Congreso de la Sociedad Argentina de Cirugía Plástica Estética y Reparadora (Sacper), en una entrevista exclusiva con LNR, habló sobre la evolución de la rinoplastia, junto a uno de sus discípulos, el médico argentino Federico Zapata.

Esta cirugía popularizada a fines de los años 50 en los Estados Unidos, que se caracterizaba por hacer narices pequeñas y respingadas, con el correr de los años y el avance de estudios de la estética facial fue migrando hacia modelos más naturales. "Hoy, más que nunca, se valora mucho que mantenga una estética en proporción con las facciones de la persona", destaca Gunter.

El punto de inflexión se produjo en la década del 80, cuando se tomó conciencia de que en vez de reducir la nariz había que remodelarla. Entonces, la clave consistió en dejar una estructura fuerte que permitiera tanto una buena función respiratoria como un gran resultado estético, lo que se logró al conservar tejido cartilaginoso y óseo, y también, al agregar injertos de cartílago de la misma nariz y/o de otras partes del cuerpo. "La técnica que hizo posible alcanzar estos objetivos fue el abordaje externo, que consiste en realizar una pequeña incisión en la base de la nariz. Esto permite visualizar y manipular las estructuras nasales", sigue el especialista. "Así se modifican cartílagos y huesos en las distintas áreas, la punta, la giba y el tabique. Antes los cambios se hacían sólo por palpación, por eso era una cirugía a ciegas", agrega.

Además de tratarse de una intervención estética, en muchos casos es reparadora, comenta Zapata. El cirujano plástico agrega que son muchas las personas que en la consulta suelen presentar algún grado de insuficiencia respiratoria causado por la obstrucción que produce el desvío del tabique.

¿A partir de que edad ya se puede operar? Según Zapata, debería contarse con la madurez física, haber completado el desarrollo óseo, que en la mujer se alcanza entre los 14 y 16 años y en el varón, entre los 15 y 17. No menos importante es la madurez mental que debe ser evaluada en una o más consultas.

Gunter considera que todas las áreas de la nariz presentan algún grado de dificultad a la hora de efectuar las correcciones: la punta con cartílago excesivamente desarrollada, el dorso o lo que se denomina la giba. Sin embargo, enfatiza que lo más difícil es reoperar, porque en cirugías previas se pierde parte de la estructura y en muchos casos se requiere la utilización de injertos de tejido de la misma nariz o de otras partes del cuerpo. Por eso es importante la correcta elección del profesional, para alcanzar un buen resultado en la primera cirugía. El conocimiento técnico, la habilidad y el sentido estético del cirujano marcarán la diferencia.

RECOMENDACIONES

Cirugía

Duración: entre una y dos horas y media.

Post operatorio: entre 10 y 12 días. Las actividades intelectuales se pueden retomar a los 5 días y las físicas, en 3 semanas.

Quien opere: que sea un especialista en cirugía plástica miembro de sociedades médicas oficiales (Sacper y Scpba).

Pedir referencias: en las sociedades oficiales. Interiorizarse en el entrenamiento del cirujano (cantidad de operaciones al año).

Comparar resultados: fotos del antes y el después de pacientes.

Precio

En la Argentina varía entre $ 2.000 y 30.000, dependiendo de la complejidad (o de la problemática, si es la primera vez que se opera o se trata de una reoperación). En los los Estados Unidos se calcula que cuesta el doble que en nuestro país.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas