Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Para pasar el invierno / Consejos y alternativas a los sistemas de gas

Cómo calefaccionar bien las viviendas sin pagar mucho

Información general

Aumenta el uso de alternativas al costoso gas

Por   | LA NACION

Temperaturas gélidas y facturas de gas que dejan helado a quien las recibe. Este invierno la disyuntiva parece ser: o calentar la casa y hervir de bronca a la hora de pagar los servicios, o sucumbir al frío para evitar que también se enfríe la economía hogareña. Entretanto, la pregunta que todos se hacen es: ¿existe alguna forma de calefaccionar el hogar sin tener que pagar una fortuna?

La buena noticia es que sí. Hay muchas cosas que se pueden hacer para conseguir un rendimiento más eficiente de la energía que se usa para calefacción: hay una gran variedad de sistemas alternativos de bajo consumo disponibles en el mercado.

La preocupación por cómo calefaccionar la casa de un modo eficiente y económico llegó con los primeros días realmente fríos. En el sitio web Mercado Libre, por ejemplo, la demanda de estufas eléctricas creció 143%. La vedette de la temporada invernal 2011, sin embargo, es el panel calefactor. Para darse una idea, la versión más grande de estos paneles tiene un gasto de 2 centavos por hora. Una estufa a gas de 3000 calorías encendida cuesta entre 4 y 8 centavos por hora, según la zona de residencia. Al final del mes, un panel usado 8 horas diarias habrá consumido menos de 5 pesos y cada estufa de gas, entre 15 y 19 pesos. Un aire acondicionado, 13 pesos, y una estufa eléctrica de 1500 vatios, unos 26 pesos, siempre de acuerdo con los valores y estimaciones oficiales que figuran en las páginas de las empresas que proveen servicios de gas y energía eléctrica, como Edesur, Edenor y Metrogas.

Otra de las ventajas de estos calefactores es que cuestan entre 300 y 400 pesos, no requieren instalación y es posible pintarlos con la misma pintura del ambiente en el que se colocan. Antes de instalarlo, hay que tomar en cuenta las dimensiones del lugar, ya que el sistema tiene limitaciones: un equipo grande rinde en espacios de hasta 36 m2. "También es importante que se tenga en cuenta que, para un buen rendimiento de los paneles, los espacios deben estar cerrados", explicó un fabricante.



Si se busca hacer un cambio en serio, lo primero que se debería evitar es fijarse sólo en el precio del equipo. "Los argentinos solemos ver cuánto cuesta, pero no observamos cuánto uno ahorraría en la factura", dijo a LA NACION Carlos García, gerente de la división Energy Solutions de LG, (ver recuadro). La tendencia, según García, es comenzar a calentar con electricidad. "En muchos nuevos emprendimientos ya no se ponen instalaciones de gas", afirmó.

"Hay otras cosas que se pueden hacer para optimizar la energía empleada en la calefacción", explicó Roberto Bailak, arquitecto que se dedica a construir edificios respetuosos con el medio ambiente, muchos de los cuales, precisamente, no tienen gas.

"La colocación de termostatos en los distintos ambientes es de gran utilidad, sobre todo en las nuevas viviendas que se construyen con pisos radiantes eléctricos. La ventaja de este sistema es que, a diferencia de la losa radiante, se puede regular la temperatura de cada ambiente y sólo calefaccionar aquellos en los que haya gente. Otra ventaja de estos sistemas es que calentar el piso consume menos energía que calentar el aire", detalla el arquitecto.

En Edesur explican que el 8 por ciento del consumo de los hogares se destina a la calefacción y a la refrigeración, mientras que el 16% se usa para TV, audio y video; el 30%, en heladera y freezer; el 32%, en iluminación, y el 14% restante, en otros usos, que incluyen el planchado o la cocina.

Salvador Gil, especialista en energía de la Universidad Nacional de San Martín, afirma que el consumo promedio diario de gas de los argentinos, cuando la temperatura es superior a los 18°, es de 1,6 m3. Cuando el termómetro ronda los 15°, se gastan 3 m3 más en calefacción. Cuando hace menos de 10°, se suman otros 8 m3.

Pero hay otro dato: los especialistas estiman que entre el 25 y el 30% de las necesidades de calefacción, ya sea de gas o eléctrica, se debe a las pérdidas de calor que se originan por las ventanas. Esto significa que, si se quiere bajar el consumo, se deberían revisar los burletes de puertas y ventanas, y, si es posible, reemplazar los cristales simples por vidrios dobles. Otra sugerencia es abrir las cortinas y persianas durante las horas de sol y bajarlas por la noche, para optimizar la calefacción natural.

La llegada de las primeras facturas del invierno hizo que muchos comenzaran a buscar sistemas de leña, pensando que quizá serían más económicos. Lo cierto es que hoy, para tener un hogar encendido con madera para calefaccionar un ambiente de unos 50 m2, se debe pensar, por lo menos, en un gasto de entre 500 y 800 pesos por mes.

Una opción más interesante es la nueva generación de salamandras herméticas, a valores de entre 2000 y 4900 pesos, que ahorran un 40% de leña. "Venimos creciendo en ventas a más del 40% anual", revelaron en una firma que las desarrolla.

¿Cuándo los calefactores hogareños finalmente funcionarán con energía solar? Luis Petit, creador de un sistema de calefón y losa radiante solar, instala estos equipos desde hace diez años y dice que en los últimos tiempos creció la demanda, sobre todo en barrios privados. Claro que hay que realizar una inversión importante: $ 3800 pesos para abastecer de agua caliente a una casa de familia tipo, adaptando el actual calefón de gas por un sistema que se alimenta del sol.

En cambio, adaptar el sistema de losa radiante a esta energía renovable cuesta entre 15.000 y 25.000 pesos. "Se colocan unos 6 colectores o paneles solares en el techo para una vivienda de 120 m2, además de un tanque de 1000 litros. Proveerá de calefacción por unos tres días, a pesar de que esté nublado. Pero como el sistema en mixto, en caso de que no haya sol, automáticamente comenzará a funcionar con gas", agregó Petit.

PEQUEÑAS INVERSIONES

  • Control de consumo: existe un dispositivo que permite controlar en tiempo real el consumo de electricidad de los distintos equipos de una casa y lo gastado al instante, lo que permite al usuario tomar decisiones para ahorrar energía. Se llama Nucleus y lo presentó General Electric en enero pasado. Estará a la venta pronto y costará entre 500 y 800 pesos.
  • Termostato: los termostatos programables cuestan entre 200 y 500 pesos y permiten mantener estable la temperatura de un ambiente más allá de los cambios que se produzcan. Funciona con distintos equipos de calefacción eléctrica.
  • Atención a las ventanas: gran parte del calor se fuga por las ventanas. Para evitarlo se deben reforzar los burletes, cambiar por cristales dobles las ventanas y subir las persianas para que entre el sol.
  • E ncendido de pilotos: el consumo de gas de una estufa, un calefón o un termotanque en piloto es de 0,5 m3 de gas diario por hogar. Se sugiere instalar un sistema de encendido de piloto electrónico, que cuesta unos 80 pesos.
TEMAS DE HOYParo nacionalHugo MoyanoCristina KirchnerLa pelea con los holdoutsEl despido de Carlos Bianchi