Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

El escenario / Grupo A

El fervor cordobés y los buenos antecedentes

Deportiva

La provincia espera con ansias la presentación del seleccionado en el estadio Mario Alberto Kempes, donde el equipo nacional siempre ganó

CÓRDOBA.- A pocos días de haber cumplido 538 años de vida (fue fundada el 6 de julio de 1573 por Jerónimo Luis de Cabrera), con promesas electorales zumbando el oído de cada ciudadano por la elección de gobernador del 7 de agosto próximo, Córdoba recibirá hoy, por séptima vez, a la selección argentina de fútbol. Los jugadores albicelestes seguramente no tendrán tiempo de escuchar el clamor que aquí se expande a toda la provincia por un poco de lluvia, que en esta época es nula. Desde el Suquía, que cruza pobre y cansado la ciudad, hasta cualquier río serrano, el panorama es similar: cursos secos, hambrientos de agua.

El escenario que recibirá al equipo de Batista cambió otra vez de nombre. Ya no es el pomposo "Olímpico Córdoba", como se lo denominó en alguna gestión radical en la década anterior, ni tampoco el que la costumbre de los cordobeses denominó Chateau Carreras. Hoy, el mismo estadio que en las semanas previas al comienzo del Mundial 78 contuvo al seleccionado de Menotti ante una selección local (ganó Argentina 3 a 1), tiene el nombre de Mario Kempes, el "Guaso", nacido en Bel Ville, hoy comentarista de televisión y goleador y hombre fundamental en la conquista de aquel primer título mundial de nuestro país treinta y tres años atrás.

La disposición surgió del gobierno provincial encabezado por Juan Schiaretti, ante una consulta popular realizada por el diario La Voz del Interior. Hoy el estadio Mario Alberto Kempes luce remozado. Cuenta con una platea alta techada ubicada encima de la que era la "platea descubierta" y dos tribunas populares nuevas, más cercanas al campo de juego, lo que facilita la observación de lo que ocurre en el campo de juego. Las tribunas populares reemplazadas tenían un leve empinamiento que hacía casi imposible tener una imagen acabada del espectáculo.

A la Argentina siempre le ha ido bien en esta ciudad. Ha jugado seis amistosos, excluyendo aquel inaugural, en los cuales obtuvo puntaje ideal. Y en algunos de ellos los goleadores aparecieron: tres tantos hizo Gabriel Batistuta en el 5 a 0 a Bosnia, en 1998, y los dos tantos con los que la albiceleste venció 2 a 0 a Ghana, en 2009, pertenecieron a Martín Palermo.

Con la expectativa de ver en acción a algunos de los varios goleadores que tiene Batista para designar, los cordobeses se vienen preparando para verlos ante Costa Rica. No fue fácil para algunos acceder a las entradas: el canje realizado desde el comienzo de la semana anterior fue muy traumático. Hubo personas que tuvieron que ir varios días seguidos a la sede de Instituto para recibir un boleto que se presentaba demasiado esquivo. La mala atención de empleados de Ticketek promovió una conferencia de prensa en la que el vicegobernador, Oscar Campana deslindó responsabilidades y cargó con fuerza contra la empresa en cuestión.

Estadio renovado, mucho interés por el partido, lleno previsto (57.000 espectadores)... Córdoba ya sabe que no tendrá a la Argentina en los cuartos de final por no haber terminado puntero en su grupo, salvo que sea el mejor tercero, pero la posibilidad es única. Por eso sería muy bueno festejar la primera victoria en el torneo..

Por Enrique Vivanco Para LA NACION
REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYLa muerte de China ZorrillaLey de abastecimientoEducaciónTata Martino, DT de la selección