Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Timerman, reacio a recibir presiones para designar embajadores

Jueves 14 de julio de 2011 • 09:20
SEGUIR
LA NACION
0

Por medio de un circular interna de carácter "muy urgente" que el canciller Héctor Timerman envió ayer a los diplomáticos del Palacio San Martín y a las embajadas argentinas de todo el mundo el funcionario advirtió que no aceptará presiones de "falsos influyentes, parientes, amigos políticos y legisladores" para definir los ascensos de los cargos vacantes que la Cancillería se debe elevar al Congreso el próximo mes.

El cable de Timerman emitido a las 12.14 de ayer causó mucha sorpresa y molestia entre los diplomáticos no sólo por su lenguaje atípico sino por el contenido: le pidió al cuerpo diplomático que desista de presionar por los ascensos, deslizó la posibilidad de aplicar sanciones a aquellos que apelen a "supuestos influyentes" y le encomendó a la Junta Calificadora que justifique los nombramientos de los funcionarios ascendidos en razón del "servicio a la Patria".

Según el texto de Timerman que giró por todo el mundo diplomático argentino y que pudo ver LA NACION, menciona en primer lugar una indicación del canciller a Eduardo Villalba, presidente de la Junta Calificadora, que es el cuerpo que define los ascenso a diplomáticos. Allí le indica las características que debe tener todo apellido propuesto para su ascenso: que figure la contribución concreta que los funcionarios hayan hecho a la política exterior en los últimos cinco años y la labor ejercida en la actualidad.

Consultado por LA NACION, Villalba no quiso emitir opinión alguna del tema por considerar que no correspondía.

Pero el inusual cable redactado por Timerman no terminó allí. Inmediatamente le solicita al cuerpo diplomático que "desista de apelar a falsos influyentes, parientes, amigos, compañeros de estudios, políticos, legisladores, familiares, ex cónyuges, superiores y hasta conocidos de conocidos de algún baile juvenil o viajes de egresados". El canciller remarca que no le molesta recibir llamados o correos electrónicos para hacerle llegar una propuesta para promover ascensos. "Todas las comunicaciones son apelaciones a mi sentimiento para justificar un ascenso o sugerencias de actitudes de favoritismo de los superiores hacia otros funcionarios".

En este sentido, Timerman advirtió que podría aplicar sanciones a los diplomáticos en caso de apelar a "supuestos influyentes" para buscar ascensos. Citó de esta manera que este tipo de sanciones en el cuerpo diplomático ocurrió en 1973 con el canciller Juan Carlos Puig.

Por último, el canciller aseguró que "todos los ascensos elevados por la Junta [Calificadora] que no vengan acompañados de la explicación que justifique el ascenso en razón del servicios a la patria serán rechazados".

En el palacio San Martín ayer hubo varias lecturas ante el sopresivo cable de Timerman. Algunos diplomáticos reaccionaron con mucho malestar por entender que se los acusaba de ser lobbistas y de usar a la política para promover ascensos. También hubo diplomáticos que entendieron que era "muy grave" que un canciller amenace con amplicar sanciones y presionar a la Junta Calificadora. Por otra parte, hubo funcionarios que no tomaron a mal el cable de Timerman y entendieron que se trataba de un apoyo velado a la Junta Calificadora.

Como sea, en menos de un mes la Cancillería deberá elevar al Congreso aproximadamente una veintena de ascensos de embajadores y ministros de primera. Allí se verá si los nombres no son objetados por el canciller.

Ayer, el canciller Timerman no respondió a las consultas que por mail y telefónicamente hizo LA NACION.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas