Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Niños en el trabajo; padres en apuros

Por necesidad o por gusto, muchos llevan a sus hijos a sus empleos; un paseo económico, agotador, pero que enriquece la relación

SEGUIR
LA NACION
Viernes 29 de julio de 2011

0

Mariano discutía con su jefe un tema de trabajo mientras Felipe, de cuatro años, se escabullía entre los escritorios y se entretenía cortando pedacitos de cinta scotch con los dientes. De pronto, se entrometió en la charla para hacer su aporte: "¿ Tanga cinta en da dengua ?", preguntó estirándola lo más que pudo.

Escenas como ésta se vivieron en muchas empresas durante las últimas dos semanas. Es que ir a trabajar con los padres se convirtió en un clásico de las vacaciones de invierno. A los adultos les resuelve un paseo económico, aunque tal vez, al final de la jornada "se arrepientan" de haberse embarcado en esa misión. Los chicos, por el contrario, regresan a casa en subte, colectivo o auto, convencidos de que fue el mejor paseo.

De hecho, cada vez son más las empresas que oficialmente incorporan el "Día de ir a trabajar con papá o mamá" a su política de recursos humanos. Es el caso de Metrovías, que desde 2008 tiene el programa "Aventura sobre ruedas" para los hijos de los empleados durante las vacaciones de invierno, o Telefónica y Movistar, que desde hace dos años organizan jornadas especiales para los viernes o actividades para el Día del Niño. Otras como Avón y Lexmark también organizan jornadas especiales para los chicos, entre muchas otras que adoptaron esta modalidad nacida de la cultura norteamericana.

Visitar el lugar en el que trabajan los padres puede ser una experiencia cautivante. Pero no sólo eso, también enriquecedora para la relación padre e hijos, según explicaron psicólogos especializados en familia, consultados por La Nacion.

Que los chicos puedan acompañar al padre o a la madre a su lugar de trabajo es altamente positivo, sobre todo porque amplía la visión de quién es el papá o la mamá fuera del ámbito familiar", explica Eva Rotemberg, directora de la Escuela para Padres ( www.escuelaparapadres.net ).

"Es algo muy positivo para la convivencia. El chico aprende a relacionarse de otra forma con su padre o madre; además, ayuda a formar la imagen mental de adónde va papá o mamá cuando va a trabajar", explica Mónica Cruppi, miembro didacta de la Asociación Psicoanalítica Argentina e investigadora de temas de familia.

"También es importante que el padre y sus jefes tengan en cuenta que ése no va a ser un día de trabajo como cualquier otro. Podrá trabajar a medias, porque si no, si lo deja ocho horas abandonado frente a una computadora, en un ámbito que no es para él o sin prestarle atención, el efecto puede ser inverso", detalla Rotemberg.

Los especialistas explican que ser parte de una jornada laboral permite conocer al padre desde un lugar distinto, en un ámbito en el que interactúa con otras personas, en un rol diferente al que tiene en casa. Sin embargo, se debe cuidar que no sea una jornada muy larga, ni que el chico se sienta dejado de lado, porque se convertiría en una experiencia negativa para el vínculo del padre con el trabajo. También se debe tener en cuenta la seguridad del chico y que no se sienta forzado a permanecer en silencio o sin atender sus necesidades físicas en un mundo adulto.

Marina, de casi 4 años, llegó a la oficina de su madre convencida de que ella también iba para trabajar. Se sentó frente a la computadora y comenzó a teclear. "Estoy escribiendo sobre todo lo que pasó en las vacaciones", advirtió. Mientras su mamá intercalaba llamados e intentaba responder mails. Trabajar fue una misión complicada aquella tarde. Entre las preguntas, pedidos y consultas permanentes de su pequeña, a la madre le quedó poco resto.

Pasó poco hasta que el padre llegó para rescatarlas: a la hija y a la madre. Eso sí, antes hicieron una escala en las máquinas de golosinas.

Pilar, de 5 años, es hija de Gonzalo, que se desempeña en finanzas, en las oficinas centrales de Metrovías. Ayer fue a trabajar con su papá e hizo todo el recorrido por ese universo subterráneo. Fueron al centro de operaciones y pasearon por toda la ciudad bajo tierra. Salieron a la superficie cerca del Luna Park. La pequeña no entendía cómo habían llegado tan lejos y tan rápido.

Para Ramiro, de 6 años, uno de los mejores planes de las vacaciones fue ir al laboratorio en el que trabaja su padre. Le hizo un dibujo y pronto intentó ser parte de ese fascinante mundillo de tubos de ensayo. Así fue que le enseñó a medir el ph de los líquidos. Midió el del agua, de una gaseosa y del café. Volvió feliz a su casa y le contó a la mamá la experiencia, con la emoción de quien descubre su misión en el mundo. Muchos padres, en tanto, celebran que hoy sea el último día de vacaciones.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas