Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

El perfil

Julián Domínguez, un ministro en campaña por el voto rural

Enfoques

Dialoguista y con fama de buen negociador, el titular de Agricultura pasó de ser un cuadro del duhaldismo a liderar la estrategia del Gobierno en su intento por reconciliarse con el campo, un desafío clave para el proyecto K tras la debacle electoral en Santa Fe.

Por   | LA NACION

Hasta hace pocas semanas, el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Julián Domínguez, era definido desde el Gobierno como el gran responsable de un logro para nada menor: desactivar las protestas rurales. Tal vez por eso, pese a ser uno de los últimos peronistas que se alejó de Eduardo Duhalde para sumarse al Frente para la Victoria, fortaleció su relación con la presidenta Cristina Kirchner y luego consiguió encabezar la lista de candidatos a diputados nacionales del oficialismo.

Domínguez estaba cómodo y tal vez ya pensaba en la presidencia de la Cámara baja. Pero las cosas cambiaron y el ministro ahora está en el frente de la batalla electoral. Muchos analistas coinciden en que el voto rural definió el resultado de los comicios de Santa Fe, en los que el candidato oficialista, Agustín Rossi, consiguió apenas el 22,2% de los votos, lejos del ganador, el socialista Antonio Bonfatti, y de Miguel Del Sel. Dos días después de los comicios, Domínguez y el ministro de Economía, Amado Boudou, anunciaron la liberación de 450 mil toneladas de trigo adicionales para la exportación.

Una inquietud gravita en el Gobierno: que el campo bonaerense, como un espejo de lo ocurrido en Santa Fe, se cobre también la deuda de la resolución 125. La provincia de Buenos Aires, ahora más que nunca, será definitoria en las elecciones generales. Así que pesan mucho las responsabilidades que debe cargar Domínguez, como ministro y como candidato.

El funcionario nació en Chacabuco hace casi 48 años. La economía de esta ciudad está ligada al campo. Pero Domínguez no era un experto en la materia cuando se hizo cargo de la cartera, la tarde del 1° de octubre de 2009. Quienes lo conocen dicen que llegó al ministerio por su habilidad para neutralizar conflictos. O, por lo menos, anestesiarlos.

No son pocos los que le reconocen esa habilidad. Incluso desde ámbitos críticos de la política oficial para el sector. El presidente de la Sociedad Rural, Hugo Biolcati, dijo a La Nacion: "Domínguez ha hecho una importante gestión política. Lo hizo con eficiencia: logró cambiar ante la opinión pública la imagen de un campo agredido por la de un campo escuchado".

¿El campo fue escuchado?

-No. Todo sigue igual o peor que antes, con un maquillaje de buena relación.

Días después, en la inauguración de la 125» exposición rural en Palermo, Biolcati reclamó: "Dejen de castigar al campo. Dejen de impulsar la concentración de las grandes empresas exportadoras". Luego, hizo hincapié en que "todos juntos y en las urnas podremos devolverle a la patria los valores que estuvimos olvidando". En el acto estaban, entre otros, Duhalde, Mauricio Macri, Francisco De Narváez y los hermanos Alberto y Adolfo Rodríguez Saá.

Las palabras de Biolcati fueron interpretadas por el Gobierno como una intromisión en la campaña. La Presidenta le pidió a Domínguez que se ocupara del asunto. El ministro, que estaba en China, le respondió a Biolcati con un comunicado: "Mientras él hablaba y mentía, nosotros firmábamos en China ocho convenios históricos para beneficiar al país y a los productores sobre vinos, carnes, semen y embriones bovinos, cebada y cítricos". Y agregó: "Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja que el que Biolcati entienda que al campo le va bien".

El ministro ya no podía evitar la confrontación. El presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), Alberto Frola, había dicho a La Nacion: "Domínguez dialoga, no es como Guillermo Moreno. Dice a todo que sí, pero no cambia nada. Es un militante del Gobierno". Y también el titular de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, había comparado a Domínguez con el secretario de Comercio. Había dicho que con el ministro "se puede dialogar, aunque los problemas continúen", y había acusado a Moreno de ser "cómplice de los supermercados" en detrimento del sector rural. Afirman que Moreno se quejó a la Presidenta. Los cortocircuitos con Moreno: otro frente que debe atender Domínguez.

***

Durante las protestas rurales, Chacabuco fue uno de los distritos más complicados. Por entonces, Domínguez era vicepresidente de la Cámara de Diputados bonaerense, pero ayudó al intendente Rubén Darío Golía en las negociaciones con el campo. Es que Domínguez nunca abandonó su actividad política en Chacabuco. Aquí tiene oficina, a la vuelta de la plaza principal. Hace poco, salió con un grupo de jóvenes a hacer campaña, casa por casa, según contó el jefe comunal a La Nacion.

Después recordó el conflicto con el campo: "Fue muy difícil. Me quisieron prender fuego la casa. Pero Julián es político por excelencia y nunca perdimos el diálogo", dijo Golía.

El intendente es pariente de Domínguez. "Mi abuela es hermana de la mamá de él. Nací un 4 de enero y él estaba en mi casa. Mi papá le regaló una pelota para Reyes. Mi vida está ligada a la de él". Domínguez siempre lo ayudó a resolver problemas en el municipio. Golía era muy joven cuando asumió y su primo segundo ya llevaba varios años en política. Incluso había sido intendente de Chacabuco entre 1995 y 1999.

Desde 2003 hasta que asumió como ministro de Agricultura, Domínguez fue diputado provincial. En su primer mandato, fue vicepresidente del bloque, cuando Juan Garivoto lo presidía. En aquellos primeros años, el duhaldismo manejaba la Cámara baja y le provocó más de un dolor de cabeza a Felipe Solá, que entonces era kirchnerista y gobernaba la provincia. Domínguez y Garivoto eran duhaldistas. "Es mi compañero político y también mi amigo. Es un tipo en el que se puede confiar", sostuvo Garivoto.

¿Cómo fue tomado su alejamiento del duhaldismo?

-El siempre tuvo gran simpatía por Néstor Kirchner. Le gustaba el estilo, eso de ir para adelante. Le gustaba ya desde 2003.

- ¿Pero en 2005 Domínguez participó en la campaña de Chiche Duhalde?

-Bueno... En ese momento no estábamos de acuerdo con la pelea con Kirchner, pero pesó más nuestro compromiso con el PJ y acompañamos a Chiche.

Carlos Ruckauf, ahora candidato a diputado nacional por el Frente Popular liderado por Duhalde, conoció a Domínguez cuando él era ministro del Interior. "Me lo presentó Fernando Maurette, que encabezaba una agrupación en Capital, con gente que ahora está con Mauricio Macri. Me llamó la atención lo joven y capaz que era Julián. Fue mi jefe de campaña y después, mi ministro de Obras Públicas. Fueron años muy difíciles. Tuvimos un huracán y las inundaciones. Hace meses que no lo veo", contó a La Nacion.

En la siempre trabajosa interna del peronismo bonaerense, Domínguez era hombre todo terreno de Ruckauf, que gobernó entre 1999 y 2002, cuando abandonó su cargo para sumarse al gabinete del entonces presidente Duhalde como canciller. Ese año Domínguez también se pasó al gobierno nacional: en 2003 fue vicejefe del Gabinete de Ministros de la Nación y viceministro de Defensa.

Pero su biografía política comienza un poco antes. Cuando el ministro de Agricultura tenía 20 años, llegó a Buenos Aires para estudiar Derecho, carrera que no terminó. Empezó a militar en la universidad. En 1990, fue nombrado director ejecutivo del Instituto Nacional de la Juventud del gobierno de Carlos Menem. En 1993 y 1994 fue jefe del gabinete de asesores de Ruckauf. Un año después, Domínguez regresó a Chacabuco. Buscaba la intendencia municipal, que ganó.

Su imagen empezó a declinar cuando, en los comicios por la renovación de bancas en el Concejo Deliberante de 1997, el PJ perdió en Chacabuco. Seis meses antes de concluir su mandato, pidió licencia. Ruckauf, lanzado por la gobernación bonaerense, lo había puesto al frente de su campaña. Para el cierre, Domínguez organizó una comida multitudinaria en la que se asaron 25 vaquillonas con cuero. Muchos consideraron ese banquete una ostentación desmedida. Horacio Recalde, candidato de la Alianza, ganó los comicios.

Para entonces, ya se había casado con su primera mujer, Claudia Moreno, con quien tuvo cuatro hijos y adoptó un quinto. El joven adoptado tiene, además, tres hermanos biológicos, dos varones y una mujer. "La madre de los chicos murió cuando nació la nena. Julián ayudó con la educación de los hermanos. Uno es aviador; el otro, abogado y trabaja con él", dijo la prima del ministro, Adriana Olivetto, vicedirectora de la Escuela N° 4 de Chacabuco.

La escuela está a seis cuadras de la plaza principal. Allí estudió Domínguez. Su madre, Nélida Olivetto, era la portera. "Julián se puso muy contento cuando me nombraron... Jugábamos acá. Después, cuando empezó la secundaria, él se metió en el grupo juvenil de la parroquia", recordó Adriana.

En la parroquia San Isidro Labrador, el sacerdote Eduardo Ceres dijo a La Nacion que conoce a Domínguez desde hace 20 años. "Es un chico muy sensible. Muchas personas han acudido a él con necesidades extremas, y él las ha ayudado. Es muy generoso y profundamente religioso", aseguró Ceres.

La prima de Domínguez lo confirmó y reveló: "Incluso llegó a tener la idea de hacerse sacerdote". Y luego recordó los fines de semana en la quinta del abuelo Miguel y la abuela Rosa. El ministro de Agricultura siempre habla de esas tardes y pone de ejemplo a su abuelo Miguel, que tenía un horno de ladrillos. Adriana suele hablar con su primo del pasado y del presente. "Todos estamos muy orgulloso de él, del lugar al que llegó, pero siempre pienso lo difícil que debe de ser estar ahí". No lo dijo por el voto rural que Domínguez ahora busca atraer, pero bien lo podría haber hecho.

QUIÉN ES

Nombre y apellido:
Julián Domínguez

Edad : 47
Nacido para negociar:
Nació en Chacabuco, se formó en el PJ porteño, fue intendente de su ciudad y ministro de Obras Públicas de Ruckauf en Buenos Aires. También fue funcionario de Duhalde en 2002 y diputado.
Misión incumplida:
En 2009 asumió como Ministro de Agricultura, con la clara intención oficial de recomponer la relación con el agro; hasta ahora, el balance es dispar.

© LA NACION.

TEMAS DE HOYProyecto de reforma laboralMauricio MacriEl caso Mariano BeneditCristina Kirchner