Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Itapeby, como en un cuento de hadas

Domingo 07 de agosto de 2011
SEGUIR
PARA LA NACION
0

Poppy y Rodolfo Casarino parecen dos personajes salidos de un cuento de hadas de los hermanos Grimm, de esos que reciben en su casita del bosque -del campo en este caso-, con su sapiencia de años y su bonhomía intacta.

La pareja se conoció muy joven, él uruguayo, ella argentina. Ambos nacieron y vivieron toda su vida en un medio rural, tuvieron sus hijos, luego sus nietos y desde hace unos años también sus huéspedes, a quienes tratan como a su propia familia.

A ellos quieren transmitirles la algarabía del sol cuando anochece, cada día distinto, en los tajamares que hicieron con sus propias manos en la casa de campo Itapeby, Gualeguaychú, Entre Ríos, su último hogar.

Resulta increíble pensar que cuando compraron este ex criadero de cerdos de 20 hectáreas en 1993 no había nada, "sólo escombros en una lomada", confiesa la pareja. Imaginen sólo la desidia y el olor que encontraron entonces, para darse cuenta del trabajo maravilloso que lograron, convirtiendo esta tierra ondulada en una chacra modelo con hermosos árboles, un paraíso de patos, gallinas, gansos, guineas, cerdos, ovejas, caballos, posada?

Se siente en el aire que éste fue siempre el sueño de ambos, ser felices en el campo y poder transmitirlo. Tanto así es que Rodolfo enseña a los chicos a pillar los caballos, ensillarlos y montar. "Somos una familia de campo que siempre vivimos del campo, lo que nos ha permitido descubrir el valor de la tierra, el respeto a la naturaleza y el maravillarnos de todo lo que ella nos da. Itapeby es un proyecto de vida que nos hace felices: queremos compartirlo con todas aquellas personas que nos visiten", afirma el hombre.

Ultimamente, los personajes de cuento profundizaron la labor en la producción de pasturas y animales, principalmente ovinos y porcinos, que convierten en jamones crudos -explican su proceso de confección-, chorizos caseros, lechones y corderos. Desde la manteca hasta el queso, todo se hace en Itapeby.

Las comidas se realizan en un quincho muy grande con techo de paja, ambientado como pulpería antigua con implementos que hasta hace poco se usaban en el campo. Aún cuenta con una vieja moledora de granos donde los niños hacen pan rallado para milanesas. Allí se toman los desayunos con pan, mermelada y quesos caseros, jugos; los almuerzos y las cenas.

Cuando los comensales no son tantos (últimamente se especializan en recibir a grupos familiares), Rodolfo hace el asado a la uruguaya, con leña y parrilla inclinada. Ofrece carne de vaca, lechón o cordero, achuras, chorizo y morcilla. La guarnición consiste en ensaladas de Poppy con verduras de la huerta propia que se puede visitar: asoman las hortalizas de estación que resisten como la acelga y las hierbas frescas como el romero.

"Muchas veces, los padres no tienen tiempo de mostrarles a sus hijos una mariposa, el crecimiento de una planta o un nido de hornero, mucho menos explicarles por qué lo hacen", cuenta Poppy, que adora contar historias a sus nietos o a los niños de los huéspedes. Por las mañanas, ella camina con los chicos y sus baldecitos de maíz por el sendero que une los dos tajamares para alimentar las aves.

Las personas se alojan en la posada con cuatro habitaciones, cada una con su baño en suite y deck de madera con hamacas paraguayas y reposeras. Uno de los originales cuartos nuevos es de piedra, con baño con hidromasaje. La capacidad máxima de alojamiento está entre diez y catorce personas.

La paz, el canto de los pájaros, los cuentos, la hermosa tonada uruguaya de Rodolfo y la calidez de Poppy harán que los viajeros se sientan renovados con el contacto con la naturaleza, tan cómodos como en su casa.

DATOS UTILES

Itapeby: Urquiza al oeste, parada 7, Gualeguaychú, Entre Ríos. Tel.: (03446) 433423/15612943. www.itapeby.com

Hospedaje con desayuno: $ 300 por persona; día de campo: 200 por persona; almuerzo o cena, 130 por persona; un té con tortas, 30. Visita educativa: 16; cabalgata: 250 por persona. Sólo con reserva previa.

Cómo llegar: desde la Capital, por Panamericana, ramal Escobar-Campana; se cruza el puente Zárate-Brazo Largo hacia Entre Ríos y tomar la ruta 14 hasta Gualeguaychú. Hay que pasar la Sociedad Rural de esa ciudad (km 59) y el parque industrial, para tomar el acceso del medio que es la calle Urquiza. Por ésta, hasta la parada número 7, donde se dobla a la izquierda, siguiendo los carteles indicadores.

Qué hacer: durante el día, actividades de campo. Hay algunas como el paseo en cuero, que consiste en sentarse sobre un cuero de vaca atado a un caballo y dejarse llevar por el jinete. También se puede salir en lancha y pescar.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas