Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

En cosmética, también menos es más

Cuidado con el botiquín: tanto por los químicos nocivos como por el plástico de los envases, mejor fijarse dos veces qué productos se van a usar. Por suerte, las opciones saludables y sustentables se multiplican

Domingo 14 de agosto de 2011
0

-

Coco Chanel dijo que no entendía cómo una mujer es capaz de salir de su casa sin arreglarse un poco, y el mundo se lo tomó muy en serio. Según el documental Story of Cosmetics, de Annie Leonard, una mujer estadounidense usa doce productos para el cuidado personal por día, y el hombre seis. Dentro de los ingredientes de la pasta de dientes, el jabón y el resto de los habitantes del botiquín del baño hay alrededor de 1000 químicos nocivos a los que el ser humano está expuesto a diario, según el Environmental Working Group, ONG estadounidense que trabaja por la cosmética segura.

En la Argentina, las cremas y los maquillajes están más cerca de ser productos de primera necesidad como la comida que de la ropa y otros artículos que no se consumen a diario. A gran escala, la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica Estética (Isaps) anunció que el país está séptimo en el ranking mundial de operaciones y otros arreglos estéticos. Y según una encuesta realizada por la consultora D’Alessio Irol para L’Oréal, si bien las mujeres representan el 80% de los consumidores de cosméticos, los hombres ya resultan un mercado importante con la aparición y aceptación de cremas antiarrugas exclusivas para el sexo masculino.

Aunque existen organismos que controlan qué productos pueden salir al mercado, como la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat), Leonard explica que sólo el 20% de los químicos que contienen los productos fue aprobado por un panel de seguridad.

Las cremas más tradicionales se realizan tal como fueron lanzadas por primera vez hace 60 años, cuando la experimentación con nuevos químicos creaba la sensación de proveer soluciones milagrosas. A los problemas de salud a corto y largo plazo que pueden causar los cosméticos se le suma el desperdicio que generan las botellas y los potes que los contienen, que rara vez son de aluminio, vidrio o biodegradables. El exceso de plástico, tan utilizado por su escaso costo y buena resistencia, es uno de los principales enemigos del ecosistema: se desecha fácil, tarda al menos 100 años en degradarse, contamina los océanos y causa la muerte de los animales que ingieren sus partículas.

+

Para reducir el uso de los cosméticos tradicionales, la alternativa más fácil sería disminuir la cantidad. El equipo de Planet Green, la página ecologista de Discovery, asegura que con una crema de limpieza, una humectante y un protector solar es suficiente para mantener saludable la cara.

En cuanto a las cremas humectantes, el dermatólogo Marcelo Label explica que las diferencias que existen entre la piel de las manos y la de la cara, por ejemplo, hacen necesario el uso de distintas fórmulas para evitar que se evapore la humedad de cada sector. En este caso, en vez de reducir la cantidad de potes, una posibilidad es reemplazar ciertas marcas por algunas orgánicas, siempre teniendo en cuenta si son importadas, porque en ese caso aumenta la huella de carbono del producto por el envío.

Para que un cosmético sea orgánico tiene que contener al menos un 95% de ingredientes naturales, que deben ser cosechados sin pesticidas tóxicos, lo que hace muy costosa su fabricación y así su precio. Una salida es la propuesta de la medicina natural, que enseña que la enfermedad es un signo de que el cuerpo perdió su equilibrio y trabaja para recuperarlo. El presidente de la Asociación Naturista de Buenos Aires (ANBA) y médico homeópata, Claudio Estève, explica que para obtener beneficios es necesario hacer algunos cambios, especial mente en el estilo de vida, más allá de la utilización de fitocosmética, que utiliza materias primas de origen vegetal como hierbas, flores y algas. "La elaboración de los productos usados en la fitodermatología conlleva una ética ecológica, sin residuos químicos que podrían ser perjudiciales para el medio ambiente y el paciente, ya que no se utilizan cosméticos con colorantes o excipientes demasiado agresivos para la piel", detalla Estève.

Otra posibilidad es volver a los consejos de los que vivían antes de que se inventara la crema para peinar especial para pelo con frizz y usar elementos naturales como solución casera. Para las quemaduras, si es que no fue posible prevenirlas con una pantalla solar, el yogur natural frío descongestiona la zona inflamada y el té de manzanilla disminuye el enrojecimiento y funciona a modo de desinfectante, según explica Label. El tomate, en tanto, sólo sirve para enfriar la zona quemada y es menos higiénico que el agua corriente. A modo de exfoliante se puede usar azúcar con miel, ateniéndose a las consecuencias pegajosas.

Estève agrega la utilización de aceites como el de oliva o el de almendras para tratar el pelo, al que le aportan vitamina A, que estimula la producción de colágeno.

Con respecto a la escena clásica de las películas de las mujeres tomando sol con rodajas de pepino en los ojos, Label explica que lo único que esto hace es tapar las arrugas, no prevenirlas del todo.

Agenda de bolsillo

Evitar exponerse al sol, siempre es mejor prevenir que curar las quemaduras y consecuencias a largo plazo.

Sacarse el maquillaje y limpiarse la cara antes de ir a dormir evita problemas de piel.

Teñirse con henna en vez de tintura tradicional.

No comprar productos sólo porque sus etiquetas indican Natural u Orgánico.

Elegir los productos en las botellas más grandes para disminuir el plástico y preferir vidrio o aluminio cuando sea posible.

Consultar a un especialista para ver que alternativas existen para cada tipo de piel.

Cambiar hábitos como el cigarrillo y las pocas horas de sueño para tener mejor salud, también influye a la piel.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas