Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Laberinto político

Mejor imposible

Política

Por   | LA NACION

Finalmente, hablaron los números. Y con una contundencia inesperada. Seis razones convierten la aplastante victoria que ayer consiguió Cristina Kirchner en un escenario inmejorable para el Gobierno. Analizarlas en detalle (incluso considerar sus límites) es una buena forma de poner un pie en los próximos 70 días, los que separan las primarias de ayer de la batalla definitiva del 23 de octubre.

La "ola antikirchnerista" que pareció asomar detrás de las derrotas del Gobierno en Capital, Santa Fe y (por ausencia) en Córdoba no sólo quedó en la nada, sino que se desmoronó con estruendo. La Presidenta se impuso (cómoda) en los tres distritos. Las preguntas afloran. Automáticas. ¿Dónde fueron los votos de Macri? ¿los de De la Sota? ¿Y los de Del Sel? ¿Dónde quedaron el malestar con el Gobierno y el reclamo de renovación?

El "test del 40 por ciento", la vara con las que la Presidenta afrontó la elección de ayer, fue superado con creces. Ni el más confiado de los kirchneristas osó ilusionarse con la mitad de los votos. La cifra deja a Cristina Kirchner al borde de la reelección sin ballottage y a la oposición inmersa en demasiadas preguntas.

El hecho de que haya votado más del 70 por ciento del electorado suma contundencia. Tanto al triunfo oficialista como a la dispersión opositora.

Si hasta ayer la segunda vuelta era una posibilidad para la que se dibujaban varias opciones aritméticas, también desde ayer, elección mediante, el ballottage se volvió casi una quimera.

El empate técnico entre Ricardo Alfonsín y Eduardo Duhalde dejó a la oposición sin ese armador que, se descontaba, surgiría de las primarias. Nadie salió segundo. Muy lejos de ordenar el tablero, los resultados de ayer confirmaron que la incapacidad de la oposición para ofrecer opciones atractivas está bien en pie. También que el armado de frentes y alianzas a cualquier precio siempre se paga caro.

También la disputa sorda entre Cristina Kirchner y Daniel Scioli se resolvió a pedir de boca de la Casa Rosada. Igual que su jefa, el gobernador arrasó y quedó a un paso de la reelección. Pero obtuvo menos votos que ella. La estrategia de minarle el camino a Scioli con la candidatura de Martín Sabbatella dio resultado.

Los próximos 70 días prometen ser un hervidero. Sobre todo para la oposición que, en tiempo récord, deberá barajar y dar de nuevo. Y sin demasiadas reglas a la vista. Cristina Kirchner, en cambio podría apostar a dejar que los días pasen haciendo campaña desde la gestión. Como hizo hasta ahora.

A la luz de los resultados de ayer, sólo un coletazo de la crisis económica global podría perturbarla..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYConflicto gremialFrancisco y la ArgentinaAmado BoudouLa pelea con los holdouts