Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Opinión

El nuevo aluvión zoológico

Política

Cabecitas, descamisados, perucas, kirchneristas puros, ultra kirchneristas, cristinistas, grasitas, camporistas, excluídos, evitistas, incorregibles. Llámelos como quiera, intégrelos en un conjunto único y descubrirá que no consigue sumar el 50 por ciento de los votos, superar por casi 40 puntos al segundo y alzarse con todos los distritos electorales con la previsible excepción del Ducado de San Luis.

A Cristina la votaron todos.

No hay en la Argentina un sector, ni un partido político, ni un referente ideológico que pueda por sí solo siquiera rozar esos números.

A ese río caudaloso de boletas confluyeron las aguas de otros múltiples arroyos: estudiantes y jubilados, industriales y agricultores, ateos y creyentes, profesionales y empresarios, científicos y comerciantes, y hasta plateístas de River que ya habían pelado el GPS para llegar a la cancha de Deportivo Merlo y que ahora podrán seguir al equipo de sus amores por televisión.

Cuando el aluvión zoológico -la pluralidad de la hora hasta permite un homenaje al ingenio gorila- deviene masa multicolor, difusa en su perímetro pero compacta en su superficie, homogénea en sus objetivos pero siempre beligerante y tentada a discutir a palazos los caminos, ese curioso fenómeno llamado peronismo adquiere su imponente dimensión histórica. Tranquilos: no seré yo quien venga a definirlo.

La mitad de los argentinos confían en ese piloto que sabrá surfear las olas para llevarnos a mares más apacibles

Quizás ni siquiera haga falta. Bastará a los efectos prácticos saber que la mitad de los argentinos confían en ese piloto que, soplen vientos favorables o nos tiren para atrás tsunamis incontrolables, sabrá surfear las olas para llevarnos a mares más apacibles.

Permítanme un paréntesis sentimental para decirles que nada me pareció este domingo más conmovedor y elocuente que el momento en que la Presidenta, desde su atril, lideró el coro y corrigió a los jóvenes que no conocían de memoria y completa la Marcha Peronista.

Me dolió, en cambio, comprobar que, durante tantos meses, tantos y tan poderosos medios hayan abusado de nuestra ingenuidad y nos hayan empaquetado con la idea de que sólo se podía votar a favor o en contra de Cristina. Y me dolió que, una vez instalada la mentira, hicieran crecer artificialmente y arteramente un "clima anti K" que sólo existía en el resbaladizo territorio de sus deseos.

Hay todavía quienes optaron por la más tramposa de todas las coartadas y siguen afirmando que las elecciones las perdió la oposición

Hubo quienes aceptaron la propuesta, como un amigo mío declaradamente anti peronista que acabó eligiendo a Cristina porque estaba en contra de la oposición. Hubo quienes consiguieron discernir que la Oposición era una entelequia mediática y optaron por "el otro progresismo" (gracias, Sarlo). Hay todavía quienes optaron por la más tramposa de todas las coartadas y siguen afirmando que las elecciones las perdió la oposición, cuando sería tanto más simple y honesto reconocer que las ganó Cristina.

¿Lo que viene? Otra pregunta que no sabré responder. Imagino que el peronismo tratará de resolver su eterna tensión entre el populismo y la social-democracia. Que tal vez no lo consiga. Que seguirá gobernando por lo menos cuatro años más..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYColoquio de IDEAReforma del Código Procesal PenalElecciones 2015Elecciones en Brasil