Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Trabajo convocó a los trabajadores de la Richmond

Un grupo de empleados se manifiesta en el local que ayer cerró sus puertas; confirmaron a LA NACION que mañana recibirán el telegrama de despido; esta noche, duermen ahí

Miércoles 17 de agosto de 2011 • 00:03
0

Los ex empleados de la emblemática cafetería Richmond, ubicada en Florida 468, que anteayer cerró sus puertas , tomaron el local y se mantienen en asamblea permanente en protesta por la drástica medida. Con el acompañamiento del Sindicato de Gastronómicos esperan alguna respuesta del Ministerio de Trabajo y de los propietarios del lugar. Anoche, la cartera laboral informó que hoy recibirá a los trabajadores.

Hasta el sábado la actividad en el café se desarrolló normalmente. Pero anteayer cuando los empleados quisieron ingresar el lugar estaba cerrado y ayer, al tratar de retirar sus pertenencias, la sorpresa fue doble. "Vinimos a sacar las pertenencias de los muchachos y se encontraron con los casilleros violentados. Los cofres tenían ropa, plata, documentación y eso no ya no existe más", denunció Sergio Parla, miembro de la comisión directiva del sindicato, seccional Capital Federal.

Pocas horas después de la toma un vocero de la nueva empresa, que no se conoce su nombre, se comunicó con los ex trabajadores del café para comunicarle que la venta se había hecho efectiva. "Nos dijo que se lo van a alquilar a Nike", contó a LA NACION Alejandro Maciel, mozo de la Richmond.

Los empleados protestan en la puerta de la Richmond
Los empleados protestan en la puerta de la Richmond. Foto: LA NACION / Sebastián Rodeiro

"Se comprometieron a depositarnos el sueldo de este mes, por adelantado. Mañana recibiríamos el telegrama de despido aunque la indemnización todavía la estamos negociando. Nosotros no tenemos apuro, vamos a quedarnos a dormir acá adentro hasta que intervenga el Ministerio de Trabajo", adelantó.

A la espera. Según informó la agencia estatal Télam, esa cartera convocó para hoy a los trabajadores y a la conducción del gremio gastronómico en procura de una salida al grave conflicto.

La audiencia se realizará desde las 12.30 en la dependencia ministerial de Callao al 100 y será monitoreada por la funcionaria laboral Mercedes Gadea, informó la cartera laboral esta noche.

Sin embargo, los trabajadores aún continúan dentro del local.

"Despojo". La Legislatura porteña había declarado sitio de interés histórico a la confitería Richmond , luego de que se conociera la posibilidad del cierre . Hoy el histórico café, fundado en 1917, tiene los vidrios pintados de blanco que impiden ver hacia el interior. Desaparecieron las sillas y mesas; sólo queda una montaña de basura amontonada en la puerta. La cocina aún tiene el mobiliario de metal, pero hay botellas desparramadas por el piso, restos de comida y mucha suciedad.

"Nos despojaron de todo", exclamó Luis Alberto Angel, un mozo del café con 40 años de antigüedad. "Nadie se hizo cargo de esto, ocultaron todo con mucho hermetismo. Son 40 años de servirles a los gallegos para que nos paguen con esto", se quejó.

Con bombos los empleados protestaron en la puerta de la confitería. Foto: LA NACION / Aníbal Greco
Los empleados de la Richmond tomaron el local por el cierre del café. Foto: LA NACION / Sebastián Rodeiro
Las pintadas en los vidrios de la Richmond. Foto: LA NACION / Sebastián Rodeiro
Los casilleros de los empleados fueron violentados. Foto: LA NACION / Aníbal Greco
Los empleados toman el local. Foto: LA NACION / Aníbal Greco
El emblemático salón está vacío. Foto: LA NACION / Sebastián Rodeiro
Los empleados de la Richmond tomaron el local por el cierre del café. Foto: LA NACION / Sebastián Rodeiro
Así quedó la cocina del café. Foto: LA NACION / Aníbal Greco
En el salón apenas quedan las estanterías y los exhibidores. Foto: LA NACION / Sebastián Rodeiro
Los empleados de la Richmond tomaron el local por el cierre del café. Foto: LA NACION / Sebastián Rodeiro
Los empleados de la Richmond tomaron el local por el cierre del café. Foto: LA NACION / Sebastián Rodeiro
Los empleados de la Richmond tomaron el local por el cierre del café. Foto: LA NACION / Sebastián Rodeiro
Soledad en el salón del histórico café. Foto: LA NACION / Sebastián Rodeiro
Mucha basura quedó acumulada en el salón; sólo queda eso. Foto: LA NACION / Sebastián Rodeiro
Uno de los exmpleados del café anuncia el comienzo de la asamblea. Foto: LA NACION / Sebastián Rodeiro
El emblemático salón está vacío. Foto: LA NACION / Sebastián Rodeiro
Los empleados de la Richmond tomaron el local por el cierre del café. Foto: LA NACION / Sebastián Rodeiro
El emblemático salón está vacío. Foto: LA NACION / Sebastián Rodeiro
La bandera argentina flamea sobre el techo de la confitería. Foto: LA NACION / Sebastián Rodeiro

Con el cierre de anteayer son once los empleados que se quedaron sin trabajo. A ellos se les suman otros 20 que fueron despedidos en junio y otros tanto a lo largo de varios meses. Ninguno de ellos recibió indemnización que, en algunos casos, alcanza los 200 mil pesos. Según el gremio, el monto total supera el millón de pesos.

"Estamos en asamblea permanente hasta encontrar una solución. No hay notificación de despido y encontramos un vaciamiento de las instalaciones. No hay telegrama de despido, nada. Son empresarios sin escrúpulos", amplió Parla.

La confitería posee dos pisos y una superficie de 1500 metros cuadrados y el edificio fue diseñado por el arquitecto belga Julio Dormal, quien estuvo a cargo de la última etapa de la construcción del Teatro Colón. Los propietarios del tradicional bar vendieron el local. El monto total de la transacción sería de nueve millones de pesos.

Así quedaron los casilleros de los empleados
Así quedaron los casilleros de los empleados. Foto: LA NACION / Aníbal Greco
Denuncias.

Con bombos, cornetas y cualquier elemento óptimo para hacer ruido, los ex empleados de la Richmond alteraron la calle Florida para hacer sentir su justo reclamo. Además de la pérdida del puesto de trabajo denunciaron, con nombre y apellido, a quienes los sometieron a "trabajo esclavo", como ellos lo llamaron. "Terminamos el sábado trabajado con sólo un café en la panza. Por amor a la empresa no descuidamos a los clientes y así nos pagaron", contó Valentín Angel, con 38 años de trabajo en la confitería. "Manuel González [el gerente] y Tomás Gil [apoderado] hicieron sus negocios. Desde diciembre del año pasado andaban nerviosos, con papeles de acá para allá. Esto se veía venir", admitió Angel.

Según dicen el maltrato fue creciendo a medida que se reducía la planta de personal. "No teníamos tiempo de ir al baño; hacíamos pis adentro de una botella o donde pudiéramos. Tampoco podíamos sentarnos a comer", reveló Daniel Navarro, que hace 16 años trabaja en el lugar. "Había explotación porque no tomaban más empleados. Nos decían: 'Primero el cliente, después las necesidades".

Una semana después que se denunciara el peligro de que el café cerrara sus puertas, y tras un salvataje que intentó la Legislatura porteña, hoy el clima en la Richmond es de tensión. Discusiones, palabras cruzadas, asamblea y pintadas en el frente del local. Así amenazan con resistir los ex empleados hasta encontrar una solución.

El descargo de Nike. Ante la evidencia de los hechos Nike, la empresa señalada como la que alquilaría el local donde hasta el lunes funcionaba la confitería Richmond, explicó la situación desde su punto de vista. Los puntos más salientes del comunicado son los siguientes:

Los locales de la empresa son operados en todos los casos a través de terceros. La empresa no realiza operaciones ni de compra, ni de venta ni de alquiler de locales, operaciones que son realizadas por terceros.

Nike Argentina SRL evaluó la propuesta de abrir un local donde hasta el lunes funcionaba la Confitería Richmond, comprometiéndose a preservar la fachada y a no realizar cambios estructurales en el edificio.

La empresa aguarda definiciones acerca del uso del inmueble debido a que la Legislatura porteña aprobó un proyecto de ley declarando a la Richmond sitio histórico.

Nike Argentina SRL no posee responsabilidad alguna sobre la situación laboral de los empleados del establecimiento ni del cierre de la Confitería Richmond.

La firma está dispuesta a acatar lo que establezca la ley y si la autoridad de aplicación determina que no se pueden realizar cambios en el uso del inmueble, se retirará del proyecto.

Para verVideos recomendados
La Última Ola - Trailer

La Última Ola - Trailer

Amor por Sorpresa - Trailer

Amor por Sorpresa - Trailer

video de presentación del billete de 500 pesos

video de presentación del billete de 500 pesos

Billete 500 pesos, medidas de seguridad

Billete 500 pesos, medidas de seguridad

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas