Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Una madre lucha por la "muerte digna" para su hija

A partir de su caso avanzan proyectos para evitar prolongar artificialmente la vida de pacientes

Jueves 18 de agosto de 2011
0

Desde hace dos años y tres meses, en la vida de Selva se abrió un paréntesis. Tuvo una complicación en el parto: Camila, su hija, se quedó sin oxígeno y tuvo un paro cardiorrespiratorio. Los médicos lograron reanimarla, pero las secuelas fueron importantes. Desde entonces vive conectada a todo tipo de máquinas. No puede hablar ni escuchar. No se comunica. Si la desconectaran no tendría posibilidades de subsistir por sus propios medios. El pedido desesperado de esta madre, que reclama que no se prolongue artificialmente la vida de su hija, reabrió el debate sobre la muerte digna.

En el Congreso de la Nación y también en la Legislatura porteña existen distintos proyectos para legislar sobre un tema que, hasta ahora, sólo ha sido materia de comités de bioética de hospitales, sanatorios y sociedades académicas.

El pedido de Selva Herbón fue analizado por tres comités de este tipo, convocados por las autoridades del Centro Gallego, donde está internada Camila. Concluyeron que no era digno para la niña seguir viviendo en esas condiciones. Sin embargo, hoy, y de acuerdo con la ley vigente, desconectar a una persona que puede seguir viva sólo gracias a asistencia externa se consideraría un homicidio.

Selva envió cartas a varios legisladores pidiendo ayuda. Uno de ellos fue el diputado Miguel Bonasso (Diálogo por Buenos Aires), que hace un mes presentó el proyecto de "Protección de la dignidad de los enfermos en situación terminal o de agonía". Según el texto de su iniciativa, se plantea la necesidad de que los médicos estén habilitados a "ayudar" a bien morir a una persona que tenga una patología incurable y progresiva, carente de cualquier posibilidad de mejora o de sobrevida sin asistencia externa.

También el senador Samuel Cabanchik (Proyecto Buenos Aires Federal) presentó un proyecto en abril, que ya fue girado a las comisiones de Salud y de Legislación General. Este proyecto habla de "proteger la dignidad de la persona en el proceso de su muerte". Uno de sus artículos reza: "Asegurar la autonomía del paciente y el respeto a su voluntad en el proceso de la muerte, incluyendo la manifestada de forma anticipada mediante el testamento vital". Se refiere a la creación de un registro en el que todas las personas puedan expresar anticipadamente qué tratamiento desean recibir en caso de atravesar una situación como ésta.

"Esto no es una ley de eutanasia, que es la muerte por piedad. En la eutanasia, un tercero decide por la persona que ya no vale la pena que siga viva. En cambio, en la muerte digna es el propio interesado el que decide no prolongar su proceso de muerte", explica el diputado Juan Carlos Vega (Coalición Cívica), jefe de la Comisión de Legislación Penal, que anteayer presentó un proyecto de muerte digna en la Cámara baja.

"En muchos países europeos está legislado el tema. Hoy existe un encarnizamiento terapéutico hacia las personas, físico, químico o biomecánico", dice Vega. Su proyecto también prevé un registro de voluntad anticipada y avanza en una definición jurídica de la situación agónica y terminal. Además, abre la interpretación a la posibilidad del suicidio asistido.

CLAVES

Eutanasia: es la muerte por piedad. Está prohibida por la ley. Es cuando una persona decide que las condiciones de vida de la otra, un paciente con enfermedad terminal, no son dignas.

Muerte digna: la persona (o los tutores que establezca la ley) deciden preservar la dignidad durante el proceso de la muerte y no prolongar artificialmente la vida en forma química, física o biomecánica.

Suicidio asistido: el proyecto del diputado Juan Carlos Vega (Coalición Cívica) abre la puerta al suicidio asistido; esto es que la persona que padece una enfermedad degenerativa pueda solicitar que en un determinado momento del proceso de la dolencia, cuando ya no pueda expresarlo por sus propios medios, le suministren una droga para poner fin a su vida.

Situación agónica: fase gradual que precede a la muerte y que se manifiesta por un deterioro físico grave, debilidad extrema y pronóstico vital terminal. Los comités de bioética hablan de situación irreversible cuando el paciente ha pasado más de un año en esa situación sin ninguna mejoría.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas