Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Desarrollo rural / Ejemplos de la experiencia internacional

La educación a distancia es un buen recurso para el agro

Campo

Una de las herramientas para evitar que los jóvenes emigren de sus lugares de origen es el uso de esta moderna oferta de capacitación

Por   | director del ISEA-Sociedad Rural Argentina

Actualmente, los competitivos mercados mundiales exigen que se adopten enfoques más flexibles y comerciales para la capacitación técnica y la transferencia de tecnología productiva. Por otra parte, en muchas oportunidades, la educación significa una enorme inversión para las familias, así como el desarraigo de los jóvenes de sus pueblos cuando las ofertas educativas se encuentran lejos de sus lugares de origen o cuando no hay oportunidades que impulsen su retorno.

Este es un tema clave en el desarrollo de un país, en especial cuando hablamos de hechos generalizados. Para analizar un caso claro, basta recorrer la cuenca del Salado, que cuenta con una densidad poblacional de sólo 6,42 habitantes por kilómetro cuadrado y ha decrecido en los últimos años en partidos como General Lamadrid, Pila, General Guido y General Conesa. Además, en esa área completó estudios primarios nada más que el 48% de los habitantes y el 10% terminó estudios secundarios. Por eso, la educación a distancia puede cumplir una función fundamental en nuestro país y en el sector agropecuario en particular.

Uno de los ejemplos mundiales más exitosos de esta modalidad educativa es la de Australia, que comenzó con esta experiencia a principios del siglo XIX, y que resulta comparable con la Argentina, por su extensión geográfica y por el papel del sector agropecuario.

Lo que caracteriza a la educación a distancia en Australia es el uso del modo dual y de un programa de estudios similar para alumnos que estudian dentro y fuera del recinto universitario. Esto promueve la flexibilidad de combinar cursos en diversas modalidades, presenciales o a distancia, de acuerdo con las posibilidades de cada uno, atendiendo al desarrollo no urbano de ese país.

En 2010, más de 150.000 estudiantes (el 14% de los estudiantes universitarios de Australia según el Australian Bureau of Statistics) se inscribieron en programas de educación a distancia, mientras que un número importante se inscribió simultáneamente en cursos dictados dentro y fuera del campus.

A través de la educación a distancia, Australia apunta a mejorar el acceso y los resultados de los grupos poblacionales que se encuentran en desventaja o que son menos privilegiados por estar alejados de los centros urbanos más importantes.

En la Argentina, si bien la experiencia de educación a distancia es más joven, existe también un importante camino desarrollado en este método y, tal como en Australia, ha sido también en la Argentina el motor rural de nuestro país el que siempre se ha preocupado de extender la educación más allá de sus límites urbanos.

En particular, la Sociedad Rural Argentina (SRA) ha sido una de las pioneras en ocuparse de esta temática; ha participado de los primeros congresos y estudios que se desarrollaron en el país sobre capacitación a distancia, y ha trabajado a la par con el INTA y otras instituciones.

De hecho, en los últimos cinco años, la SRA viene trabajando activamente a través del departamento de educación a distancia del Instituto Superior de Estudios Agropecuarios (ISEA), que nació en 2006 como respuesta a una necesidad cada vez más clara del sector rural. Su misión es la formación en materia agroindustrial de profesionales, empresarios y personal en general, relacionado con la cadena agroindustrial.

La SRA busca con este método que los mejores docentes y profesionales sean también accesibles a las diversas zonas del interior del país y de América latina.

Al día de hoy, la oferta incluye cursos intensivos y una carrera que se realizan totalmente a distancia. La duración de cada curso es de dos meses, y la carrera dura doce meses en total.

La Sociedad Rural Argentina está convencida de que a través de este método se puede consolidar una nueva alternativa de capacitación para perfeccionar cada vez más nuestra vocación por el trabajo agropecuario, con la certeza de que cultivar el suelo es servir a la patria..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYCambios en el Banco CentralRicardo LorenzettiLa reforma del Código CivilElecciones en Brasil