Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

1951-2011: Las lecciones de la historia

LA NACION
SEGUIR
Carlos Pagni
Sábado 20 de agosto de 2011
0

El duhaldismo viene denunciando que el resultado de las primarias no se explica sin un fraude. Exhibe episodios persuasivos, como la mesa santiagueña en la que el kirchnerismo obtuvo el 100% de los votos. El sistema electoral es antediluviano y el Gobierno tiene tendencia a la manipulación. Es cierto.

Pero las denuncias de fraude insinúan otro problema: pueden ser una excusa para que la oposición se sienta relevada de indagar en las razones del consenso que rodea a Cristina Kirchner, y en las de su propia derrota.

La historia ayuda a pensar. En 1951, Juan Perón, que venía de cerrar La Prensa y de militarizar a los ferroviarios, se reeligió por el 62,5% de los votos. El respaldo le sirvió para terminar con el poco pluralismo que quedaba en la Argentina.

A la oposición, por su lado, le fue imposible reconocer que aquel triunfo era legítimo. Lo vio como el resultado de una manipulación. La política se transformó, en adelante, en un costosísimo diálogo de sordos. Es el peligro con que amenaza el desequilibrio de poder.

Para verVideos recomendados
Resumen marcha de los gremios

Resumen marcha de los gremios

La realidad virtual, en primera persona, por Guillermo Tomoyose

La realidad virtual, en primera persona, por Guillermo Tomoyose

Programa completo LA NACION pm - 29/04/16

Programa completo LA NACION pm - 29/04/16

Una idea en 1 minuto: Valeria Bosio

Una idea en 1 minuto: Valeria Bosio

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas