Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

¿Qué ministros de Cristina dirán adiós en diciembre?

Política

Boudou, Aníbal Fernández y Domínguez conforman la tríada de cambios "forzados" por las elecciones

Por   | LA NACION

Aunque la atención política está hoy concentrada en las elecciones presidenciales del 23 de octubre, el tema ya se discute por lo bajo en los pasillos del poder. El 10 de diciembre próximo cuatro ministros del gabinete de Cristina Kirchner dejarán sus cargos para ocupar bancas en el Congreso. La Presidenta promete hacer durar el misterio sobre quiénes serán los reemplazantes hasta el último minuto.

La vacante que primero salta a la vista es la que Amado Boudou dejará en el Ministerio de Economía. Si en octubre se repiten los resultados de las primarias, el jefe del Palacio de Hacienda se convertirá en vicepresidente y cambiará sus oficinas frente a la Casa Rosada por las de la presidencia del Senado.

También su segundo, Roberto Feletti, cambiará de trabajo en diciembre. El actual viceministro de Economía encabeza la lista de candidatos a diputados nacionales por la ciudad del Frente para la Victoria y ya anticipó que, de resultar electo, ocupará su banca.

 
 

Entre los nombres que suenan para reemplazar a Boudou sobresale el del actual titular de la Anses, Diego Bossio, uno de los funcionarios "mimados" de Cristina Kirchner y a cargo de la millonaria caja de las jubilaciones y pensiones que el Gobierno usó en los últimos tres años para financiar iniciativas como la Asignación Universal por Hijo y el Fútbol para Todos.

También Julián Domínguez cambiará su sillón de ministro por una banca en la Cámara de Diputados. En la Casa Rosada no son pocos los que pronostican que reemplazará al jujeño Eduardo Fellner, que competirá por la gobernación de su provincia, en la presidencia del cuerpo. Otra incógnita es quién ocupará el lugar de Agustín Rossi al frente del bloque kirchnerista.

Decano

Aníbal Fernández dejará la jefatura de Gabinete para ocupar una banca en el Senado después de casi 10 años de servicio ininterrumpido en el gabinete nacional, un récord que no registra antecedentes. Asumió como secretario de la Presidencia de Eduardo Duhalde en enero de 2002 y luego fue su ministro de Producción. El 25 de mayo de 2003 Néstor Kirchner lo designó su ministro del Interior, cargo que ejerció hasta 2007, cuando Cristina Kirchner lo designó al frente del Ministerio de Justicia. En junio de 2009, después de la derrota oficialista en las legislativas, pasó a la jefatura de Gabinete.

Como posibles reemplazantes aparecen el ministro del Interior, Florencio Randazzo, el secretario de Medios, Juan Manuel Abal Medina, y Rossi. Si el elegido fuera Randazzo, la Presidenta debería pensar en un nuevo jefe de la cartera política. Las chances de Abal Medina, en tanto, se multiplicaron después de que quedara en el camino en la pelea por la vicepresidencia. El ascenso de Rossi marcaría una evidente reconciliación con la Casa Rosada después de la rotunda derrota del diputado en las elecciones a gobernador en Santa Fe.

 
Boudou y Fernández juntos en la jura del ministro de Economía en julio de 2009. Foto: Archivo 
 

También el Ministerio de Salud podría quedar vacante. Juan Manzur, que desembarcó en la cartera después de la ruidosa salida de Graciela Ocaña, fue reelecto vicegobernador de Tucumán. Aunque no se descarta que deje su lugar en el gabinete para dedicarse exclusivamente a su trabajo en la provincia, ayer, José Alperovich, el gobernador reelecto, evitó pronunciarse sobre el futuro de su segundo, lo que permite suponer que seguirá en uso de licencia en la provincia para retener el cargo en Salud.

Carlos Tomada es otro de los ministros decanos del kirchnerismo que podría dejar su puesto después del 10 de diciembre. Su futuro está sin embargo atado al de Hugo Moyano, que pese a la presión de la CGT, reiteró en los últimos días que seguirá al frente de la central hasta julio del año próximo, cuando vence su mandato.

Otro que dejó trascender sus ganas de tomarse un descanso es Julio De Vido. Además de su sucesión se especula con la posibilidad de que el Ministerio de Planificación se disuelva y quede dividido entre Industria y un nuevo Ministerio de Energía.

Como cada vez que asoma un cambio en el Gabinete, el nombre de Guillermo Moreno se recorta en el horizonte. El polémico secretario de Comercio Interior, responsable de la intervención del Indec y de la manipulación de las estadísticas oficiales, podría dejar el cargo que ocupa desde 2006.

Hay siete ministerios en los que no habría cambios: la Cancillería seguirá a cargo de Héctor Timerman y permanecerán en sus cargos Nilda Garré (Seguridad), Debora Giorgi (Industria), Alberto Sileoni (Educación) y Enrique Meyer (Turismo). Tampoco se esperan movimientos en Desarrollo Social, a cargo de Alicia Kirchner, en Defensa, donde manda Arturo Puricelli, ni en Ciencia y Tecnología, que encabeza Lino Barañao.

¿Cambio o continuidad?

Aunque los nombres de los reemplazantes son un misterio, los cambios de gabinete que forzará la elección de octubre serán más indicadores de continuidad que de cambio. "Ningún cambio de nombre va a significar un cambio de rumbo. Se va a mantener la estructura de un gobierno con mucha capacidad de decisión y voluntad política centralizada en la figura de la Presidenta. Creo que va a seguir a en la misma línea", dijo a LA NACION Ricardo Rouvier, uno de los encuestadores que suele trabajar para la Casa Rosada.

Doris Capurro, otra de las analistas a la que el Gobierno le pide mediciones, planteó un matiz. "Lo que tenemos observado es que, además de haber ratificado un apoyo contundente a Cristina Kirchner, de las primarias también surgió una expectativa de cambio", apuntó. "Aunque normalmente el cambio se le demanda a la oposición, en este caso, la aspiración con el voto al gobierno es una continuidad con cambio", añadió en diálogo con LA NACION.

Es sobre esa base que Capurro evalúa los cambios en el elenco de ministros. "Hasta este cambio de figuras, que es forzado, va a permitir cierta innovación", analizó. Sin embargo, coincidió con Rouvier en que "dado el liderazgo claramente reconocido" a Cristina Kirchner el desembarco de los nuevos ministros no implicará "ninguna forma" de cambio de rumbo..

TEMAS DE HOYAmado BoudouEl cepo cambiarioMariano BeneditElecciones 2015La relación EE.UU. - Cuba