Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Antihéroe: Piri Weepu, la estrella imposible

En un mundial dominado por jugadores de físicos imponentes, el medio-scrum de los All Blacks, retacón y con sobrepeso, se convirtió en una de las grandes figuras y lidera la esperanza de un país que sólo piensa en el título

SEGUIR
LA NACION
Lunes 17 de octubre de 2011
0

AUCKLAND, Nueva Zelanda.- Se lo puede reconocer fácilmente en este certamen dominado por físicos imponentes y arrolladores. Él es el que dirige a los grandotes. Lo hace antes de los partidos en el ritual del Haka, pero también en cancha. Es un artista. Un tribunero. Gordito y retacón. Se trata de Piri Awahou Tihou Weepu; Piri para todos los que lo aplaudieron de pie ayer en el Eden Park. A los 28 años, con su 1,78m de altura y 96 kilos, el medio-scrum de los All Blacks, de origen maorí, se ganó el corazón de los neozelandeses y es una de las figuras en un Mundial donde las estrellas escasean. Y eso que pocos días antes del torneo había que presentarlo como el suplente de Jimmy Cowan...

Este país vive al borde de la crisis de nervios. Hay una sensación general de que este año, este Mundial, no se les puede escapar, pero los contratiempos se van sumando y eso genera dudas. Primero fueron las bajas de Dan Carter, pateador y estratego, y Mils Muliaina. A eso se suma que Richie McCaw está complicado por una lesión que arrastra en el pie derecho y Sonny Bill Williams no termina de explotar; es ahí donde aparece él. Cuando todos pierden la calma, entra en acción. Absorbe toda la presión y antes de que las dudas se transformen en miedo, Weepu las disipa. La gente puso la responsabilidad en él. Le piden que los guíe hacia la gloria. Así lo ha demostrado en su carrera -a veces criticado; casi siempre con un buen rendimiento- y así espera certificarlo el domingo, de nuevo, ante Francia en la final del Mundial.

Figura ante los Pumas, autor de 21 puntos (siete penales), ayer, frente a los Wallabies, volvió a ser una pieza fundamental -anotó 12 puntos- en el engranaje del equipo de Graham Henry. Es más: salió de la cancha a los 57 minutos reemplazado por Andy Ellis y su equipo no pudo volver a anotar hasta que entró nuevamente por un cambio temporario a los 69. En cinco minutos volvió a convertir. Con el número 9 en la espalda se siente cómodo. Pero no siempre ha sido así. Los altibajos fueron una constante en su carrera deportiva. En 2007 se quedó fuera del Mundial por decisión del entrenador. Y hace un año aproximadamente Weepu se fracturó la pierna y se dislocó el tobillo en el duelo de Hurricanes ante Taranaki en Wellington. Eso puso en duda su participación en la Copa del Mundo. En su vuelta, tras seis meses de recuperación, fue muy criticado por su exceso de peso y bajas performances. Lejos de preocuparse, siguió adelante y recuperó la titularidad en el Tres Naciones.

Siempre ha tenido que luchar y este Mundial no fue la excepción. Llegó desde el banco. Las lesiones de Carter y Colin Slade hicieron que el head-coach neozelandés moviera el tablero y pusiera a Weepu en cancha. No sólo por su capacidad de liderazgo, sino también por su puntería a los postes. El partido frente a Australia fue el tercero que ingresó como titular, los otros había sido frente a Francia y la Argentina.

Pero para Weepu, jugador de los Hurricanes en el Súper Rugby, no ha sido una semana fácil. Después del triunfo ante los Pumas se enteró de que su abuelo había muerto. El martes último se fue al funeral y confirmó a su regreso que está listo para guiar a Nueva Zelanda. "Fue un escollo que debía superar y estoy agradecido por la oportunidad. Es un gran logro tras las malas noticias de la semana pasada. Estoy seguro de que [mi abuelo] me está mirando y que está muy orgulloso", dijo Piri.

Se lo ve feliz en la cancha y también afuera. Ayer, en el Eden Park, después de que sus compañeros se retiraron de la cancha caminó a los cuatro costados para saludar a la gente, que respondió el gesto con varias ovaciones. Él sonreía en todo momento y se golpeaba el pecho. El domingo, frente a Francia, volverá a ser la gran estrella de la noche en el Haka y su público espera que también lo sea en la cancha. Es que entre los fanáticos y Weepu el idilio es absoluto.

SE REPITE LA FINAL DEL 87, ANTE FRANCIAUna lección a Australia antes de la definición

AUCKLAND (De un enviado especial).- Tenía que ser así. ¿Destino? ¿Déjà vu? La historia se repite. En siete días, como hace 24 años, Nueva Zelanda y Francia lucharán por el título. Los All Blacks vencieron con comodidad a Australia por 20 a 6 y llegaron por tercera vez a la final (la otra fue en 1995, ante Sudáfrica). Cinco minutos tardaron los All Blacks en vulnerar el in-goal rival (try de Nonu); una semana atrás, en ese mismo escenario, tuvieron que batallar 65 minutos para quebrar a los Pumas. En 20 minutos le dieron una lección de rugby a Australia, con intensidad, táctica y destrezas personales. Nueva Zelanda sigue siendo el gran favorito.

Para verVideos recomendados
Entrevista completa a Graciela Camaño

Entrevista completa a Graciela Camaño

La entrevista completa a Vicentico y Sr. Flavio

La entrevista completa a Vicentico y Sr. Flavio

El sonido de Los Fabulosos Cadillacs

El sonido de Los Fabulosos Cadillacs

El argumento de La salvación de Solo y Juan

El argumento de La salvación de Solo y Juan

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas