Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El sentido de una elección con resultado cantado

LA NACION
SEGUIR
Fernando Laborda
Viernes 21 de octubre de 2011
0

Ha llegado a su fin la campaña electoral más aburrida e intrascendente desde la vuelta de la democracia, en 1983. No porque haya pocas cosas en juego, sino porque nadie se pregunta por un resultado que está cantado. La gran pregunta que sobrevuela las urnas es qué hará Cristina Kirchner el día después.

Si nos guiamos por declaraciones del secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino, delfín de Amado Boudou para el Ministerio de Economía, no deberíamos esperar ningún cambio. Al disertar ayer en un acto por el Día del Seguro, Lorenzino dio a entender que, mal que les pese a las calificadoras de riesgo internacional, contra las que despotricó severamente, "no va a cambiar nada". Dejó picando, sin embargo, un deseo: que los fondos de la Anses pudieran volcarse a más actividades productivas y a obras de infraestructura que beneficien al sistema productivo. Así, los jubilados y futuros jubilados seguirían financiando a otros sectores y resignando derechos.

Los candidatos de la oposición no fueron capaces, en todo este tiempo desde las primarias de agosto, de manejar la agenda de la campaña ni de desenmascarar el relato oficial. Incluso, terminaron a veces enredados en sus disputas intestinas. Como cuando Elisa Carrió sacó a relucir la posibilidad de que Hermes Binner terminara apoyando indirectamente una reelección presidencial indefinida.

Oposición

Las fuerzas opositoras perdieron las elecciones antes de salir a la cancha. Con anterioridad a las primarias, no supieron leer el mensaje de una vasta parte de la sociedad que les pedía cohesión detrás de un programa común alternativo. Con posterioridad a la debacle de agosto, trataron de concentrarse en la elección legislativa, con el latiguillo de que no es buena la concentración de poder. Pero sus dirigentes no se preocuparon lo suficiente por transmitir señales de una acción conjunta en el Congreso. La mayor inquietud que dejaron trascender fue su afán por salir segundos, como si eso tuviera alguna importancia frente a una diferencia que podría orillar los 40 puntos respecto de Cristina Kirchner.

La lucha entre los candidatos opositores pareció más dura que la que protagonizaron ellos contra el oficialismo. Sumado esto al antecedente de la ruptura de los acuerdos entre quienes se aliaron y vencieron al kirchnerismo en los comicios de 2009, ¿qué esperanza de alternativa de poder sólida pueden ofrecer?

El desconcierto de la oposición ante el desafío de este domingo recuerda un viejo chiste que relata la situación de unos cazadores blancos que son tomados prisioneros por una tribu africana. Cuando el cacique los acusa de haber invadido su tierra sagrada y les da a elegir entre "la muerte o dunga-dunga", los blancos, que conocían el significado de la palabra muerte pero no el segundo término, optan por "dunga-dunga" y son violados reiteradas veces por cada uno de los guerreros de la tribu. Al día siguiente, ante la misma pregunta del cacique, no dudan y reclaman su muerte. La respuesta del jefe tribal no se hacer esperar: "Entonces, morirán. Pero antes, un poco más de dunga-dunga".

Sería, sin embargo, un error de la ciudadanía distante del oficialismo responder con apatía ante el descalabro opositor. La no concurrencia a votar o el sufragio en blanco sólo acentuarían la ventaja del oficialismo y consolidarían su hegemonía. El kirchnerismo ya se prepara para la mayoría en ambas cámaras del Congreso y para manejar, sumando aliados, 20 o 21 provincias. Pero el deseo íntimo de algunos de sus dirigentes es superar el récord de 37 puntos de diferencia que Juan Domingo Perón le sacó a Ricardo Balbín en las elecciones de 1973, cuando se impuso por 62% a 25%.

Twitter: @flaborda

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas