Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

En el ruido

Notable fuerza poética en el último trabajo de Rakhal Herrero

SEGUIR
PARA LA NACION
Sábado 22 de octubre de 2011
0

Idea: Rakhal Herrero / Dirección: Diego Velázquez y R. Herrero / Con: Sebastián Ezquerra y R. Herrero / Música: Ulises Conti / Espacio e iluminación: Matías Sendón / Escenografía: Ariel Vaccaro / Video: Nele Wohlatz y Lukas Valenta / Colaboración artística: Josefina Gorostiza y Gastón Palermo / Sala: Espacio Callejón / Duración: 60 Minutos. Nuestra opinión: Muy bueno.

Un joven saliendo de la adolescencia y un hombre que pareciera querer recuperarla. Un espacio, algunos elementos, parecerían facilitar el encuentro: el patio de una casa, televisores, una guitarra eléctrica. En ese ámbito se irá construyendo una relación de extrema sensibilidad donde esos dos hombres aportan unos pocos rastros acerca de quienes son o les gustaría ser. Nada de ellos se manifiesta en plenitud. No hay una particularidad que posibilite alguna pista que sirva para reconocer conductas especiales. Sólo asoman impulsos, deseos, temores, contradicciones, mucha necesidad de concretar realizaciones conjuntas.

Tal vez esos hombres resulten las dos partes de un todo, que ha necesitado por un momento disociarse, para finalmente encontrar un germen creativo que estallará sobre el final. Hay un tema musical que se irá definiendo, componiendo, tomando forma de una manera extremadamente natural y delicadamente amorosa.

Individuos que se complementan y fortalecen
Individuos que se complementan y fortalecen.

Algo resulta muy atractivo al cabo de la experiencia: ese campo musical está plagado de sutilezas y los intérpretes logran apropiarse de ellas y engrandecerlas. Cuando el trabajo finaliza, una pregunta quedará flotando en el aire. ¿Es esa primera composición musical (excelente creación de Ulises Conti) la que definió a los dos personajes o fueron ellos quienes la construyeron?

El dúo Herrero/Ezquerra es sumamente creativo a la hora de inventar nuevas instancias de juego. Y si en un comienzo se afirman en escena por sus cualidades individuales, poco a poco ello va desapareciendo para mostrar una destacada completud. Esa guitarra que suena. El cuerpo de Rakhal Herrero sobre el de Sebastián Ezquerra multiplica sensaciones. Un amor impresionante que necesita transmitirse a un joven para que su crecimiento resulte fortalecido y construya un cauce natural, potente y definitorio para su vida. Ellos buscan alimentar un cuerpo único que sintetice más de una idea. Tan pequeña, tan grande, tan rica en su original manera de modelarla. Magnífico estudio sobre la creación de este grupo de artistas que apela a múltiples códigos para dar forma a una propuesta de una fuerza poética notable.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas