Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cobijo para niñas y ancianas desprotegidas

La entidad alberga a 147 chicas y a 145 señoras mayores en su histórico edificio de Recoleta, que sufre el paso del tiempo

Lunes 24 de octubre de 2011
SEGUIR
LA NACION
0

En Recoleta, una cinta advierte precaución a los transeúntes a la altura de Azcuénaga 1654, donde la Sociedad Damas de la Misericordia tiene clausurada su puerta principal por causa de los desprendimientos de mampostería.

Esta institución, que brinda asistencia a 147 chicas en el Hogar de Niñas y a 145 señoras en la Casa de Ancianas, hace 138 años que cobija a estos dos polos desprotegidos de la sociedad: la niñez y la ancianidad. Como la residencia data del año 1884, su restauración y su mantenimiento son muy costosos, lo que pone en riesgo su invalorable labor.

"Este es un edificio grande, alto y antiguo", sintetiza Estela Parker de Holmberg, vicepresidenta de la entidad; señala, preocupada, la humedad en las paredes y las cañerías rotas en el baño de las niñas.

El hogar recibe a niñas con necesidades económicas y sociales; permanecen pupilas de lunes a viernes. La obra alberga en la misma manzana al Colegio Nuestra Señora de la Misericordia, de nivel inicial y primario, fundado en el año 1900, en el que las niñas del hogar reciben educación pero que también está abierto al público.

Los sueldos de los maestros son subvencionados por el gobierno porteño; el resto, como el de la celadora, el maestranza y los cocineros, son sostenidos por la obra. Los padres de las alumnas colaboran pagando una suma representativa de 20 a 50 pesos por mes. "Es para que sus padres se hagan responsables y no sólo depositen a sus hijas aquí", explica María Carmen Torralva, presidenta de la entidad.

La filosofía del hogar es constituir un ambiente sano y de agradable convivencia, donde las niñas puedan llevar una vida de hogar y de familia que las fortalezca y las prepare para afrontar la vida. Allí, además de las cuatro comidas diarias, las chicas reciben cuidados pediátricos y odontológicos, nutricionales, diagnósticos fonoaudiológicos, contención psicológica y, lo más importante, valores para la vida. Al finalizar el horario escolar, practican jockey, cocina y computación.

El principal sostén económico de la obra es de la casa de regalos Flox, inaugurada por la Sociedad Damas de la Misericordia en 1990 para financiar los hogares; se suma el alquiler de habitaciones a estudiantes universitarios en una residencia que está en el mismo edificio. Para mantener la Casa de Ancianas, las jubiladas pagan la mitad de su pensión. "Nuestro sueño es conseguir padrinos para cada cuarto de las niñas y salas, ya sean empresas o particulares", dice Parker.

Para conocer más acerca de la entidad: www.socmisericordia.org.ar . Para colaborar: 4805-6703/ 5478 o comision@socmisericordia.org.ar .

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas