Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

¿Se viene la batalla por la ideología?

SEGUIR
LA NACION
Viernes 28 de octubre de 2011 • 14:46
0

El vendaval, mezcla de análisis y emociones que desató la elección del domingo comienza a aquietarse. De a poco. Tanto kirchneristas como opositores se llamaron a silencio. Cristina Kirchner sólo apareció en público una vez. En el último tramo, la semana quedó envuelta en el recato y la solemnidad que impuso el primer aniversario de la muerte de Néstor Kirchner.

En esa lenta vuelta a la calma (si algo así existe en la escena política nacional), gana espacio un elemento al que conviene prestarle atención, una presencia silenciosa y poco visible, pero decididamente transversal: la de la ideología.

Pocos conceptos más polisémicos que el de ideología. Por eso, para avanzar en el análisis, partiremos de una categorización básica. Existe la ideología doctrina, vinculada a un conjunto de ideas, a una cosmovisión. Existe también la ideología instrumento, que se impone cuando ese ideario se vuelve medio para imponerse al adversario en la lucha política. La ideología puede además ser rótulo, cuando se traduce en consigna. Claro que estas formas de ideología no existen en estado puro, sino sólo como construcciones combinadas.

Con la reconstrucción del sistema político posterior a la crisis de 2001 la ideología, que el menemismo aquí y el neoliberalismo en el mundo habían desterrado del discurso, volvió a poblar la palabra política, cada vez con más energía.

Diez años más tarde, vale preguntarse qué lugar tendrá la ideología en la política de los próximos tiempos, ahora que la continuidad de Cristina Kirchner tiene correlato en una cantidad específica de votos, tanto como lo tienen los proyectos opositores.

¿Qué peso tendrá la ideología en el kirchnerismo en la fase que inaugura la reelección de la Presidenta? El refuerzo de la hegemonía oficialista (y la pulverización de la oposición) configuran un escenario proclive a la ideologización.

Esa tendencia se nota en discusiones que hace meses atraviesan la coyuntura, como la crisis económica global, que ofrece en este punto un buen ejemplo. Frente a ese escenario conflictivo se plantean dos grandes recetas: aumentar el consumo y promover el crecimiento a través de la expansión del gasto (recalentar) o, por el contrario, ajustar y procurar la recuperación del equilibrio fiscal.

En el mundo (de la mano de los indignados), y aquí (kirchnerismo mediante), esa discusión técnica devino en un debate profundamente ideológico: el ajuste y la disciplina fiscal quedaron emparentados con categorías como "imperialismo" y "colonialismo" y las expansivas con el progresismo, el populismo y la izquierda.

"El refuerzo de la hegemonía oficialista (y la pulverización de la oposición) configuran un escenario proclive a la ideologización"
Compartilo

A futuro, y volviendo al escenario post electoral, vale preguntarse qué lugar tendrá la ideología en los conflictos que prometen multiplicarse puertas adentro del kirchnerismo, sobre todo frente a la inexistencia de adversarios en el afuera. Cristina Kirchner deberá hacer equilibrio entre actores con ideologías "en pugna", como el sindicalismo y La Cámpora, y tendrá que tomar decisiones que darán pistas nuevas sobre el rumbo ideológico de sus próximos años en el poder, como los cambios obligados de su Gabinete.

También tendrá que decidir con qué herramientas enfrentar el impacto de la crisis en estas tierras. Los controles que se reforzaron esta semana para frenar la compra de dólares y la legislación destinada a aumentar el circulante sin tomar reservas (vía obligatoriedad de liquidar divisas en el país) buscan enfriar, aunque el verbo esté entre los prohibidos en el diccionario kirchnerista.

Claro que la ideología no sólo rodea al Gobierno. También atraviesa al resto de las fuerzas políticas que, tras la paliza del domingo, deberán encarar la reconstrucción. ¿Qué lugar ocupará la ideología en esos procesos? ¿Será clave en el reordenamiento del PJ no kirchnerista? ¿Determinará los próximos pasos de Hermes Binner? ¿El vínculo con sus socios? ¿Su ubicación respecto del Gobierno? ¿Pesará en la eterna interna de la UCR?

Interrogantes (sólo algunos) de la política que viene.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas