Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Viviendas modernas y funcionales

Suplemento Countries

El racionalismo es el estilo que más adeptos suma;actualmente el 70% de las propiedades que se levantan responde a esta escuela arquitectónica;la construcción del m2 parte de los 800 dólares

Por   | LA NACION

El diseño de las propiedades que se construyen en las urbanizaciones privadas responde no sólo a los gustos y las necesidades de cada cliente, sino también a las tendencias arquitectónicas dominantes. En la actualidad -según los expertos-, uno de los estilos más recurrentes es el racionalista, aunque las casas de líneas clásicas y de estilo francés continúan teniendo una gran cantidad de adeptos.

Poco a poco, las casas de techos a dos aguas donde prevalecen las tejas parecieron ceder el protagonismo ante las líneas rectas y las azoteas. Según los arquitectos, esta tendencia que hasta hace una década sólo alcanzaba el 10% hoy domina la escena. "Siete de cada diez casas que se construyen actualmente responden al estilo moderno, que antes sólo demandaban los jóvenes. Hoy, las propiedades no sólo racionalistas, sino también minimalistas las buscan hasta parejas mayores de 60, algo impensado hasta hace unos años", explicó Alejandro Apa, director de proyectos del estudio arquitectónico Stieglitz.

Para Mauricio Verellen, titular de Verellen Hermanos, una firma familiar con más de cuatro décadas de experiencia en el mercado, aunque no negó que ésa sea la realidad imperante en el mercado afirmó que ellos continúan con su público que en su mayoría es adepto a las líneas más clásicas. "Nuestro estilo predominante es el clásico, casas apaisadas en una sola planta que aun con el paso de los años suelen mantener un valor de reventa significativo fruto de su atemporalidad. Esto no quita que también estemos trabajando en construcciones más contemporáneas como las de arquitectura racionalista o minimalista", sostuvo Verellen.

Para Apa hoy las viviendas no cuentan con estilos puros, sino que más bien suelen convertirse en una fusión de tendencias que buscan adaptarse en primer lugar al entorno en la cual estará enclavada y luego a las necesidades de quienes vivirán ahí. "Hoy la gente intenta potenciar su propiedad buscando la integración del inmueble con el entorno. En cierta forma el espacio en el que estará la vivienda suele definirla", contó Apa.

Y agregó: "La casa clásica y de estilo se encuentra desdibujada por la interrelación con el entorno; la vinculación entre el interior de las propiedades y el exterior cada vez es más usual, y esto se traduce en grandes ventanales que proponen panorámicas libres, características que moldean un nuevo o aggiornado estilo de diseño clásico. Dicho de otra manera, actualmente es muy común encontrar exteriores que responden a esta estética arquitectónica mientras que sus interiores se suelen presentar como espacios con mayor funcionalidad".

Un claro ejemplo de la importancia que tiene el entorno en el proyecto arquitectónico final se pone de manifiesto en el método de trabajo que utiliza el estudio Verellen Hermanos previo a la presentación de cada una de sus propuestas. "Antes de bosquejar una vivienda nuestros profesionales realizan varias visitas previas para intentar visualizar el paisaje, con el fin de que éste juegue un papel fundamental en la vivienda por construir, ya sea a través de grandes ventanales o espacios de transición como un solárium o las galerías", explicó Verellen.

Usos y costumbres

Los profesionales explicaron que los diseños de las nuevas viviendas están en la búsqueda permanente de la funcionalidad. "Hoy el público demanda una casa para ser vivible, fácil de mantener. Básicamente que esté bien ejecutada, para no tener problemas posteriores", explicó Sergio Levinton, director del Estudio Levinton,

Apa profundizó el análisis: "La gente busca que su propiedad sea funcional, práctica y que no tenga metros cuadrados de más. Una de las demandas más usuales del público en los últimos tiempos es que los espacios interiores logren ser flexibles, es decir, una habitación puede cumplir la doble función de ser un área de entretenimientos donde tal vez el cliente pueda instalar allí un home theater o una biblioteca, y a la vez ser utilizada cuando se desee como cuarto de huéspedes".

Para Pablo Verellen, socio de Mauricio, una de las principales preocupaciones del estudio es la optimización de los sectores dentro de una vivienda: "El diseño actual de las propiedades busca mejorar al máximo los espacios, integrar los ambientes promoviendo la comunicación de sectores en los cuales se consiguen espacios mucho más amplios en menor cantidad de m2. Contrariamente a lo que se busca en la actualidad hace algunos años, las preferencias se orientaban a ambientes más divididos, sectorizados o independientes. Un pedido habitual por parte de nuestro público suelen ser las galerías (que nunca son inferiores a los 2,5 o 3 metros de ancho), las cuales cumplen un rol fundamental ya que permiten disfrutar tanto atardeceres soleados como días lluviosos", dijo.

Según los gustos

Para los arquitectos es fundamental tener en claro el uso final que se le dará al inmueble ya que, por ejemplo, no son los mismos espacios que demandará una vivienda de tres dormitorios de residencia permanente que una de fin de semana. "En este caso -explicó Levinton- se pueden eliminar las dependencias de servicio. Otra alternativa puede ser que tanto el estar como la cocina y el comedor diario pueden estar integrados a la recepción. Pero por lo general lo que no puede faltar es el dormitorio principal en suite y otros 2 dormitorios, uno de los cuales eventualmente podría convertirse en un escritorio o playroom."

Más allá de la finalidad que se le otorgue a la casa, la demanda más usual suele ser la propiedad de tres dormitorios y dos baños que cuenta con una superficie promedio que están entre los 150 y 200 metros cuadrados cubiertos.

En el caso de las viviendas de alta gama -desde los 400 hasta 1500 metros cuadrados cubiertos- los requerimientos suelen ser muy distintos. "En los últimos 15 años, y con la evolución de los barrios privados, una de las características que hemos observado fue que la gente cada vez está más pendiente del buen vivir. Aquellos que pueden acceder a una vivienda de alta gama suelen querer tener en su casa todo aquello que necesitan y desean, desde un pequeño spa pasando por un espacio donde montar un ciber (con varias computadoras) para los hijos y sus amigos, una bodega en el subsuelo, una canchita de fútbol hasta dos piletas, una cubierta y otra al aire libre. En síntesis, la búsqueda es darle mayor utilidad a la vivienda y que ésta esté vinculada con el disfrute", comentó Apa.

Cuidar los recursos

El ahorro de la energía y los principios de sustentabilidad se convirtieron en dos puntos que poco a poco preocupan a más gente, y los que buscan edificar su hogar no son la excepción.

Cada arquitecto parece tener sus preferencias a la hora de generar el ahorro de energía. "Una de las características de nuestras construcciones es el gradiente térmico, que se logra con una doble pared de ladrillo hueco (de aproximadamente 30 centímetros de espesor). Por medio de este recurso se baja el consumo de la calefacción reduciendo los gastos fijos. Otra técnica que ayuda a evitar la pérdida de la temperatura del hogar son las aberturas con el doble vidrio hermético (DVH 4+9+4). También en varios proyectos construidos en campos que no contaban con energía eléctrica se utilizaron convertidores de 12 a 220 vatios con energía solar", afirmó Mauricio Verellen.

Apa tiene una óptica distinta sobre el tema de la sustentabilidad. "Aquí en el área residencial, a diferencia de los proyectos de oficinas, tanto el ahorro energético como los criterios sustentables son más una cuestión vinculada con la moda que con un hábito cultural, ya que en nuestro país y gracias al subsidio del Estado, el valor de la energía no es algo caro que aún preocupe a la gente. Pero lo lógico es que esto se modifique dentro de no mucho tiempo, convirtiéndose en una inquietud masiva -dijo Apa-. Hoy el ahorro de energía se pone de manifiesto, más que nada, en todo lo vinculado con los sistemas de aislamiento."

Por su parte, Levinton dice que suele advertir a sus clientes que "todo proyecto que se realice bajo los principios de sustentabilidad encarece el valor final de la obra un 10 por ciento".

Los métodos mixtos, por medio de los cuales se utilizan una estructura de hormigón vibrado premoldeado y un revestimiento interior y exterior de ladrillo hueco, son cada vez más utilizados por muchos arquitectos a la hora de encarar sus proyectos.

"Este sistema permite un techado rápido de la construcción (por ejemplo, 200 m2 se pueden terminar entre 25 y 30 días). Y luego nos permite trabajar con cualquier inclemencia optimizando los tiempos de obra y reduciendo los costos", aclaró Pablo Verellen.

Precios

Aunque el valor del metro cuadrado de construcción varía según los estilos y las terminaciones elegidas, el costo promedio oscila entre 800 y 1400. Para el estudio Verellen Hermanos el m2 de superficie de techo (entre superficie cubierta y semicubierta) ronda entre 800 y 1000 dólares promedio con el sistema llave en mano, mientras que Stieglitz maneja precios más elevados, entre 1300 y 1400 dólares el m2.

"Una de las claves para no encarecer los costos de la obra es pensar bien la casa antes de comenzar con la construcción, ya que cada modificación que se realice una vez iniciado el trabajo obligará un replanteo, con su posterior pérdida de tiempo la cual siempre se reflejará en el presupuesto final", aconsejó Levinton.

En lo que se refiere al valor de los honorarios de los arquitectos, los profesionales consultados coinciden en que ronda el 10% del costo total de la vivienda.

CONTRA LA HUMEDAD

Las mallas de fibra de vidrio de Redefibra que se caracteriza por su alta resistencia y flexibilidad, por su capacidad impermeabilizante y aislante es uno de los nuevos recursos que se utilizan a la hora de edificar una nueva vivienda.

Este material, que resulta inalterable en el tiempo, recientemente se utilizó en la construcción de una vivienda de playa en el barrio residencial de Costa Esmeralda, último balneario del Partido de la Costa. Las mallas de fibra de vidrio son apropiadas para este tipo de obras que se encuentran expuestas a diferentes condiciones climáticas durante todo el año..

TEMAS DE HOYEl caso de Lázaro BáezCristina KirchnerInflación y preciosNarcotráfico