Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Para los economistas, se afianzará el dólar paralelo

Sugieren que el Gobierno convalide un ritmo mayor de devaluación

Domingo 30 de octubre de 2011
SEGUIR
LA NACION
0

La decisión del Gobierno de incrementar los controles cambiarios, en lugar de luchar contra la inflación y de aceptar un mayor ritmo de devaluación, no calmará los nervios de los ahorristas, según economistas consultados por La Nacion.

Una señal contundente para bajar la inflación, junto con una mayor flexibilidad cambiaria, son las medidas sugeridas por los economistas para que el Gobierno salga de la trampa de aplicar más controles sin calmar a los ahorristas que apuestan al dólar.

Roberto Frenkel, Lucas Llach, Eduardo Levy Yeyati y Claudio Loser consideraron, en diálogo con La Nacion, que el Gobierno debería aceptar una aceleración de la devaluación del peso para tranquilizar la actual corrida cambiaria.

En los últimos 12 meses, según el Banco Ciudad, se fugaron US$ 22.000 millones del sistema financiero, por lo que este año terminaría con una salida superior a la del pico de 2008, en pleno pánico mundial.

Pero el anuncio del ministro Amado Boudou, de que la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) restringirá en forma tajante la compra de dólares, también fue cuestionado en el ámbito tributario.

El vicepresidente del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Ciudad de Buenos Aires, Jorge Rodríguez Córdoba, dijo a La Nacion que la medida es "irrazonable porque la AFIP no tiene forma de chequear al instante si una persona tiene los recursos para comprar dólares".

"En lugar de generar tranquilidad, esto va a provocar más incertidumbre", sostuvo el tributarista.

En esa sintonía, los economistas opinaron que el Gobierno reacciona con medidas de control que, en los hechos, podrían derivar en un virtual desdoblamiento del mercado cambiario y en un aumento de la participación del dólar paralelo.

Pero fuentes del Palacio de Hacienda indicaron a La Nacion que "esto no le agregará ninguna complicación a la persona que pueda justificar patrimonialmente la compra de dólares". Por esa razón, negaron cualquier vinculación con restricciones efectuadas en el pasado reciente.

"La intención es simplificar y fortalecer los controles", se indicó.

Los economistas, en cambio, creen que, en lugar de adoptar una estrategia policial, el Gobierno debería planear una solución integral, sobre todo ahora que fue legitimado en forma abrumadora en las urnas.

Lucas Llach señaló que la demanda continuará "porque con este nivel de inflación, el valor del dólar es bajo y los cambios en la política económica para compatibilizar con una devaluación del 8 por ciento son complicados".

La implementación de mayores controles, afirmó, "no solucionará el problema del atraso cambiario" que dispara la ansiedad de los ahorristas y las empresas, señaló. Por el contrario, advirtió, la multiplicación de ojos del fisco sobre los contribuyentes, "generará más deseos de salir" por parte de los depositantes.

Así, aunque todos destacaron la solidez y la liquidez de los bancos, aclararon que habrá que seguir más de cerca la evolución de los depósitos en las próximas semanas.

Llach aportó dos claves: "No alcanza solamente con un acuerdo salarial y tampoco la economía se encuentra en una situación dramática. Por el contrario, con cierta aceleración de la devaluación todo se puede tranquilizar".

En una postura parecida, Eduardo Levy Yeyati, del Cippec, y la Brooking Institution opinó que "si el Gobierno acercara el dólar a 4,50 pesos calmaría la corrida porque ésta se debe la negación de utilizar la flexibilidad cambiaria que existe".

"Si se mantiene este rumbo se generará una sensación única en la región: que la gente piense que el dólar va a subir", sentenció.

Inflación y credibilidad

Levy Yeyati y Roberto Frenkel, del Cedes, afirmaron que la aceleración del ritmo de devaluación no necesariamente se traducirá en una mayor inflación. "Con menor actividad económica, como la que está prevista, la suba de precios será menor, como en 2009", expresó Levy Yeyati.

Al respecto, Frenkel dijo que cualquier plan debe partir de la premisa de que el Gobierno reconozca que hay inflación y que sincere las estadísticas públicas, sospechadas de manipulación desde 2007.

"Sin un índice de precios creíble, acelerar la devaluación no tiene sentido, porque se indexarían los precios de la economía sobre una base de precios artificialmente más alta. Además, ¿cómo van a devaluar si primero no reconocen que subió la inflación", se quejó Frenkel.

El economista opinó que los nervios en el mercado cambiario "parten del autoflagelo del Gobierno".

Desde Washington, el ex director regional del Fondo Monetario Internacional (FMI) Claudio Loser opinó que las medidas "reflejan que la Presidenta va a tener un sesgo más intervencionista en su segundo mandato". La solución, opinó, es "dejar que el tipo de cambio se mueva, hacia arriba y abajo, porque así la gente se calmará y se perderán menos reservas para el Banco Central".

"La gente está votando con la billetera, muy diferente de lo que votó en el cuarto oscuro. Si el Gobierno arreglara sus deudas pendientes y devaluara, se encontraría con una situación de competitividad mucho más favorable para el país", concluyó el director del Centennial Group.

Puntos de vista

"Sin un índice de precios creíble, acelerar la devaluación no tiene sentido porque se indexarían los precios sobre una base alta"

Roberto FrenkelCedes

"Si el Gobierno acercara el dólar a $ 4,50, calmaría la corrida porque ésta se debe a la negación de utilizar la flexibilidad cambiaria que existe"

Eduardo Levy YeyatiCippec

"La gente está votando con la billetera diferente de lo que votó en el cuarto oscuro; hay que dejar que el tipo de cambio se mueva"

Claudio LoserEx director del FMI

"La multiplicación de ojos del fisco sobre los contribuyentes generará más deseos de salir por parte de los depositantes"

Lucas LlachProfesor de la UTDT

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas