Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Se congeló el proyecto sobre aborto

El debate no se reiniciará la semana próxima, como pretenden sus impulsores; el dictamen no alcanzó las firmas

Viernes 04 de noviembre de 2011
SEGUIR
LA NACION
0

Malas noticias para los impulsores de la legalización del aborto: no sólo no prosperó el dictamen en la Cámara de Diputados, sino que tampoco se resucitará el debate legislativo en el corto plazo, como pretenden. Así las cosas, el proyecto de ley quedó congelado, sin pronóstico cierto de que alguna vez vea la luz.

Como anticipó ayer LA NACION, la iniciativa que permite la interrupción voluntaria del embarazo durante las primeras 12 semanas no consiguió la mayoría de avales necesarios y, por lo tanto, no llegó nunca a convertirse en un despacho de comisión.

El martes pasado, luego de cuatro horas de discusión, el presidente de la Comisión de Legislación Penal, Juan Carlos Vega (Coalición Cívica), anunció públicamente lo contrario, lo que desató la algarabía de los fogoneros del proyecto. Pero Vega hizo mal las cuentas: necesitaba ocho firmas para lograr el dictamen porque eran 15 los diputados presentes, no 12, como sostenía. El texto sólo tenía seis firmas, a todas luces, insuficientes.

Recién al día siguiente Vega confesó que no había dictamen, apremiado por las impugnaciones que habían presentado los diputados Omar de Marchi (demócrata de Mendoza), Patricia Bullrich (Coalición Cívica) e Ivana Bianchi (Peronismo Federal). El legislador no se dio por vencido y ayer anunció que convocará para el próximo jueves a un plenario de las tres comisiones que deben abocarse al tema: Familia y Minoridad, Salud y la que él preside. Su objetivo es reanimar el debate.

Pero, una vez más, no tendrá suerte: los presidentes de las otras dos comisiones -Claudia Rucci (Peronismo Federal), de Familia, y Antonio Morante (Frente para la Victoria), de Salud- no aceptarán el convite, anticiparon a LA NACION voceros parlamentarios de primera línea.

"Están locos si creen que vamos a seguir con este tema, máxime después del papelón del martes pasado", confió una encumbrada fuente oficialista. Vale recordar que el kirchnerismo casi en pleno pegó el faltazo a la reunión del martes pasado, señal de que la presidenta Cristina Kirchner no apoya el proyecto.

Conclusión: sin reunión de comisión no hay dictamen. Y sin dictamen no hay debate posterior en el recinto de la Cámara. Ergo, tampoco habrá ley.

Enojo y críticas

Indignados, los impulsores del aborto descargaron su enojo en los dos diputados radicales que, al parecer, avalan la iniciativa pero decidieron no firmar el dictamen. Ellos son Ricardo Gil Lavedra -presidente del bloque radical- y su compañera de bancada Elsa Alvarez, ambos presentes en el debate del martes pasado en la Comisión de Legislación Penal.

Gil Lavedra se mostró indignado. "Me están acosando (los impulsores del aborto) con llamadas y mensajes en Twitter cuestionando mi actitud", despotricó. Y explicó, en diálogo con LA NACION, que en realidad no firmó el dictamen para no avalar un trámite que fue "muy irregular.

"Nuestro bloque decidió que participaría del debate y que daría libertad de conciencia a los legisladores. En la comisión expuse que, para que la discusión fuese seria, no debía dictaminarse en ese momento sino una vez que se reúna el plenario de las tres comisiones y que se escucharan todas las voces. Esto no se respetó y por eso no firmé el dictamen", indicó.

"Este tema (la legalización del aborto) es de tanta envergadura y despierta tantas pasiones que debe analizarse seriamente. Esto no sucedió. No podemos banalizar el asunto y tampoco desprestigiar al Congreso", agregó.

La diputada Alvarez coincidió: "Yo no estoy en contra del proyecto ni de los derechos que reclaman las mujeres. Pero no voy a avalar un trámite irregular. Pedimos escuchar todas las voces y eso no se cumplió", sostuvo. "Aquí hay legisladores que vencen mandato con un afán desesperado de protagonismo", sentenció.

Con el año parlamentario a punto de fenecer, los impulsores del aborto confían que tendrán mejor suerte en 2012. Los pronósticos, sin embargo, no son prometedores: si la Presidenta mantiene su rechazo al proyecto, difícilmente sus soldados en el Congreso -que el año próximo serán mayoría en ambas cámaras- la contradigan.

"Acá lo importante es que se instaló el debate. Es un tema que el Congreso ya incorporó y que no podrá volver a eludir", advirtió la diputada Cecilia Merchán (Libres del Sur), una de las fogoneras de la iniciativa que se ilusionaban con el dictamen como despedida de su mandato.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas