Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Envueltos en el espíritu navideño

Dos organizaciones convocan a voluntarios para que una mayor cantidad de personas pase unas Fiestas con amor y alegría

SEGUIR
LA NACION
Sábado 05 de noviembre de 2011
0

"Hay algo especial que se gesta en esta fecha. La gente se sensibiliza, está en el aire ese espíritu navideño. Hay mayor motivación por hacer algo solidario. Yo creo que se logran más cosas ese día", dice José Luis Masdeu, uno de los tantos voluntarios que realizaron una caja navideña el año pasado para que una señora de un geriátrico de Tigre se sintiese acompañada y disfrutase de una cena abundante en Nochebuena. A pesar de no conocerla, decoró con mucha dedicación la caja navideña junto a sus compañeros de oficina y en ella pusieron una tarjeta con palabras de afecto.

Son dos las iniciativas que surgieron hace doce años, justo cuando la crisis comenzaba a recrudecer en la economía doméstica de los argentinos y la posibilidad de tener una cena navideña se volvía una hazaña para muchos.

El día de entrega de las cajas es una fiesta
El día de entrega de las cajas es una fiesta. Foto: Gentileza Nochebuena para todos Bariloche

Una de ellas es Nochebuena para Todos, que convoca a armar cajas navideñas para familias carenciadas, y que desde su creación repartió más de 15.000 cajas en todo el país. A su vez, lograron que otras personas replicaran la idea en distintas localidades, ciudades, provincias del país e incluso en países limítrofes. La magnitud de la iniciativa que contagia a miles de voluntarios cada año en esa fecha es impensada si se tiene en cuenta que comenzó en el año 2000 con la simple idea bienintencionada de repartir bandejas navideñas para ayudar a 40 familias humildes.

La otra es Navidad para Todos, que consiste en un grupo de voluntarios que sale a repartir panes dulces y mensajes de esperanza a las dos de la madrugada el 25 de diciembre por la ciudad de Buenos Aires, a las personas de la calle o a quienes deben trabajar ese día. Esta iniciativa se gestó a partir de un grupo de amigas que sintieron la necesidad de acompañar a aquellos que se encontraban solos en las Fiestas.

Su éxito se manifiesta en la alegría de los voluntarios que vuelven a participar de la experiencia año tras año. Comenzaron siendo 500 voluntarios, y en la última edición ya sumaban aproximadamente 3000. Además, hace dos años, un grupo de personas replicó su proyecto en Salta capital. "Están las puertas abiertas a todo aquel que quiera colaborar y esperamos que más personas copien el espíritu y la idea en sus ciudades", dice Paz Villamil, una de las organizadoras de Una Navidad para Todos.

La sorpresa de las personas que reciben este gesto desinteresado y afectuoso se traduce en palabras de agradecimiento. "Cuando recibí la caja estaba feliz. Ese día no iba a poder comprarles nada a mis hijas. Sin embargo, llegó esta caja con una carta dirigida a mí, llena de alimentos y regalos", cuenta Cecilia Romero, una vecina de un barrio carenciado de Villa de Mayo, en la provincia de Buenos Aires, que recibe el apoyo de la Fundación Club Universitario de Buenos Aires (CUBA). "Lo que más queríamos el año pasado era un arbolito de Navidad, soñábamos con la posibilidad de tener uno en casa. ¡Y en la caja había uno con adornos, luces y todo! Fue una alegría", agrega Cecilia.

Ana María Bossi también vive en Villa de Mayo y fue una de las destinatarias de una caja navideña en 2010. "Nunca me había pasado una cosa así. La familia que nos regaló la caja se había interiorizado sobre nuestros gustos y en cómo éramos nosotros. Sólo tengo palabras de gratitud para aquellos que nos regalaron la caja. Este es el tipo de cosas que te renuevan el espíritu", cuenta Ana María.

Ambos proyectos destacan que su trabajo trasciende lo meramente material, ya sea el regalo, la cena o el pan dulce. "Festejar las Fiestas solos puede ser triste, y no debería ser así. Es por eso que repartimos panes dulces y acompañamos a la gente que está en la calle, hospitales o al conductor de un colectivo que está trabajando en Nochebuena. Se trata de sacrificar un ratito del tiempo en familia para compartir con otro que está solo. El pan dulce es sólo una excusa", explica Sofía Zuloaga, una de las organizadoras de Una Navidad para Todos.

El lugar de encuentro de esta movida es la iglesia San Nicolás de Bari, en la Av. Santa Fe 1352, en el barrio porteño de Recoleta, a las 2 de la mañana. Allí los voluntarios buscan bolsas con panes dulces y cartas navideñas para repartir. Las organizadoras dividen el mapa de la ciudad en 50 zonas. En cada zona marcan los hospitales, plazas, estaciones de bomberos, estaciones de tren, las comisarías y los centros asistenciales de jubilados. A cada voluntario se le adjudica un lugar a donde llevar el pan dulce y palabras de aliento.

En el mismo sentido, Adriana Santinelli, organizadora de Nochebuena para Todos Bariloche, dice que "la caja navideña es un verdadero encuentro entre las familias que las preparan y las familias que las reciben". Las cajas, que preparan por quinto año consecutivo en esta ciudad, simbolizan un gesto de amor entre dos familias de realidades diferentes.

Santinelli cuenta además que con las familias receptoras de las donaciones tienen varios encuentros previos para reflexionar acerca de los regalos que van a recibir, que no son simplemente dádivas, sino un reconocimiento por parte de personas solidarias.

Lo que propone Nochebuena para Todos es que un grupo de voluntarios arme una cena navideña con picada, entrada, plato principal y postre, además de pan dulce, garrapiñada, turrones, velas, manteles y servilletas navideñas, además de vajillas descartables. Asimismo, se recomienda incluir un pesebre, un arbolito de Navidad, artículos de limpieza e higiene y ropa blanca.

A los voluntarios se les asigna una familia específica receptora de la caja con sus respectivos datos: nombres, cantidad de integrantes, sus talles de ropa y otros datos accesorios, como, por ejemplo, de qué equipo de fútbol son. Todas las cajas las acercan unos días antes de Navidad al Centro Costa Salguero de Capital Federal para luego ser enviadas a sus destinos. La cantidad de cajas de diferentes tamaños y colores que se suman en pilas justifica el trabajo de todo el año de las organizadoras.

Nochebuena para Todos confía en Cáritas desde 2002 la selección de comunidades y centros asistenciales receptores de las cajas. Entre los destinos de las cajas figura el pueblo Alfarcito de Salta, que se encuentra entre cerros, hasta viviendas ubicadas en la villa La Cava en San Isidro. Esta iniciativa mueve a miles de voluntarios ese día, que replican la idea en Lincoln, San Fernando, Villa Martelli, Rosario, Santa Fe, San Martín de los Andes, Tucumán, Chaco, y en otros países como Brasil y Bolivia.

Los voluntarios que arman las cajas o reparten panes dulces destacan que ambas iniciativas son una buena excusa para compartir un acto solidario y valioso, alejado de la vorágine del consumo, entre familiares, amigos o compañeros del trabajo

Marina Vagliente recuerda que la caja que armó el año pasado estaba dirigida a una señora llamada María, de 82 años y una fanática de los juegos de mesa, que vivía en un geriátrico en Tigre. "Conocer los datos de esta señora y cuáles eran sus pasatiempos me hizo tomar más conciencia acerca del individuo que estaba del otro lado, que recibía mi regalo", dice.

Vagliente incentivó al resto de sus compañeros de trabajo a participar y cuenta que la experiencia fue enriquecedora. "Además de la cena navideña, le escribimos una carta para que se sintiera acompañada. Le compramos ropa y un bingo", cuenta Vagliente con una sonrisa. Luego del armado de la caja, la forraron con papeles de colores y hojas de revistas.

Ninguno de los entrevistados puede definir con precisión el significado del espíritu navideño. Sin embargo, coinciden en que existe un hálito especial en esa fecha, ya que así lo testimonian ellos año tras año, comprometiéndose con distintas movidas solidarias.

Marcelo Otero, también realizó una caja en Navidad para otra familia; sin embargo, cree que se debe colaborar durante todo el año con el prójimo. Aunque admite: "Esta movida tiene algo de distinto. Lo disfruté mucho armándola con mis amigos. Este año voy a volver a armar una".

"Yo creo que la gente a fin de año está más sensible y con ganas de reflexionar y compartir. Es un buen momento para que las familias que tienen mucho compartan con otras que no tiene la misma suerte", explica Ana Miguens, voluntaria de Fundación CUBA.

El mes que viene es Navidad y los organizadores de ambas iniciativas invitan a más personas a vivir el espíritu navideño que sigue contagiando y uniendo a más personas esa fecha. Florencia, una voluntaria de Una Navidad para todos, cuenta que repartiendo panes dulces el 25 de diciembre, una persona en situación de calle le respondió agradecido: "Hace años que alguien no me dice Feliz Navidad". Desde ese día, Florencia participa activamente todos los años.

OTRAS FORMAS DE AYUDAR DURANTE LAS FIESTAS

Las ONG que colaboran todo el año con las personas que más lo necesitan aprovechan la época navideña para un sinfín de campañas que invitan a transformar las ganas de ayudar en acciones concretas.

Hay organizaciones que invitan a comprar a beneficio, es decir comprar sus regalos, panes dulces o cosas dulces en sus puntos de venta, ya que además de conseguir lo que buscan, están ayudando a obras benéficas.

También el Hogar San Pablo solicita la donación de regalos para niños y comida para la cena de Nochebuena.

Entre las alternativas solidarias figuran la compra de panes dulces de la Cooperativa Juanita, Asociación Civil Peldaños y Fundación Felices los Niños; tarjetas navideñas a beneficio del Patronato de la Infancia o de Fundamind; calendarios de la Fundación Gottau, por nombrar sólo a algunos.

No hay excusas para aquellos que no saben o no tienen tiempo para colaborar en estas fiestas. Si querés conocer más formas de ayudar y comprometerte en estas fiestas, podés ingresar en www.hacercomunidad.org dona cerca de la época navideña o buscar en los Clasificados Solidarios del diario La Nacion.

DIXIT

"Hay un encuentro entre las familias que preparan y las que reciben la caja"

Adriana SantinelliOrganizadora de Nochebuena para Todos Bariloche

"Lo importante es compartir. El pan dulce es sólo una excusa"

Sofía ZuloagaCoordinadora de Una Navidad para Todos

15.000

Familias asistió Nochebuena para Todos

3000

Son los voluntarios de Una Navidad para Todos

15

Localidades replicaron la iniciativa Nochebuena para Todos

COMO COLABORAR

Nochebuena para Todos

www.nochebuenaparatodos.com.ar

Una Navidad para Todos

www.unanavidadparatodos.blogspot.com

Fundación CUBA

www.fundacioncuba.org.ar

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas