Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El cepo al dólar logró reducir un 35% las operaciones cambiarias

Hubo una brusca baja de ventas minoristas y las mayoristas se postergaron por "sugerencia" oficial

SEGUIR
LA NACION
Miércoles 16 de noviembre de 2011
0

Una reducción al mínimo posible de las operaciones y otro ajuste al alza en las tasas de interés resultaron ayer claves para que el Gobierno avanzara en su propósito de reinstalar la sensación de calma en la plaza cambiaria local, en una semana que considera esencial para dominar las expectativas devaluatorias.

La combinación entre las trabas impuestas a buena parte de las compras minoristas (cada vez más personas logran superar el filtro de la AFIP, pero constituyen una inmensa minoría los que obtienen los dólares que en realidad demandan) y las presiones oficiales desplegadas sobre las empresas para que posterguen su demanda de dólares lograron reducir un 35% promedio el volumen de negocios con divisas en la plaza doméstica desde la imposición de los últimos controles.

El total de operaciones con billetes, que promediaba US$ 500 millones a mediados de octubre, se redujo a US$ 370 millones en lo que va de la semana, aunque alcanzó un piso de apenas US$ 298 millones ayer. "El mercado está trabado", denuncian los operadores, que, en ese sentido, comparan la situación actual con el pico de estrés que se vivió en la plaza local en la segunda mitad de 2008, cuando a la pelea del Gobierno con el campo se agregó más tarde la intempestiva nacionalización de las AFJP y la presión general que sobre todas las monedas emergentes significó la espiralización de la crisis en Estados Unidos, simbolizada por la quiebra de Lehman Brothers.

La pulseada dólar - tasas
La pulseada dólar - tasas. Foto: LA NACION

En este marco, el Gobierno agudizó su ofensiva contra el dólar paralelo (lo bajó de $ 5 a 4,75 en dos días, aunque casi sin operaciones) y afinó la logística para mantener líquidos a los bancos (procura evitar que los problemas que enfrentaron algunos ahorristas al intentar retirar los dólares que mantenían en cuentas bancarias favorezcan la circulación de versiones sobre un nuevo corralito). Además, dominó con mínimo esfuerzo los precios operados en la plaza mayorista, al hacer retrotraer de $ 4,2790 a 4,2750 al billete con sólo vender US$ 20 millones del Banco Nación para mostrar que seguirá manejando a voluntad la tasa de devaluación del peso.

"Es cierto que el intento de adelantar la oferta de dólares y reprimir la demanda a garrotazos muestra algunos resultados. Pero me parece prematuro decir que esta crisis está superada", indicó ayer un analista que reclamó anonimato "porque los ánimos están muy caldeados". Se refería, entre otras cosas, a la acción intimidante que desplegó el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, entre referentes del sector cambiario y bancos especializados en el manejo de divisas, a los que conminó a retransmitir que, al culminar la semana, el precio del denominado dólar paralelo "debía" estar en $ 4,50.

Mas allá del garrote, también parecen comenzar a funcionar algunos incentivos. "Hasta ayer la suba en la tasa de interés no parecía alcanzar para estabilizar la demanda de pesos en un contexto donde las limitaciones impuestas al acceso al mercado de cambios generaban incentivos a mantener los dólares en cartera. Pero con la tasa del call (préstamos interbancarios) tocando el 17%, aparecieron los dólares", alertó ayer un informe coyuntural de la consultora Bein que se pregunta, sin responder aún, si estamos frente al "fin de la corrida" cambiaria.

El abrupto repunte de las tasas de interés (la que ofrecen los bancos a los depósitos mayoristas en pesos se duplicó en el último bimestre) es lo que explica que el stock de plazos fijos privados haya aumentado en $ 750 millones en la primera semana de los nuevos controles cambiarios, es decir, cuando las colocaciones en dólares se habían hundido en 652 millones. Los últimos datos del Banco Central muestran que el promedio de la Badlar (la que pagan por depósitos mayores a $ 1 millón) superó el 21% anteayer, mientras la minorista se consolidó por encima de 15 por ciento.

Para algunos analistas, esto llevó a los inversores más profesionalizados a reposicionarse en pesos, "para hacer diferencia hasta que se relajen los controles cambiarios y puedan volver a arbitrar monedas".

Lo que también se redujo -aunque está lejos de detenerse- es el drenaje de depósitos en dólares de los bancos, principal causa de que el BCRA esté perdiendo reservas a razón de US$ 200 millones por día en la última semana.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas