Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Original

Otra edición de un clásico

Suplemento Countries

El domingo último se realizó el XV Gran Premio Recoleta-Tigre con la participación de autos y motos antiguas

Con la participación de 70 automóviles y motos clásicos fabricados entre 1896 y 1919 en perfecto funcionamiento y estado de conservación, se realizó el XV Gran Premio Recoleta-Tigre.

Este evento cultural y deportivo está organizado por el Club de Automóviles Clásicos de la República Argentina para recrear la primera carrera de ruta abierta de América del Sur que se realizó en Buenos Aires en 1906.

La prueba comenzó el domingo último en La Biela (avenida Quintana entre Ayacucho y Ortiz, en Recoleta) y cumplió el siguiente recorrido: desde el corazón de Recoleta los vehículos tomaron las avenidas Figueroa Alcorta, Udaondo y del Libertador atravesando la Capital y los partidos de Vicente López, San Isidro y San Fernando. Luego tomaron Cazón y Paseo Victorica hasta llegar, aproximadamente, a las 11.30 al Museo de Arte de Tigre. Los pilotos y sus acompañantes llevaron el atuendo típico de la época (de principios del siglo XX). Hubo una gran concurrencia de adultos, niños y jóvenes que saludaron el paso de los históricos vehículos en todo el recorrido.

El auto más antiguo tiene 124 años: es un Daimler Roger Phaeton de 1887. También, entre los más viejos -fabricados hasta 1910-, intervinieron un Krieger eléctrico de 1896, un Rochester Splindleseat 1901, un Internacional Harvester 1903, un Orient Runabout 1904, un Grout Steamer 1904, un Cadillac 1904, un Bouget 1906, un Renault 1906, un Ford T 1908, un Swift 1908, un Mercedes 25s Cardanwagen 1908, un Metz 1908, un Panhard Levassor 1909, un Imperia Spider 1909. Entre las motos, la más antigua fue una Shaw de 1910.

En cuanto a la historia, en 1906, Buenos Aires se preparaba para realizar la primera carrera de automovilismo en ruta abierta. Así nació una gran pasión que creció hasta nuestros días, y no se detuvo hasta convertirse en un clásico.

El Club de Automóviles Clásicos de la República Argentina, que organiza también anualmente Autoclásica, encara estas actividades con la intención de compartir y revelar el patrimonio histórico automovilístico argentino. El Gran Premio Recoleta-Tigre es único en la región por la singularidad y el estado de presentación de los automóviles que participan. Cuenta con el apoyo del Ministerio de Turismo de la Nación, el GCBA y las municipalidades de San Isidro y Tigre..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsThomas GriesaAxel KicillofLa muerte de Grondona