Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El boom de los unipersonales

Parece que plantarse sólo sobre un escenario es cosa de todos los días

Sábado 19 de noviembre de 2011
SEGUIR
PARA LA NACION
0

En primera persona. Narrativos, confesionales, en clave de humor o musical, históricos, paródicos, de distintos colores. Los unipersonales siempre laten en nuestros escenarios. Este género teatral, interpretado por un solo artista sobre el escenario, va mucho más allá del monólogo, sobrepasa a aquel fragmento del discurso o soliloquio en el que los personajes se hablan a sí mismos o a un interlocutor que permanece mudo.

Varios de los máximos exponentes de nuestro humor se presentan con su estilo particular que los espectadores bien conocen de la TV. Dady Brieva recorrió el país con su espectáculo, y ahora regresa a las salas porteñas con Dadyman, recuerdos de barrio , en el que el Midachi comparte desde hoy y hasta el martes, en el Opera, su infancia y juventud en Santa Fe. También Favio Posca, hoy el gran villano de Los únicos , hace de las suyas en Bad Time Good Face (Paseo La Plaza), en una propuesta que él califica de arte puro. Con su estilo único, Casero presenta un absurdo disparate con música en vivo, Estese confuso (de gira por el país, pero el 3 de diciembre se presenta en Palermo, en la sala Siranush). Entretanto, Improvisa que da miedo (Paseo La Plaza) es la creación de Pablo Angeli, en la que recrea tres historias con una temática de suspenso y horror.

Pero no todo es cuestión de humor, y la lista de unipersonales es extensa. Fin del mundito-Todo el Apocalipsis cabe en un ascensor, escrita y dirigida por Gerardo Chendo, e interpretada por Demián Candal (Belisario), es una voz que busca la libertad en un clima bélico y claustrofóbico. Otra de las figuras del teatro independiente, Marcelo Savignone, se anima al famoso texto de Shakespeare, en HxH , donde cuenta el proceso por el que atraviesa un actor para interpretar a Hamlet (Belisario).

Un rouge en esa voz

Un unipersonal destacado es el de Mercedes Funes, hoy la tercera en discordia en el triángulo de Facundo Arana y Julieta Díaz, en Cuando me sonreís (Telefé), en Te voy a matar, mamá (La Comedia). Aquí la actriz despliega una gran cantidad de recursos para este texto desgarrador escrito y dirigido por Eduardo Rovner. Otra actriz que participa de un culebrón nocturno, como lo es la exitosa Herederos de una venganza , Betiana Blum, lleva a cabo una notoria metamorfosis al encarnar a una anciana de 93 años en Más liviano que el aire (Regina-Tsu), sobre el texto de Federico Jeanmaire y dirección de Gabriela Izcovich.

Hay propuestas que también combinan el humor y la música, protagonizadas por heroínas y mujeres comunes que sufren y aman. Laura Manzini, una de las artistas más destacadas de nuestros musicales, le da vida en Acá no se fuma , escrita y dirigida por Pepe Cibrián Campoy, a una adicta a los libros de autoayuda (Teatro N/Artaza). Otra propuesta es Yo y mi Singer , a cargo de Mirta Wons, dirigida por Carlos Kaspar (Teatro N/Artaza), en la que la protagonista repasa sus desencuentros amorosos y relata su encuentro con algo clave en su vida: una máquina de coser. Justamente a este objeto acude Santiago Loza para recrear el universo de una costurera, interpretada por María Merlino, con dirección de Diego Lerman (La Carpintería), al son de las canciones de Libertad Lamarque, en la brillante Nada del amor me produce envidia . También sobre los amantes del espectáculo, en particular, del cine, Ana María Bovo recrea en Maní con chocolate II (Centro Cultural de la Cooperación) a una espectadora apasionada por los clásicos del séptimo arte.

Otra propuesta muy interesante es Rosa brillando , de Juan Parodi, en un texto que escribió junto con Vanesa Maja, quien a su vez es la actriz que acude al mundo y los versos de la poetisa Marosa Di Giorgio (en Querida Elena, una casona del Parque Lezama).

No es uno, sino cinco los monólogos, y cinco los personajes que Paula Ransenberg interpreta en Sólo lo frágil (Timbre 4). La actriz escribió junto con Luciana Dulitzky, quien también dirige, estos textos sobre personajes muy distantes entre sí, desde una geisha hasta una bruja. Otra propuesta es la de Nadie plancha como yo , escrita por Ana von Rebeur, dirigida por Mariano Dossena e interpretada por Valeria Kamenet (Centro Cultural de la Cooperación), en la que una mujer narra sus intentos y sueños por hallar al hombre ideal. Otra actriz, Andrea Martínez le pone luz a ¿Acaso sabes dónde hay más claridad? (La Tertulia), acompañada por la música en vivo de Leandro Valiente, con la dirección de Raúl Bongiorno, y con texto de Patricia Bottero (basado en De A para X, una historia en cartas, de John Berger). Siempre regresa a pedido del público, con varias temporadas de vida, La suplente , en la que María Rosa Frega encarna a Azucena Marchitte, una desopilante profesora de literatura española, una creación de Mariano Moro. Todos estos unipersonales recurren a voces que susurran, gritan, denuncian, cantan, relatan, y que no pasan inadvertidas. Sobre los ciclos de la vida, El vino secreto (Pan y Arte) es el unipersonal de Liliana Moreno, dirigido por Clodet García, escrito por ambas, en el que regresan al mismísimo origen del teatro, en su carácter ritual.

También con canciones El Maipo Kabaret se convirtió en uno de los espacios más requeridos para crear esa atmósfera intimista propia del café concert. Babooshka! Canciones de mujer es la propuesta del talento de Carlos Casella, el creador junto con Ana Frenkel del grupo de danza-teatro El Descueve, donde, acompañado por la agrupación Hipnofón viaja por algunos de los temas de intérpretes de todas las generaciones, como Britney Spears, Libertad Lamarque, Gloria Trevi, Mina, Rita Pavone, Ramona Galarza, Lía Crucet y Olga Guillot, entre otras. En esta misma sala, Cecilia Milone le pone el cuerpo a Valiente y sentimental, en la que intercala canciones y recuerdos de su infancia, siempre apelando a su origen español y a los clásicos que escuchaba cuando era niña. Y los lunes, para comenzar bien la semana, Vanesa Butera, la misma joven que protagonizó Hairspray, se sube a escena para hacer Un desahogo, donde canta y toca la guitarra de sus propios temas, y baila coreografías de Mecha Fernández. En El Búho, Francisco Pesqueira cruza poesía y música en Te doy una canción.

En cartel

¿Acaso sabes dónde hay más claridad? Domingos, a las 18.45, en La Tertulia, Gallo 826.

Babooshka! Martes, a las 21; viernes, a las 23.55, en Maipo Kabaret, Esmeralda 449.

Bad Time Good Face Jueves, a las 23.15; viernes, a la medianoche; sábados, trasnoche 0.30, en el Paseo La Plaza.

Dadyman Hoy, mañana, el lunes y el martes, a las 21.30, en el Opera Citi.

El vino secreto Sábados, a las 21, en Pan y Arte, Boedo 876.

HxH Viernes y sábados, a las 21.30, en Belisario.

Improvisá que da miedo Sábados, a las 22, en el Paseo La Plaza.

La suplente Sábados, a las 20.30, en Molière, Balcarce 682.

Maní con chocolate II Viernes y sábados, a las 20, en el C. C. de la Cooperación.

Más liviano que el aire Viernes y sábados, a las 21; domingos, a las 19, en el Regina-Tsu.

Nada del amor me produce envidia Domingos, a las 20, en La Carpintería, J. Jaurès 858.

Nadie plancha como yo Sábados, a las 20.30, en el C. C. de la Cooperación.

Rosa brillando Sábados y domingos, a las 17, en Querida Elena (Pi y Margall 1124).

Te voy a matar, mamá Domingos, a las 20.30, en La Comedia, R. Peña 1062.

Un desahogo Lunes, a las 21, en el Maipo Kabaret.

Valiente y sentimental De miércoles a sábados, a las 21, y domingos, a las 20.30; en el Maipo Kabaret.

Fin del mundito Domingos, a las 20, en Belisario, Corrientes 1624.

Te doy una canción Domingos, a las 19, en El Búho, Tacuarí 215.

Sólo lo frágil Domingos, a las 19, en Timbre 4, Boedo 640

Acá no se fuma Domingos, a las 20.30, en el N / Artaza, Corrientes 1743.

Estése confuso De gira. El 3 de diciembre, a las 21, en Siranush

Yo y mi Singer Viernes, a las 22.30, en el N / Artaza.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas