Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Fuertes puso el sello de garantía

Jugó su partido N° 285 en Colón, superó el récord de presencias de Aráoz y anotó el único gol en el triunfo frente a Atlético Rafaela; el Bichi lleva 137 tantos y es el máximo artillero Sabalero.

Lunes 21 de noviembre de 2011
SEGUIR
PARA LA NACION
0

SANTA FE.- Así son los ídolos. Y éste es otro de los grandes del club. Esteban Oscar Fuertes, el capitán, escribió una página brillante de la historia de Colón, al disputar su 285° partido con la camiseta del sabalero ; superó la marca de Rubén Ernesto "Bambi" Aráoz, aquel marcador lateral de la década del 70 que había ingresado 284 veces en una cancha con la casaca rojinegra.

Pero el Bichi no logró sólo ese récord: simultáneamente, se dio el gusto de convertir el gol del triunfo por 1-0 frente a Atlético Rafaela y se fue ovacionado. Antes de que arrancar el encuentro, el club le entregó una estatuilla con su figura y una camiseta con la inscripción de la cantidad de partidos con esos colores.

Fuertes, con su gol, rompió la chatura de un duelo paupérrimo, el peor que se vio en el barrio Centenario en los últimos meses. Igual, es una conquista que le permite a Colón no perder de vista a los equipos de arriba.

¿Por qué todo gira alrededor de Fuertes? Porque cerca de cumplir 39 años -el 26 de diciembre- el oriundo de Coronel Dorrego es también el máximo artillero de Colón de toda su historia, con 137 goles (marcó 224 en toda su carrera). Además, tiene en su haber el título de máximo goleador de un torneo argentino -el Clausura 2000, que ganó River-, con 17 tantos. Aquel equipo era dirigido por Osvaldo Piazza y terminó 3°, superado por Independiente por cantidad de goles a favor.

Las dos preguntas que ayer circularon por el Cementerio de los Elefantes fueron: ¿cuándo le llegará la hora del retiro? Y ¿seguirá vinculado a Colón? Si vale apoyarse en los antecedentes, pero más en su presente, habría Bichi para un año más, o por lo menos para otro torneo corto. Aunque la decisión se conocerá a fin de año. Es probable que decida terminar la serie de dos certámenes cortos y tentará la posibilidad de que Colón consiga participar en algún torneo internacional. Si ello no ocurre se despedirá, pero asumirá una responsabilidad diferente: se convertirá en manager del sabalero .

Germán Lerche, el presidente de la entidad, sabe que el goleador tiene aún mucho por dar y ese cargo lo mantendrá activo. Ayer, en la salida del vestuario, el delantero confirmó que si se queda será para jugar un torneo más y retirarse luciendo esta camiseta. "Pero me voy a quedar a vivir acá", aseguró.

Ayer demostró su grandeza futbolística. Apareció cuando el equipo más lo necesitaba. Antes había pasado un primer tiempo aburrido por dos esquemas parecidos, mezquinos e intrascendentes. El más perjudicado resultó Colón, que tenía la mayor responsabilidad.

Serrano cubrió la salida de Urribarri; Iriarte frenó a Moreno y Fabianesi, y el resto pareció un grupo de autos chocadores. Por suerte para el local, los cambios fueron fundamentales, especialmente el ingreso del uruguayo Chevantón. Entonces apareció Fuertes para torcer el destino del partido.

Una dedicatoria a su padre, presente Emocionado, Fuertes le dedicó el gol a su padre, que ocupó una butaca en las plateas del estadio.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas