Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

"La autonomía y la flexibilidad son parte de nuestro ADN"

El jefe de relación con los empleados de Globant busca ese perfil entre las 120 personas que suma por mes

Domingo 27 de noviembre de 2011
SEGUIR
LA NACION
0

Tres sillones de época de diferentes colores y estilos, ordenados en forma de herradura sobre una alfombra persa, decoran una sala de reuniones iluminada sólo por un viejo candelabro de cristal. Un LCD enmarcado como si fuera un cuadro exclusivo sobresale de las paredes empapeladas con motivos que simulan la clásica biblioteca repleta de libros, pero en falsas estanterías y sobre una chimenea encendida, pero fría.

La original habitación retro, una verdadera muestra de eclecticismo, parece un indicio de la identidad que busca proyectar, desafiante, esta firma especializada en tecnología. En silencio, les cuenta a sus invitados acerca de una organización capaz de crear algo innovador incluso partiendo desde lo más antiguo.

No sólo lo que Globant, compañía líder en exportación de software, vende es novedoso. "La autonomía y la flexibilidad son parte de nuestro ADN", cuenta Guillermo Willi, chief people officer (jefe de la relación con los empleados), para definir la cultura de recursos humanos. El directivo cuenta que viene incorporando cerca de 120 personas por mes.

Para ser un glober, como los trabajadores de Globant se autodenominan, Willi afirma que es preciso tener un determinado perfil: "La persona que quiera entrar tiene que ser curiosa, innovadora y flexible", describe este licenciado en Ciencias Políticas de la Universidad de Buenos Aires con un posgrado en Negocios y Recursos Humanos en la Universidad de Cornell (Estados Unidos).

La propia naturaleza de la compañía llevó a que la Generación Y sea la que engrosará su plantilla laboral de 2300 empleados en Buenos Aires, Tandil, La Plata, Rosario, Resistencia, Bahía Blanca y Córdoba, y en países como Uruguay, Colombia, Estados Unidos y Gran Bretaña. "No estoy de acuerdo con que la Generación Y no se compromete. Es más comprometida, pero desde otro lugar, consigo mismo y sus propios valores", explica.

–¿Cuáles son las características de su área: People [gente]?

–Los pilares del área son tres: el primero es la autonomía, que es la base sobre la que la gente decide en qué proyecto quiere estar, cuáles son las tecnologías en la que se quiere capacitar o desde dónde quiere hacer su trabajo. La autonomía como principio y como filosofía del desarrollo implica que uno sea el dueño de su propia carrera. Nuestra cultura es totalmente flexible, en términos de horarios; la única contrapartida es la responsabilidad. El segundo pilar tiene que ver con pertenecer a un equipo en el que uno pueda aprender, complementarse y desarrollar habilidades gracias a esos equipos. El tercero es un compromiso con el propósito, el objetivo de la empresa. Sobre la base de esto hay una cultura, prácticas y políticas de recursos humanos. Hemos innovado mucho. Hay salas de acústica para que los globers practiquen instrumentos acá y también se dan clases, a veces viene un peluquero a la oficina o se dan masajes, hay clases de streching o de yoga. Es una cultura que se adapta a las necesidades y que vive de la comunicación. Es una cultura beta, siempre está en constante mejoría.

–¿Qué son los globers?

–Nos autodenominamos globers. Es una cuestión de pertenencia.

–¿Está sumando empleados?

–Unas 120 personas por mes sobre la base de nuevos proyectos que van surgiendo en distintas tecnologías o nuevas cuentas.

–¿Qué perfil debe tener una persona para entrar a Globant?

–Primero hay que abrazar esta cultura en la que hay que ser protagonista. Es necesario involucrarse, ser curioso, innovador, flexible, estar dispuesto a participar de una manera proactiva en los proyectos agregando valor. Después hay que tener ganas de divertirse siempre dentro de nuestros valores.

–Por la naturaleza de la firma deben tener muchas personas de la Generación Y, ¿qué les exigen?

–Los típicos beneficios están. Pero además intentamos proponer cosas que soprendan. Por ejemplo, en 2010 trajimos un carrito con helados. Creo que los progresos que traen las nuevas generaciones son adoptadas por las viejas. Antes estaba la idea de que para trabajar tenés que ir al trabajo. Ahora el trabajo está en todos lados. Te conectás y decidís cuándo trabajás. Antes era inaceptable que una mañana te fueras a jugar un partido de tenis. Eso es posible haciendo un trade off [compensación] por el que otro día te quedás trabajando más horas. Todos usamos la flexibilidad. Las generaciones jóvenes traen esas demandas y en esta empresa hay un match [encuentro] automático, porque el concepto de autonomía y la flexibilidad son parte de nuestro ADN. Por eso no estoy de acuerdo con que la Generación Y no es comprometida.

–¿Tienen problemas para conseguir empleados calificados en el sector?

–El mercado de tecnología está caliente. A pesar de que a veces cuesta conseguir expertos en ciertas tecnologías, no vemos tanta dificultad porque tenemos la ventaja comparativa de la dispersión geográfica.

GUILLERMO WILLI

Profesión: licenciado en Ciencias Políticas

Origen: argentino

Fue director de Recursos Humanos de Microsoft, Pampa Energía y EDS y manager local de Bumeran. Trabajó en Techint en las áreas de recursos humanos, comunicación y relaciones con la comunidad.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas