Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Cine / Murió Ken Russell

Un provocador con alma de artista

Espectáculos

El cineasta británico tenía 84 años

Por   | LA NACION

Rebelde, polémico e iconoclasta, el director de cine británico Ken Russell falleció anteayer, a los 84 años, en Londres. Conocido por films como Tommy , la adaptación de la ópera rock creada por The Who, Mujeres apasionadas y Estados alter ados, Russelldedicó buena parte de su carrera, que comenzó en la TV, a explorar el arte en general y la música en particular.

Así, en los años 70 deslumbró con una seguidilla de éxitos comerciales y artísticos que incluyó Los amantes de la música, una mirada sexualizada sobre la vida de Tchaikovsky; El mesías salvaje, sobre el escultor francés Henri Gaudier-Brzeska; Mahler, una biografía muy particular; la mencionada Tommy , y Lisztomaní a, en la que repetía el protagonista de su film anterior, Roger Daltrey, para imaginar a un Franz Liszt y a un Richard Wagner que enfurecieron a los puristas de la música clásica siempre atentos al cuidado de la imagen de próceres, que Russell se empeñó en desacralizar. Claro que para esa altura, mediados de los 70, el director ya estaba habituado a que cada uno de sus films fuera recibido con críticas que iban más allá de sus valores cinematográficos. Es que gran parte de su fama de provocador se cimentó a partir de su segundo largometraje, Mujeres apasionadas , un relato basado en la novela de D.H. Lawrence en el que Russell se animó a mostrar una escena de desnudo frontal masculino jugada por sus dos protagonistas: Oliver Reed y Alan Bates. Más allá del escándalo generado por esa secuencia, el film recibió cuatro nominaciones al Oscar, incluida la de mejor director para Russell -que perdió frente a Franklin Schaffner por Patton-, fotografía, guión adaptado y actriz, para Glenda Jackson, que sí se llevó el galardón. Los reconocimientos no evitaron que su siguiente film, Los demonios, fuera censurado tanto en los Estados Unidos como en Gran Bretaña. El relato, basado libremente en la novela de Aldous Huxley, Los demonios de Loudun, fue protagonizado por Vanessa Redgrave, quien interpretó a una monja supuestamente poseída por un espíritu maligno y lascivo que siembra la disipación en un convento francés del siglo XVII. En su momento, cuando la película fue estrenada en el Festival de Venecia -donde ganó como mejor film extranjero-, recibió la condena de la Iglesia Católica por las imágenes supuestamente blasfemas del film, que incluían orgías y ritos de exorcismo. Para el año próximo, a más de cuarenta años de su accidentado estreno, ya se anunció la salida de un DVD y el reestreno de la versión completa de la película, previa a la censura.

Nacido en 1927 en el puerto inglés de Southampton, Russell no estaba interesado en el negocio familiar, una fábrica de calzado, y su escape fueron las artes. Estudió ballet, intentó actuar y, finalmente, se dedicó a la fotografía, trabajo que lo llevaría a unirse al equipo de documentalistas de la BBC. Luego de unos agitados y prolíficos años setenta, que incluyeron la biografía cinematográfica de Rodolfo Valentino protagonizada por Rudolf Nureyev, el director cambió de rumbo al realizar un film de ciencia ficción, Estados alterados, basado en la novela del reconocido guionista Paddy Chayefsky (Poder que mata). Claro que su interés por la música clásica estaría presente en sus trabajos futuros, desde documentales televisivos, pasando por experiencias cinematográficas como Aria, en la que se encargó de dar su mirada al segmento "Nessun Dorma", el aria de Turandot, de Giacomo Puccini, hasta la dirección de óperas, como Madame Butterfly, La bohème y Fausto.

Más cerca del teatro que de la pantalla grande en los últimos años, Russell mantuvo siempre viva su fama de excéntrico y tal vez por eso aceptó participar, en 2007, de una versión para famosos de Gran Hermano en Inglaterra. Claro que, después de unos días, el director abandonó el programa incómodo con las reglas algo perversas del reality show. La televisión ya no era aquel lugar que le había dado sus primeras oportunidades de expresión a este artista rebelde que era Ken Russell..

TEMAS DE HOYProyecto de reforma laboralMauricio MacriEl caso Mariano BeneditCristina Kirchner