Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Mentir

Una micro ópera basada en la vida de la cantante Ada Falcón, creada colectivamente bajo la dirección de Alejandro Tantanián

Domingo 04 de diciembre de 2011
SEGUIR
LA NACION
0

Mentir (Sobre Ada Falcón) / Música: Lucas Fagín / Coordinación / Dramaturgica: Alejandro Tantanián / Libreto: Ignacio Bartolomé, Mónica Bonelli, Maruja Bustamente, Carolina de Marco, Sol Correa, Cristián Cutro, Victoria Murphy, Mariano Saba y Mariano Tenconi Blanco / Dirección / De escena: Ariel Farace / Dirección / Musical: Rut Schreiner / Sala: CETC del Teatro Colón / Nueva función: martes, a las 20.30. Nuestra opinión: muy bueno.

Mentir, basada en la vida de la gloriosa cancionista Ada Falcón, es una tríada conceptual conformada por fama, olvido y el descenso a los infiernos. Intensa en lo textual y despojada en lo musical, esta micro ópera se construye sobre todo desde el pulso vívido de sus personajes, que van hilando esa trama dramático-argumental creada colectivamente por nueve dramaturgos, bajo la coordinación de Alejandro Tantanián.

Esta ópera se sitúa entre la oscuridad fantasmal y el grotesco, (el tono burlón de algunas escenas y personajes como el Gardel con peluca rubia recuerda al gesto generacional de un Capussotto), que mantiene la tensión y el atractivo dramatúrgico en su cruce de lenguajes narrativos y fundamentalmente en la potencia de sus textos.

Los diálogos en verso, las décimas con tono crudo y sexual con olor a Perlonger, los recitados a borbotones de una prosa seca y directa, la utilización del video y la música austera compuesta originalmente por Lucas Fagín, sin atisbos tangueros, crean esa atmósfera contemporánea que va cambiando de temperaturas.

Si en el comienzo el relato transpira lo lúdico y sexual -la obsesiva y carnal relación amorosa entre Ada y Canaro- que dispara las imágenes más provocativas; las escenas van mostrando el deterioro de la diva tanguera en su círculo de relaciones tiernas y enfermizas, hasta el ocaso y el clima opresivo con referencias a su retiro en un claustro, donde enfrenta sus demonios: su madre y su sexualidad muerta.

La puesta en escena de Ariel Farace combina muy bien todos los recursos a su disposición y descansa en esos personajes que llevan el peso argumental con interpretaciones musicales muy sólidas, sobre todo de Marisú Pavón, que le da credibilidad a su encarnación ficcional de Ada Falcón.

La musicalidad del Ensamble Tropi, dirigido por Haydee Schwartz, no desentona con ese mundo de extrañamiento en el que se va sumergiendo la cantante. Los efectos y sonidos de los instrumentos, además del complemento en video con cámara en mano, les dan una sensación cinematográfica y misteriosa a ciertos climas de las escenas. La obra se desprende inteligentemente de las referencias tangueras para crear su propia versión contemporánea del personaje, apenas la evocación en un fraseo del éxito de Ada Falcón "Yo no sé qué me han hecho tus ojos", que traza un puente con su biografía oficial. Mentir es como un destello, potente y sombrío; un recorrido por un tren con fantasmas del pasado, una historia que pudo o no pudo ser, y una Ada Falcón, que vuelve desde el olvido, para mentirnos o decirnos su verdad, en la jeta.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas