Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Limitan parcialmente a los "trapitos"

Los cuidacoches deberán inscribirse en un registro oficial; negociaban prohibir la venta ambulante en Florida

SEGUIR
LA NACION
Jueves 08 de diciembre de 2011
0

Finalmente la oposición al macrismo, que quería prohibir la actividad de los cuidacoches en toda la ciudad, logró imponer su postura ayer en la Legislatura y, con votos aportados por diversos espacios, reguló el ejercicio de esa tarea que tanto molesta a los vecinos mediante la creación de un registro en el que deberán inscribirse todos los interesados en participar del control del estacionamiento. Además, deberán ajustarse a los lugares geográficos que determinen las autoridades.

Los trapitos que sigan cuidando vehículos en el espacio público sin la autorización que les confiere la inscripción en el registro y la posterior entrega de una credencial, según una reforma del Código Contravencional también aprobada, podrán ser sancionados con entre uno y dos días de trabajo de utilidad pública o multa de $ 200 a $ 400.

Si exigieran retribución, como sucede habitualmente en distintos barrios y durante la realización de recitales y espectáculos públicos, cuando llegaron a exigir hasta $100, la sanción se duplicará.

En caso de que la justicia contravencional logre probar la existencia detrás de los cuidacoches de una organización dedicada a lucrar en el espacio público, el castigo contemplado será de uno a cinco días de arresto o multa de $ 800 a $ 2000.

Los legisladores fueron más allá, al incluir la posibilidad de penar como partícipes necesarios de la actividad irregular a los funcionarios responsables de prevenir su desarrollo en el entorno de estadios o clubes donde se realicen eventos masivos.

En tanto, anoche, Pro tenía grandes posibilidades de obtener los votos necesarios para imponer sus proyectos para prohibir a los manteros, en contra de cuya actividad se movilizaron los comerciantes durante la última semana. Si bien la mirada estuvo puesta en la problemática de la calle Florida, la Cámara de la Mediana Empresa (CAME) hace tiempo reclama la reforma de la claúsula del Código Contravencional que favorece la venta ambulante, cuando ésta sea por "mera subsistencia".

En efecto, anoche avanzaban las negociaciones entre Pro y sectores de la oposición para eliminar esa tolerancia y redefinir a la venta ambulante como "la que se desplaza permanentemente de un lugar a otro" y no puede "ocupar en ningún caso el espacio público permanente o momentáneamente", lo que terminaría con la actividad de los manteros fuera de la ferias habilitadas.

En ese sentido, y pese a la limitación general a los manteros, estaba previsto anoche sancionar otra iniciativa de Pro para legalizar una treintena de ferias de manualistas existentes, entre las que no se cuenta la de Florida.

Previamente, el oficialismo había sido vencido por la oposición. Con votos de Proyecto Sur, el interbloque K, la Coalición Cívica, el peronismo y el radicalismo, se fijaron límites a los cuidacoches, pero considerando "la inclusión de los desocupados que han buscado en esa actividad una vía de ingresos", como sostuvo Julio Raffo (Proyecto Sur).

Según la norma aprobada anoche, el gobierno porteño deberá habilitar un registro de cuidadores de vehículos (RCV), que sólo podrán actuar en "los espacios que determine el gobierno de la ciudad, a propuesta de las comunas"; experiencias de este tipo ya funcionan en algunos barrios con los llamados "tarjeteros".

Las autoridades asignarán al cuidacoche horarios y lugares rotativos para trabajar, y deberán proveerle una credencial identificatoria. La retribución por el servicio será "siempre de carácter voluntario".

Las medidas

Los trapitos deberán inscribirse en un registro y se les otorgarán un permiso, una credencial y lugares y horarios para ejercer. La retribución que reciban será voluntaria.

Quienes actúen sin permiso podrán recibir penas de arresto o multas.

Quienes trabajen por fuera de las condiciones estipuladas o cometan una infracción podrán sufrir la quita del permiso.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas