Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Arduas negociaciones para arribar a un acuerdo sobre cambio climático

El Mundo

Los delegados de los 194 países buscan un pacto para que no fracase la cumbre mundial de la ONU; EE.UU. y China se niegan a un acuerdo vinculante inmediato

Por   | LA NACION

DURBAN, Sudáfrica (De un enviado especial).- "A menos que los grandes países contaminadores no cedan sus exigencias, la Cumbre Mundial de Cambio Climático de la ONU va a fracasar". Ese fue el mensaje que dejó rebotando la Unión Europea en una de las salas de conferencias del centro de convenciones de Durban, Sudáfrica, en el último día de negociaciones .

"El éxito o fracaso de Durban depende de un pequeño número de países que no se han comprometido aún con la hoja de ruta de la Unión Europea (UE) y del contenido significativo que debe tener", dijo a LA NACION la comisaria del Clima de la UE, Connie Hedegaard tras su conferencia de prensa.

Esa hoja de ruta establece como fecha límite el 2015 para un nuevo acuerdo global para se impongan las reducciones obligatorias a los mayores emisores de gases de efecto invernader o, que causan el calentamiento global , un pacto que podría entrar en vigor hasta cinco años después, es decir, en 2020.

Como suele suceder en las últimas cumbres, los países negocian hasta altas horas de la madrugada, e inclusive, posponen los anuncios finales hasta bien entrado el siguiente día. Durban no es la excepción. Voceros de varios delegados de países informaron a LA NACION que recién mañana al mediodía podría haber novedades sobre los acuerdos a los que se arribó.

Estados Unidos, China, Brasil e India son los actores centrales en su calidad de grandes emisores y los que pueden cambiar el panorama general en el que por ejemplo Canadá, Rusia y Japón indicaron que el Protocolo de Kyoto, único acuerdo global vinculante para frenar el cambio climático que vence en 2012, es el pasado, lo que desató grandes protestas de los activistas ambientalistas.

"Brasil y Sudáfrica, cuyas economías emergentes son muy contaminadoras, respaldan ahora las reducciones obligatorias de gases de efecto invernadero, responsables del aumento del nivel del mar y de un clima cada vez más extremo.

En tanto, se registran nuevas alianza para alcanzar al menos un resultado político que fije para 2015 la información que sirva para sellar un acuerdo y que en 2020 entre en vigencia el tratado.

Hoy es el día clave. Estados Unidos, China, Brasil e India son los actores centrales en su calidad de grandes emisores y los que pueden dar una vuelta de tuerca a la situación.



Pero Estados Unidos, China e India ya manifestaron su oposición a comprometerse con metas de recorte de emisiones de gases de efecto invernadero. Brasil habló de "convergencia" y se declaró a favor de un instrumento legal vinculante que cubra la fase posterior a 2020. Canadá planteó que el Protocolo de Kioto, único acuerdo global vinculante para frenar el cambio climático que vence en 2012, es el pasado, lo que desató protestas de los activistas ambientalistas.

Mirando a 2020

El plan de la UE tiene como objetivo lograr un acuerdo vinculante para 2015 mediante la firma de un tratado de reducción de emisiones contaminantes global y vinculante a fin de mantener el aumento de la temperatura desde la era preindustrial por debajo de dos grados centígrados, y qué debería entrar en vigor en 2020.

"Entre los asuntos espinosos de las conversaciones se encuentran la forma legal del tratado y la existencia de "dos carriles: uno de compromiso vinculante de reducción de emisiones y otro de acciones voluntarias", -explicó la jefa negociadora Hedegaard, que adelantó que Sudáfrica y Brasil han mostrado su apoyo al plan, pero que "falta la otra mitad del Basic", el grupo de países emergentes que también incluye a China e India, este último país con una posición "relativamente dura" en la cumbre.

En tanto, el Grupo Africano, aliado de la UE en la cumbre, criticó hoy la falta de flexibilidad europea en las negociaciones. El portavoz africano, el congoleño Tosi Mpanu Mpanu, calificó de "poco constructiva" la exigencia de la UE de que se apruebe una hoja de ruta para un acuerdo global vinculante sobre recorte de emisiones.

"La UE quiere ser implacable. Incluso cuando hablan se puede ver que su lenguaje corporal se ha vuelto agresivo", completó Mpanu al recordar la postura de Europa. "Para algunos países en desarrollo es difícil [adherir a ese tipo de compromiso] porque temen que puede comprometer su desarrollo", explicó Mpanu Mpanu, al evidenciar divisiones entre los países en desarrollo, aunque indicó que China "está enviando una buena señal" para lograr un acuerdo.

La representante de las 132 naciones en desarrollo que integran el G77 más China, la argentina Silvia Merega , había expuesto claramente ese dilema la víspera: "Lo más frustrante es que de acuerdo con el sistema, tenemos que cooperar reduciendo emisiones, pero el sistema también dice que esas acciones serán apoyadas con financiación y transferencia tecnológica de los países desarrollados y eso no lo hemos visto mucho".

Tres informes de la ONU divulgados el mes pasado mostraron que se está agotando el tiempo para lograr un cambio en las emisiones contaminantes. Los estudios establecieron que el calentamiento del planeta generará más sequías e inundaciones en diversos puntos del planeta, aumentará los problemas de las cosechas y se elevará el nivel del mar al punto en que varios estados insulares enfrentarán la amenaza de desaparecer, como por ejemplo la isla Kiribati o el archipiélago de Tokelau, ubicados en el océano Pacífico.

Faipule Foua Toloa, jefe del gobierno del archipiélago de Tokelau, es un territorio asociado a Nueva Zelanda, viajó 64 horas para llegar a la Cumbre del Clima y se mostró esperanzado en que se llegue a un acuerdo.

Con 1400 habitantes y su punto más alto territorial situado a cinco metros sobre el nivel del mar, el archipiélago tiene serias chances de desaparecer, producto del cambio climático. "Somos parte de los países más vulnerables al cambio climático. Y a pesar de nuestra vulnerabilidad, actuamos, hacemos lo que nos toca para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Aquí queremos un acuerdo", remarcó Foua Toloa.

Las esperanzas de los 1400 habitantes de Tokelau y de millones de personas en todo el mundo están centradas en lo que decidan un grupo de diplomáticos en las pocas horas que restan para arribar a un acuerdo..

TEMAS DE HOYParo del transporteEl caso de Lázaro BáezCristina KirchnerElecciones 2015Superclásico