Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Logran salvar la cumbre mundial de cambio climático

El Mundo

Después de arduas negociaciones, los países acordaron un paquete de medidas para frenar el calentamiento global; críticas por los plazos

Por   | LA NACION

DURBAN, Sudáfrica (De un enviado especial).- Negociadores semidormidos y cabeceando de sueño en sesión plenaria final. O en pleno discurso, pero con dificultades para hablar en forma coordinada. El clima era tenso y las negociaciones, que debían haber concluido el viernes por la tarde no avanzaban y las primeras horas del domingo encontraban a las principales potencias del mundo distanciadas entre sí y muchos países en vías de desarrollo, totalmente disgustados por la falta de compromiso de los países más contaminantes.

Finalmente, y para salvar la XVII Cumbre Mundial de Cambio Climático de la ONU (COP17), los países lograron a último momento rescatar, después de arduas negociaciones, un paquete de medidas llamadas Plataforma Durban, que obligará a todos los grandes contaminantes a adoptar un plan de acción vinculante para frenar el ritmo del calentamiento global.

Los acuerdos alcanzados se estipulan en cuatro puntos: un segundo período del Protocolo de Kyoto, el diseño del Fondo del Clima Verde, un mandato para que todas las naciones firmen un pacto en el 2015 que las obligará a bajar sus emisiones de gases invernadero a más tardar en el 2020 y una agenda de trabajo para el próximo año.

El punto más difícil fue el aspecto legal del acuerdo que controlará las emisiones de carbono al final de la próxima década. Un plan propuesto por la Unión Europea procuró obtener términos enérgicos que obliguen a todos los países a cumplir por igual con los compromisos sobre sus emisiones.



La presidenta de la COP17 y ministra de Exteriores sudafricana, Maite Nkoana-Mashabane, destacó hoy la colaboración entre países occidentales y en desarrollo para lograr un acuerdo en Durban. "Esto no habría pasado si los países desarrollados hubieran puesto su interés en primer lugar o hubieran olvidado el espíritu de que todos tenemos responsabilidades comunes, aunque diferenciadas en la lucha contra el cambio climático", afirmó Mashabane.

"Muchos países en desarrollo nos dijeron que querían formar parte del futuro, pero no podían asumir en estos momentos los compromisos, y la UE propuso un nuevo Protocolo de Kyoto. Pero Kyoto no nos habría llevado muy lejos", agregó Mashabane.

La presidenta de la COP17 compareció junto a la secretaria de la Convención de Naciones Unidas para el Cambio Climático, Christiana Figueres, en una rueda de prensa celebrada al término del pleno que logró arrancar un acuerdo a 194 países tras largas horas de negociación.

"Fue la cumbre más larga de la historia pero marca una trayectoria totalmente nueva para el sistema de lucha contra el cambio climático. No sólo está ese gran esfuerzo para lograr compromisos para el segundo periodo del Protocolo de Kyoto, sino también ha sentado el camino para un sistema más amplio en el futuro, aplicable a todos de una manera legal, y las herramientas para que los países desarrollados ayuden a los que están en desarrollo", dijo Figueres.

Voces críticas

El gobierno de China saludó los resultados alcanzados en la cumbre climática, pero responsabilizó a los países desarrollados de los lentos progresos que se producen en protección del medioambiente, según se desprende de declaraciones publicadas hoy por medios chinos. "A los países desarrollados les falta voluntad política para reducir las emisiones y para poner a disposición de los países en vías de desarrollo la transferencia tecnológica y económica" necesarias, citaron hoy medios chinos las declaraciones de su representante en la cumbre, Xie Zhenhua.

"La falta de voluntad política es la principal razón que obstruye la cooperación de la comunidad internacional al tratar el cambio climático", comentó el delegado, que aseguró que su país espera ver en la próxima cumbre que tendrá lugar en 2012 en Qatar "seriedad política" por parte de los países desarrollados para avanzar en este sentido. China, el principal emisor de dióxido de carbono a nivel mundial, duda de si apostar por el crecimiento verde o expandir la producción de energía fósil.

El problema es la enorme sed energética de la potencia en ascenso, que además actualmente cuenta con 1.300 millones de habitantes. La consecuencia es que el país sigue ambos caminos: es sede de las mayores compañías de energía solar y, al mismo tiempo, son pocos los países que la superan en cantidad de plantas de carbón que se suman a la red energética.

En tanto, Estados Unidos dio su respaldo renuentemente, preocupado por acceder a participar de un sistema de clima internacional que encontrará mucha oposición en el Congreso estadounidense. "Se trata de un paquete muy importante. A ninguno de nosotros nos gusta todo lo que contiene. Créanme, hay mucho con lo cual Estados Unidos no está muy entusiasmado", destacó Todd Stern, el negociador estadounidense sobre clima. El punto más difícil fue el aspecto legal del acuerdo que controlará las emisiones de carbono al final de la próxima década. Un plan propuesto por la Unión Europea procuró obtener términos enérgicos que obliguen a todos los países a cumplir por igual con los compromisos sobre sus emisiones.

India encabezó a los opositores, alegando que deseaba una opción menos rigurosa. La ministra del ambiente Jayanthi Natarajan indicó que la propuesta europea socavaba un principio de 20 años que indicaba que los países en desarrollo tienen menor responsabilidad que las naciones industrializadas que han provocado el problema del actual calentamiento a través de 200 años de contaminación. "La equidad de compartir el peso no puede ser cambiada", indicó la ministra.

Puntos clave

- Extensión del Protocolo de Kyoto: Tras el fracaso de Copenhague en 2009 para alcanzar un nuevo acuerdo internacionalmente vinculante, que volvió a repetirse un año después en Cancún, surgió un vacío legal parcial mientras los países se dieron cuenta de que la redacción de un nuevo tratado de la ONU era extremadamente lenta. El pacto del domingo extiende Kyoto, cuya primera fase de reducción de emisiones va de 2008 a 2012. El segundo periodo de compromiso se desarrollará del 1 de enero de 2013 a finales de 2017. Hubo un acuerdo de extender Kyoto cinco años más, pero los abogados tendrán que hallar una forma de ajustarlo a la legislación europea vigente.

- Plataforma Durban: Los delegados aceptaron comenzar negociaciones para un nuevo tratado legalmente vinculante que se decidirá en 2015 y entrará en vigor en 2020. El proceso para hacerlo, denominado Plataforma de Durban para la Mejora de Acciones, sería "desarrollar un nuevo protocolo, otro instrumento legal o una solución pactada con fuerza legal que se aplicará a todas las Partes en la convención del clima de la ONU", por parte de un grupo de trabajo. La naturaleza exacta del "instrumento legal" o "solución pactada" aún está por decidirse.

- Detener el calentamiento: A petición de la UE y de la Alianza de Pequeños Estados Insulares (Aosis), los delegados aceptaron lanzar un plan de trabajo para identificar las opciones para cerrar "la brecha de la ambición" entre los actuales compromisos de los países de reducción de emisiones para el 2020 y el objetivo de mantener el calentamiento global por debajo de los 2 grados centígrados. Sin embargo, las negociaciones de Durban no lograron ampliar las promesas realizadas tanto en Copenhague en 2009 y como en Cancún en 2010.

- Fondo Verde: Los países pobres tienen más necesidad de financiación para poder pagar la adaptación al calentamiento global y la introducción de energía de bajas emisiones y procesos industriales. En el contexto de una crisis de deuda soberana, las naciones desarrolladas también tienen problemas para desviar dinero más allá de recursos a corto plazo que expiran a finales del próximo año. Las conversaciones de Durban abrieron el camino para el diseño de un Fondo del Clima Verde que canalice hasta 100.000 millones de dólares para el 2020 a los países más pobres, pero no avanzaron en establecer de dónde saldrá ese dinero.

- Energías limpias: Las negociaciones de Durban acabaron con seis años de debate sobre si la tecnología de captura y almacenamiento del carbono podría reunir las condiciones para compensaciones de carbono bajo el Mecanismo de Desarrollo Limpio. El esquema de Kyoto recompensa a los gobiernos y empresas que invierten en proyectos de energía limpia en países en desarrollo con créditos carbono, que pueden comprar y vender con fines de lucro. Las nuevas reglas obligan a los desarrolladores de proyectos a colocar un 5 por ciento de las ganancias con los créditos de carbono en una reserva, que se les reembolsará solo después de que observadores hayan comprobado que no ha habido filtración de dióxido de carbono desde el almacén subterráneo 20 años después del final del periodo de acreditación.

vingrassia@lanacion.com.ar |

En Twitter: @vingrassia.

TEMAS DE HOYCopa SudamericanaEl caso de Lázaro BáezCristina KirchnerElecciones 2015Superclásico