Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Londres se prepara por si colapsan los bancos españoles

Según la prensa, el Foreign Office evacuaría a miles de británicos de España y Portugal

SEGUIR
LA NACION
Lunes 19 de diciembre de 2011

PARIS.– El gobierno británico está preparando planes para evacuar a miles de sus ciudadanos de España y Portugal ante un eventual colapso del sistema bancario en alguno de esos dos países, según afirmaron ayer The Sunday Times y el sitio en Internet del diario Daily Mail.

"Nos imaginamos un escenario catástrofe nuclear en el cual miles de británicos atestarían los aeropuertos en España y Portugal sin posibilidad de sacar dinero de sus cajeros ni regresar a sus casas", dijo una fuente del Foreign Office al Sunday Times.

Ambos periódicos indican que hay un millón de británicos en España, la mayoría jubilados que residen en el sur del país, y unos 50.000 más en Portugal. Ante la imposibilidad de retirar sus ahorros, todos "podrían perder sus casas o departamentos si no pudieran pagar sus créditos en caso de una quiebra bancaria generalizada", agregó The Sunday Times. Una gran cantidad de esos residentes vive de la renta que obtienen de esos depósitos, después de haber invertido todo en propiedades inmobiliarias en la costa mediterránea.

El diario británico, que forma parte del imperio sensacionalista del magnate de la prensa Rupert Murdoch, no deja de reconocer que, desde 2008, los 17 Estados de la eurozona garantizan los depósitos de particulares hasta 100.000 euros (por persona y no por cuenta). The Sunday Times señala, sin embargo, que las sumas superiores a ese máximo podrían resultar afectadas en caso de colapso bancario.

"Estamos estudiando la situación para ver cuál sería la mejor forma de ayudar a esa gente: darles dinero o evacuarlos con barcos o aviones, tal vez por Gibraltar. Hicimos algo parecido en el Líbano en 2006", declaró al diario una fuente del ministerio de Relaciones Exteriores. El gobierno –agrega The Sunday Times– se negó a dar detalles más precisos.

La sensacional información causó perplejidad en medios diplomáticos europeos ya que nada parece justificarla. "Es curioso que estas versiones aparezcan justo en vísperas de la investidura del nuevo primer ministro, Mariano Rajoy", dijo a LA NACION desde Bruselas una fuente de la Unión Europea (UE).

El Congreso español albergará hoy la primera jornada de la investidura del líder del Partido Popular como el sexto presidente del gobierno de la etapa democrática. En ese acto, Rajoy expondrá sus recetas ante la difícil situación económica aunque persiste la duda de hasta dónde concretará los ajustes que prevé aplicar.

Con un español desempleado de cada cinco, una economía amenazada por la recesión, unos objetivos de déficit para 2011 difícilmente alcanzables, los bancos negándose a dar créditos para respetar las estrictas reglas europeas de capitalización y un sector de la construcción que sigue paralizado, el futuro gobierno tendrá que trabajar muy duro y rápidamente para convencer a los inversores de que puede hacer algo para sacar a la economía del pozo.

En esa coyuntura política tan particular, no faltan quienes señalan que la información de los diarios británicos se asemeja mucho a un mensaje codificado de los propios mercados al futuro primer ministro español.

"En todo caso, es significativo que los dos periódicos financieros más serios, el Financial Times y el Wall Street Journal, no digan una palabra sobre esa información", señaló la misma fuente europea.

La semana pasada, Standard & Poor’s rebajó la nota de diez bancos españoles, incluyendo el Banco Popular, mientras que ayer fue Fitch quien puso en perspectiva negativa la calificación de España. "El carácter sistémico de la crisis de la zona del euro está teniendo un efecto profundamente negativo en la estabilidad económica y financiera en toda la región y para algunos Estados plantea peligros a corto plazo que están empezando a dominar los fundamentos del riesgo soberano específico", afirmó Fitch.

Guerra de guerrillas

Inmediatamente después de la reciente cumbre de Bruselas, las tres agencias más importantes (Fitch, S&P y Moody’s) se apresuraron a advertir que el acuerdo alcanzado en aquella reunión por 26 países de la UE hace diez días para resolver la crisis de la deuda no era suficiente.

Muchos advierten también que la sorpresiva información bien podría ser una maniobra típica del "contexto actual de guerrilla que libran europeos continentales y británicos", después de la fractura que se produjo entre la UE y Londres en la última cumbre europea.

"Es necesario tomar estas versiones con extremo cuidado. En el contexto actual de extrema tensión, todo puede ser motivo de explosión", advierte el economista Alexander Adler, que rechaza la posibilidad de un derrumbe del sistema bancario español. "Los problemas existen. Es legítimo que un gobierno tome precauciones", pero lanzar estos rumores en este momento es casi realmente imprudente.

Las apocalípticas versiones no son nuevas. El mes pasado, The Daily Telegraph informó que el Foreign Office había solicitado a sus embajadas que prepararan planes para enfrentar eventuales disturbios en los países más afectados por la crisis. Los diplomáticos tuvieron que pensar en la mejor forma de evacuar a decenas de miles de súbditos de la corona en forma expeditiva. Semanas después, los objetivos de Londres no parecen haber variado: "El gobierno sigue estudiando toda una serie de dramáticos escenarios", afirmó una fuente oficial a The Sunday Times.

Te puede interesar